Facebook Twitter Instagram Youtube

Caquetá: tierra con sabor a arazá, maraco y copoazú

Escribe: Carolina Beltrán Valencia

Dicen que cuando un hombre mira los ojos de una “diosa del Chairá” (mujer caqueteña), la manigua se le sube por los pies y lo “atrapa” con su amabilidad y su belleza.

Asimismo, cada visitante que llega al Caquetá se enamora de la fauna y flora brillantes de las selvas y bosques que la cubren, de su incalculable riqueza hídrica y de la tranquilidad que se respira y se vive en el departamento.

1

Los caqueteños construyen su presente sin miedo, explorando sus posibilidades y utilizando con responsabilidad los recursos que la madre tierra les regala para provecho de todos los colombianos. Gracias a la riqueza de la Amazonía, ahora podemos probar frutos endémicos de la región como el arazá, el maraco y el copoazú, en forma de jugos, chocolate, refrescos y mermeladas. Además, su cultivo ha servido como reemplazo de cultivos ilícitos. Igual función cumplen los criaderos de los peces arawana (considerados amuleto de buena fortuna entre los asiáticos), que en la actualidad se exportan a Miami y China, tanto para ornato como para consumo.

Viajar a Caquetá es comer buen pescado, queso y piña. Es salir a recorrer sus municipios, donde no se repiten paisajes porque cada sitio ofrece corredores ambientales magníficos. Es saber que en el camino siempre se va acompañado de mariposas azules y del vigor de los ríos Orteguaza, Bodoquero, Hacha y Caquetá, entre otros, porque aquí cada municipio tiene su río.

2

En Florencia, la capital del departamento, se puede visitar el Museo Caquetá, ubicado en el Edificio Curiplaya, declarado Bien Nacional de Carácter Cultural en el año 2000. También puede encomendarse a la virgen en la Catedral Nuestra Señora de Lourdes, situada frente a la Plaza de San Francisco o ir a comprar buena comida a la plaza de mercado La Concordia, patrimonio arquitectónico de la ciudad.

BALNEARIO LAS PAILAS

3

A doce kilómetros de Florencia, entrando por la vereda Tres Esquinas, se llega al balneario Las Pailas. Lugar característico del sector, le debe su nombre a la forma de moyas, especie de piscinas naturales que se han ido formando gracias a la fuerza y a la caída del agua. Los viajeros pueden nadar y hacer paseo de olla a las orillas de la verde y cristalina quebrada El Mochilero.

PARQUE ECOLÓGICO “EL PARAÍSO DE PEDRO”

Se trata de una reserva natural custodiada por Pedro Perico, ubicada en los escalones de la Cordillera Oriental, a 30 minutos del centro de Florencia, por la antigua vía al departamento del Huila.7

Los turistas descubrirán por esta ruta un lugar extraordinario donde practicar turismo de aventura. Para llegar a este paraíso, hay que recorrer el camino de Los Lacres y cruzar el Bosque de las Termitas, hasta llegar al cañón de la quebrada La Morrocoya, donde se agitan las cascadas La Tigra y La Morrocoya, entre piscinas naturales, estrechos y moyas. Pero el premio mayor se gana al final del viaje, con un agradable baño en la piscina natural el Charco de Perico.

LA CALERA AMAZÓNICA

Km 4 Nueva Jerusalén, vía Sebastopol, vereda Nueva Jerusalén.

Con la seguridad que da hacer las cosas bien hechas y con un profundo amor por Caquetá, Dufrán Macías, dueño de La Calera Amazónica, relata algunas anécdotas sobre este sitio, en donde, además de comer una deliciosa cachama ahumada, se puede hacer canopy, pesca deportiva, camping, cabalgata y senderismo. Sin contar la tierna experiencia de darles de comer plátano maduro a los micos ardilla.

Cuenta don Dufrán: “Fue un proceso de varios años acostumbrar a los micos a bajar a comer maduro de la mano de los humanos, a la orilla de la carretera. Al principio solo se le acercaban a la señora de la cocina que les empezó a dar el plátano. Ya después se descararon y se entraban a la cocina a buscar comida”.

MUNICIPIO DE MORELIA12

Está ubicada sobre una vía nacional, a 15 minutos de la capital. Su gastronomía es reconocida por las empanadas de cambray, receta exclusiva del departamento.

Durante el año se celebran tres eventos importantes en Morelia. El Festival de Verano, en enero; el popular San Pedro caqueteño, en junio; y Sueños del Bodoquero, en la segunda semana de agosto, fiesta en la que se conmemora el espíritu del pez arapaima o pirarucú y de las aguas limpias del río Bodoquero.

Explica el alcalde de Morelia, Yovanny López, “el río Bodoquero baña al municipio desde la primera vereda, en la parte alta, sobre la cordillera, y recorre todo el pueblo. Al llegar a la cabecera municipal hace una herradura y continúa hacía abajo. En ese punto, nos tiramos al río en neumáticos, bajamos un kilómetro y, luego, nos salimos del río, caminamos 300 metros y nos lanzamos nuevamente al Bodoquero y volvemos al pueblo.

Nosotros acá le hemos llamado de toda la vida a ese ejercicio “la vuelta del amor”.

Al medio día, los niños pequeños salen del colegio y van hasta la plaza principal del pueblo a saludar al pirarucú, un pez amigable, de gran tamaño y larga vida, (vive entre 15 a 20 años) símbolo del municipio, que nada en un estanque dispuesto para él, un grupo de cachamas y más de seis tortugas.

RESERVA NATURAL ECOTURÍSTICA EL DANUBIO

El Danubio está ubicado sobre la Cordillera Oriental, en la cuenca del río Bodoquero, en el kilómetro 2, vía Morelia.

La lista de atractivos y actividades que se pueden experimentar en la finca es bastante larga, como indica Iván Salazar, guía turístico y dueño de El Danubio: “Los turistas que quieran practicar torrentismo lo pueden hacer en las cascadas El Milagro, El Danubio y la Cascada de Dios, o enamorarse de la imponente cascada La Diabla, que tiene una altura aproximada de 16 metros. Las personas más tranquilas pueden hacer avistamiento de aves en el mirador El Milagro o entrar a La Cueva de la Boa. Si prefieren algo distinto pueden practicar pesca deportiva, bañarse en el río o hacer el famoso tubing (recorrer el río en neumáticos) hasta Morelia y realizar un safari fotográfico a lado y lado del río”.

“La idea es que las familias vengan y alquilen el sitio con todos servicios, prueben los huevos azules y coman comida típica de la región como el asado caqueteño o el sancocho de gallina, y puedan disfrutar del río Bodoquero en una forma sana y segura. Hay que desconectarse de la ciudad”, recomienda Salazar.

13

MUNICIPIO LA MONTAÑITA

A media hora de la capital caqueteña, La Montañita nació gracias a la llegada de la comunidad indígena de los huitoto, desplazada del Amazonas por el apogeo de la quina y el caucho, a comienzos siglo XX. Luego entraron a poblar el territorio colonos huilenses y de otros lugares del país, después del conflicto colombo – peruano, en la década de los treinta.

En la actualidad, el municipio es un lugar tranquilo y seguro que ilustra a sus visitantes sobre una parte importante de la historia colombiana y les ofrece a sus habitantes un presente mejor.

En palabras de José Guarnizo, alcalde de La Montañita, “aquí hay gente que viene buscando información sobre cómo se vivía en tiempos del narcotráfico o de la violencia y quiere ver cómo es ahora. Somos un pueblo lechero, cacaotero y cauchero. Estamos reemplazando los cultivos ilícitos por cultivos lícitos y eso está dando para que los turistas se acerquen y gocen de este medio ambiente privilegiado y de la gente amable que tiene Montañita”, concluye Guarnizo.

20

RESERVA NATURAL Y ECOTURÍSTICA LAS  DALIAS

Esta reserva natural cuenta con 80 hectáreas, en las cuales es un placer caminar por senderos que intercalan selva y bosque, y mojar los pies en las quebradas Agua Bonita y La Cajona, donde también se encuentran dos cuevas y un cañón natural de dos kilómetros de longitud.

Don Alfonso Ovalle, dueño de Las Dalias, relata: “Cuando compré esta finca, hace 20 años, esto era llano porque la usaban para ganadería, pero decidí echarle cerco y dejar que la selva creciera. Ahora, esta aparente maraña, estos colchones de vegetación que retienen el agua a lado y lado de la quebrada, y esa agua que va cayendo poco a poco, que parece lluvia o cae como lágrimas de la roca, es lo que mantiene vivos los caudales de las quebradas”.

“La idea es que la gente salga de aquí con otro concepto sobre la conservación. Los bosques son los aires acondicionados del planeta. También son los que permiten que el agua haga su ciclo. Hay que decirle a la gente que conservar sí paga”, resume don Alfonso.

EL PARAÍSO AMAZÓNICO

23

Zona perfecta para practicar torrentismo, El Paraíso Amazónico es propiedad del historiador William Wilches, también responsable del Museo Caquetá. Se encuentra ubicado en la vereda Las Doradas, en el corregimiento El Caraño, municipio de Florencia, a 15 kilómetros por la vía al Huila.

Durante la marcha, los turistas pasan por túneles ecológicos, ocho cascadas y senderos verdes, acompañados del sonido de las aguas limpias que bajan del Cerro Negro. La aventura finaliza con un refrigerio de fruta, café y pan, en la casa dispuesta para acoger a los cansados pero satisfechos excursionistas, después de dar un paseo por la majestuosa biodiversidad amazónica.

FERRY MARCO POLO

24En el caserío de Puerto Arango, los turistas encuentran puntual el Ferry Marco Polo, embarcación con capacidad máxima para 50 personas, que ofrece la primera experiencia turística fluvial del Caquetá. Su tripulación está compuesta por Rubén Darío Polo, alias ‘Marco Polo’, como capitán; un timonel, un marinero y un oficial de cocina, que emprenden el viaje por las aguas del río Orteguaza a las 10:00 a.m. y regresan a las 5:00 p.m.

Según Rubén Polo: “Ferry Marco Polo es una experiencia que nace a partir del conflicto armado en el Caquetá.

En los alrededores de Florencia, en el año 2005, nadie se atrevía a salir a los balnearios cercanos porque la guerrilla de las Farc tenía sitiada la zona. Pero Puerto Arango es muy seguro porque está enclavado entre dos unidades militares importantes, el Fuerte Liborio Mejía y el Fuerte Militar Larandia. Así que la gente venía los fines de semana a relajarse, pero no había un servicio de transporte que les pudiera dar una vuelta o les ofreciera alguna distracción”.

“Entonces hice en cartón paja una maqueta de barco y les vendí la idea a dos amigos. Todos pusimos un capital y arrancamos con el proyecto. Al comienzo, me dijeron que estaba loco porque

¿Quién iba a querer venir al Caquetá a hacer turismo en una tan situación difícil? Pero a palabras necias, oídos sordos, y aquí seguimos”, continúa Polo.

A lo largo del viaje, mientras los navegantes escuchan música, bailan o descansan en hamacas y sillas, Polo les narra historias sobre el río Orteguaza. Acto seguido, cierra la charla con un discurso sobre consciencia ambiental. “Sería muy ingrato, muy ruin y egoísta de parte nuestra heredarles a nuestros hijos unos ríos que no puedan disfrutar”, afirma el capitán.

Agradecimientos

  • Alfonso Ovalle – Reserva Natural Ecoturística Las Dalias – ponchovalle@hotmail.com – La Montañita, Caquetá.
  • Dufrán Macías – La Calera Amazónica – Facebook: Estadero La Calera – Florencia, Caquetá.
  • Guillermo Vargas – asesor turístico – el.horeb@hotmail.com – Caquetá.
  • Iván Salazar – asesor turístico – Reserva Natural Ecoturística El Danubio – reservaeldanubio@gmail.com – Morelia, Caquetá.
  • John Pinzón – http://www.caqueta.travel/ – Florencia, Caquetá.
  • José Gustavo Arenas y Marisol Rivera Losada -Tienda Aromas de la Amazonía – Florencia, Caquetá.
  • José Guarnizo – alcalde de La Montañita, Caquetá.
  • La Pampa Parrilla-Bar – km 2 antigua vía Neiva – Florencia, Caquetá.
  • Pedro Perico – Parque ecológico El Paraíso de Pedro- paraisodepedro@hotmail.com – Florencia, Caquetá.

Comments (2)

  1. amazonluis dice:

    Sin duda, muy bueno que se contemple el potencial ecoturístico para una región como el Caquetá. Sin embargo, me preocupa la falta de identidad Amazónica que se respira en la mayoría de sus rincones. Esa debería ser una prioridad de trabajo, antes de promover el departamento. Paisajes exuberantes los tenemos, identidad amazónica mas bien muy poca; lo indígena sigue apareciendo mas como un gancho promocional mas que convicción e identidad propia, lo ganadero se esconde (por sus impactos) y el campesino de a pie, el colono que cultiva la tierra pasa desapercibido.

  2. Maria Olga Salazar Bonilla. dice:

    Buenos días. Mil felicitaciones. Por cuidar los recursos naturales, y además dar vida y alegria y ejemplo el mundo .
    Por ese pulmón Amazónico que tiene nuestro bello Caqueta’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *