Facebook Twitter Instagram Youtube

Colombia, un territorio de “islas bonitas”

Escribe: Marcela Beltrán Gómez

Colombia en su inmensidad territorial cuenta con una riqueza única en pequeñas porciones de tierra que brindan hogar a innumerables especies nativas. Estos mágicos destinos inmersos en medio del océano, lagos y ríos, se convierten en destinos turísticos para los viajeros que buscan nuevas experiencias, quienes al llegar a estas islas se encuentran con verdaderas joyas naturales como las descritas por Daniel Defoe en su novela Robinson Crusoe.

Las hay para todos los gustos, islas de aguas cálidas, cristalinas y de arena blanca para descansar, islas de abundante vegetación con aves que anidan en la copas de los árboles y que durante el día sobrevuelan vigilantes sus territorios, islas cuyas profundidades son el hogar de imponentes animales marinos, islas que cuentan historias a través de su arquitectura. Todos estos territorios abren sus puertas para que quienes deseen vivir una experiencia única puedan hacerlo, eso sí, respetando el entorno que los acoge con amor.

Islas para tomar el sol

“En el mar la vida es más sabrosa”, cantaba Carlos Argentino con la Sonora Matancera hace un poco más de 60 años, una tonada que sintetiza lo placenteras que resultan unas vacaciones en la playa. Colombia cuenta con un importante número de islas que atrapan la mirada de turistas nacionales y extranjeros quienes al igual que Argentino en su tonada saben que “en el mar todo es felicidad”.

San Andrés y Providencia, el encanto del Caribe

Mesa de trabajo 17Esta paradisíaca isla del Caribe combina de manera casi perfecta las condiciones para ser uno de los principales destinos turísticos del país. Ubicada a más de 770 kilómetros al norte de Colombia, San Andrés es la isla más grande del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, un conjunto de pequeñas islas y accidentes geográficos ideales para desconectarse del caos citadino. Desde el cielo, previo al aterrizaje en el Aeropuerto Internacional Gustavo Rojas Pinilla, el azul turquesa de sus aguas da la bienvenida a los visitantes que se preparan para disfrutar de la variedad gastronómica, turística y comercial que tiene la isla para los viajeros.

Unas empanaditas de cangrejo, unas cocadas o bolas de coco son los platillos predilectos cuando se desea tomar el sol a orilla del mar, ambientados con reggae, socca, calypso, mento, foxtrot, música tradicional de la isla. Ahora, si desea deleitar el paladar con sabores locales no pierda de vista el rondón, un plato caribeño que históricamente era preparado por hombres y para hombres; sin embargo, en los últimos años las mujeres también han hecho parte de su preparación y por supuesto de degustar la sazón en la isla. Este plato consta de un filete de pescado, caracol, ñame, plátano cocido, yuca, colita de cerdo y domplines (tortillas de harina), todo esto bañado en salsa de coco y pimienta, una mezcla de sabores única capaz de atrapar a quienes pisan suelo sanandresano.

Si bien San Andrés es la isla de mayor tamaño dentro del archipiélago, Providencia no se queda atrás en cuanto a las maravillas que tiene para ofrecer. Sus aguas albergan la tercera barrera coralina más grande del mundo, hogar de innumerables especies que pintan de colores los paisajes marinos en la isla. Acceder a este paraíso caribeño puede hacerse vía aérea en vuelos de 25 minutos que despegan desde San Andrés; o vía marítima, en viajes de tres horas en catamarán.

Adyacente a la isla de Providencia se encuentra Santa Catalina, un pequeño rincón del archipiélago en donde las aves, las lagartijas y otras especies endémicas viven en completa libertad, ambas islas se encuentran conectadas a través del Puente de los Enamorados, un colorido pasaje que une las dos porciones de tierra.

Archipiélago de San Bernardo, 10 islas de pura inspiración

Este conjunto de 10 islas, pertenecientes administrativamente a Cartagena, a excepción de Isla Boquerón que pertenece a San Onofre, es un destino turístico que captan la atención de los turistas que buscan nuevas experiencias de viaje.

Desde Tolú zarpan las lanchas muy temprano en la mañana, a lo largo del recorrido se divisan las islas Boquerón y Palma, esta última sede de un importante hotel, y cuyos paisajes dan cuenta de la exuberancia del mar Caribe en esta zona. El recorrido continúa y en el trayecto se encuentran las islas Panda, Ceycén y Mangle, verdaderos paraísos naturales que albergan en lo más profundo de sus manglares diversas especies de aves, insectos y peces que dan vida al verde aguamarina del mar. Más adelante se encuentra Cabruna, una isla que en la década del 60 se utilizó para pruebas de artillería que adelantaron los ejércitos de Colombia y Estados Unidos, lo que contribuyó al detrimento del ecosistema que allí habitaba. Hoy, debido a la erosión del terreno, muchos mangles han desaparecido, lo que pone en riesgo la supervivencia de aves marinas que eligieron este lugar para pernoctar.

A pocos kilómetros de Cabruna se encuentra Tintipán, la isla más grande del archipiélago y en donde los viajeros tienen la posibilidad de tomar un baño en sus aguas luminosas, producto del plancton bioluminiscente que merodea las orillas de la isla y que bajo el cielo oscuro luce como pequeños bombillos que flotan en la superficie. Esta isla cuenta con complejos laberintos de mangle natural que empozan las aguas y que junto a las temperaturas tropicales producen miles de mosquitos que se alimentan de los turistas desprevenidos, por eso los guías recomiendan el uso permanente de repelente. Continuando con el viaje se ve a lo lejos Maravilla, un pequeño santuario de aves marinas que le imprimen belleza al entorno que contrasta con el azul del cielo y del mar.

Muy cerca de Maravilla se encuentra Santa Cruz del Islote, una isla de una hectárea y que es considerada la isla más densamente poblada del mundo, ya que en sus callejones habitan cerca de 500 personas. Este territorio es hogar de pescadores y artesanos que día a día se mueven entre su pequeño terruño y Tolú; debido a su sobrepoblación el lugar no cuenta con agua potable, por lo que sus habitantes aprovechan para abastecerse durante la temporada de lluvias. Cuando el calor y la sequía arremeten, la Armada, desde Cartagena, se encarga de despachar tanques para proveerles con el preciado líquido.

Finalmente, el trayecto termina en Múcura, conocida también como “el fin del afán”, una isla de aguas transparentes y de arenas coralinas que dan cuenta de lo mágico que es el Caribe colombiano. En esta isla hay una amplia oferta de hospedaje para todos los gustos, pues hay desde hoteles 5 estrellas hasta hostales atendidos por nativos quienes se encargan de mostrarles las maravillas que tiene esta isla para ofrecer a los visitantes.

No solo las playas son el principal atractivo de este lugar, los turistas tienen la opción de caretear con snorkel para divisar los tesoros naturales que se ocultan bajo la superficie.

Islas del Rosario, del Caribe para el mundo

 

Quienes visitan este conjunto de islas tienen diversas actividades náuticas, como natación, velerismo, el snorkel y buceo de inmersión o de superficie, además pueden disfrutar de las playas de arena coralina para tomar el sol después del chapuzón.

Desde la bahía de Cartagena zarpan las lanchas que hacen el recorrido por las islas, algunas de ellas cuentan con hoteles para todos los gustos por si el viajero desea pasar la noche, de lo contrario podrá disfrutar del paisaje, de las playas y de su gastronomía y regresar antes del atardecer por políticas de navegación.

Visitar este conjunto de islas, cayos e islotes es encontrarse cara a cara con las maravillas del Caribe colombiano y con la diversidad natural que allí habita: crustáceos, moluscos, erizos, estrellas de mar e innumerables peces de distintas formas y colores que dan vida a este importante arrecife, además de pelícanos y gavilanes polleros que surcan los cielos y se posan galantes en el entramado de mangles que crecen en la zona.

Al realizar el recorrido por las islas, vale la pena visitar la isla San Martín de Pajarales, en donde se encuentra el Oceanario Islas del Rosario, un espacio en donde los turistas pueden conocer la riqueza marina que vive en las profundidades del océano y que hace único este mágico lugar. Pequeños peces en su ambiente natural, delfines, rayas, pez globo, tiburones tigre y hasta tortugas de carey hacen parte de la muestra natural que presenta el acuario y que busca crear conciencia sobre el cuidado de estos ecosistemas.

Si el plan es entrar en contacto con la naturaleza, Isla Grande puede convertirse en la primera opción, pues en sus cerca de 200 hectáreas los viajeros encontrarán los tres ecosistemas característicos de las islas: manglares, en la zona existen un promedio de 7 especies diferentes; bosques secos tropicales; y lagunas costeras e interiores, que son cuerpos de agua poco profundos  encerrados por formaciones que se dan por bancos de arena, arrecifes coralinos o accidentes geográficos similares. Los turistas podrán recorrer los senderos de interpretación ambiental demarcados en la isla para conocer la biodiversidad en el lugar.

Mesa de trabajo 19 copia 2

Isla Tortuguilla, Isla Fuerte y Tierrabomba, paraísos en medio del Caribe

Mesa de trabajo 22Estas porciones de tierra ancladas en el Atlántico colombiano han ganado fama entre los viajeros colombianos y extranjeros que desean pasar un par de días en completo descanso.

Tortuguilla es una pequeña isla que pertenece administrativamente al departamento de Córdoba bajo la jurisdicción de Puerto Escondido, tierra de pescadores desde donde salen las lanchas que llevan a los visitantes. En este lugar, los viejos lobos de mar pescan sierras, picudas y pargos rojos de manera artesanal para llevar el sustento a sus casas y demuestran por qué este territorio es uno de los lugares más fascinantes sobre la tierra.

Un poco más al sur del Golfo de Morrosquillo se encuentra Isla Fuerte, un territorio que pertenece al departamento de Bolívar y cuya jurisdicción corresponde a Cartagena de Indias. Gracias a su variado ecosistema, Isla Fuerte se convierte en un destino turístico por excelencia, pues su espesa vegetación, en su mayoría mangles, ceibas y los populares árboles que caminan, proporciona hogar a las 80 especies de aves que allí habitan. Para acceder a este lugar basta con llegar a Puerto Nuevo, en el departamento de Córdoba, de donde salen las embarcaciones que en poco más de 20 minutos llegan a las playas de la popular isla, lugar de encanto para los amantes de los deportes acuáticos y subacuáticos.

Desde el muelle de los Pegasos, en Cartagena, parten las lanchas que llevan a los turistas a Tierrabomba, una pequeña isla ubicada al sur de la ciudad amurallada. Allí los viajeros tienen la posibilidad de disfrutar sus playas y el cálido mar en un día de sol, o si lo prefieren pueden pasar la noche en los hoteles de la isla.

Mesa de trabajo 24

Islas para aventuras naturales

Además de ser centros turísticos que invitan a relajarse en sus playas y a pasar unos días inmersos en la tranquilidad del paisaje, en el país existen islas para vivir la vida salvaje en todo su esplendor. Ubicadas en el Pacífico colombiano, las islas de Gorgona y Malpelo, únicas posesiones marinas colombianas en este océano, son los escenarios preferidos por los turistas aficionados al buceo y a las actividades que involucren un contacto con las especies nativas.

Gorgona, un santuario en el Pacífico

Bautizada inicialmente como San Felipe en 1524 por el conquistador español Diego de Almagro, fue años más tarde cuando cambió su nombre a Gorgona: el explorador Francisco Pizarro la llamó así porque le recordaba las gorgonas de la mitología griega, quienes en vez de cabello llevaban serpientes en la cabeza.

Durante décadas en la isla funcionó la prisión más segura del país, lugar que mantuvo tras las rejas a asesinos y violadores, quienes tenían como única compañía las serpientes venenosas que se colaban entre los muros. Muchos internos murieron mientras cumplían sus condenas, producto de las mordeduras de serpientes y por las enfermedades tropicales, otros en cambio intentaron escapar, pero la selva terminaba por cobrar la vida de aquellos que buscaban una oportunidad de libertad.

La prisión fue cerrada definitivamente en 1984 y la maleza poco a poco fue comiéndose los barrotes del reclusorio; un año más tarde la isla y sus islotes cercanos fueron declarados como Parque Nacional Natural Isla Gorgona. Sin embargo, solo podía accederse a la isla con fines científicos, lo que impidió el tránsito de turistas en la zona, hasta principios de la década de 2000 cuando se permitió realizar recorridos con fines turísticos.

Para conocer este majestuoso paisaje del Pacífico colombiano se puede hacer a través de dos rutas: una es abordando una lancha desde Guapi, en el departamento del Cauca, que toma el río y desemboca en el mar para continuar con el recorrido por un poco más de hora y media hasta llegar a la isla. La otra opción es tomar un servicio expreso de lancha desde Buenaventura que demora un promedio de 6 horas o un buque costero que tarda 12 horas en llegar al destino.

Uno de los planes más populares en la isla es el avistamiento de ballenas jorobadas en temporada de apareamiento, pues con su particular canto los turistas disfrutan de este espectáculo natural en medio del océano Pacífico. Además los visitantes que van a Gorgona pueden bucear, observar aves, reptiles, mamíferos y otras especies endémicas en la zona. Los guías recomiendan realizar este viaje por tierras inhóspitas respetando siempre el ecosistema y siguiendo sus recomendaciones para evitar accidentes que pongan en peligro la vida de los turistas.

Malpelo, una aventura en altamar

En medio de la inmensidad del océano Pacífico y cerca de Gorgona, la isla de Malpelo es otra de las atracciones turísticas que ha ido creciendo en los últimos años. Allí, buzos y amantes de la vida marina acuden para explorar la fauna que habita en las profundidades del mar.

Actualmente la isla de un poco más de 38.000 hectáreas de área marina, es custodiada por la Armada Nacional que cuenta con una base permanente para evitar la pesca ilegal y controlar la zona. El territorio fue declarado en 1995 como Santuario de Fauna y Flora Malpelo con el fin de preservar el ecosistema que allí habita.

Hoy la isla, que hace parte del departamento Valle del Cauca, recibe expertos de diferentes áreas de la ciencia para investigar el entorno natural de Malpelo, cuyas costas son una formación volcánica rodeada de 11 islotes. Sus aguas son perfectas para buzos experimentados, por lo tanto quienes vayan a Malpelo deberán ser mayores de 18 años y demostrar su certificado de buzo avanzado, que incluya un mínimo de 30 inmersiones anotadas y firmas en bitácora.

Mesa de trabajo 31 copia 2

Islas de ríos y lagos para todos los gustos

Mesa de trabajo 32 copiaLas islas no solo están ligadas al mar, los grandes ríos y lagos cuentan con porciones de tierra en medio de sus caudales que por sus condiciones ambientales albergan en su interior un variado ecosistema. En Colombia ríos como el Magdalena, el Atrato y el Amazonas cuentan con pequeñas islas que sirven como estaciones para pescadores o como puertos que llevan a cuestas el peso histórico de su región. Por otro lado, lagunas como La Cocha en Pasto y Tota en Boyacá tienen en pleno corazón de sus aguas santuarios naturales para el deleite de quienes visitan estos lugares.

Mesa de trabajo 31

Una joya colonial llamada Mompox

Mesa de trabajo 41

Para conocer todos los atractivos turísticos de Mompox existen varias rutas para acceder a esta joya arquitectónica y natural. Desde Cartagena puede tomar el servicio de taxi colectivo cuyo recorrido aproximado es de 6 horas, que viaja directamente a la isla; o se puede llegar tomando un bus hasta Magangué, de allí una chalupa hasta La Bodega y desde La Bodega hay taxis colectivos que van hasta Mompox, este viaje puede durar cerca de 5 horas. También se puede viajar en bus directo desde Cartagena hasta Mompox, pero el viaje dura alrededor de 9 horas, pues el recorrido incluye un tramo de una hora en ferri, más hora y media de carga y descarga del mismo. Si se viaja desde Barranquilla lo mejor es tomar un bus hasta Magangué y de ahí seguir el trayecto hasta Mompox.

La Corota, un ecosistema entre nubes

Mesa de trabajo 43

Para conocer este paraíso mágico basta con llegar hasta Pasto, en el departamento de Nariño, posteriormente se va hasta el corregimiento de El Encano, una población de casas coloridas que hacen recordar las aldeas suizas.

Una vez allí se puede tomar una lancha para bordear la laguna y recorrer la isla. Es importante que los viajeros lleven chaquetas y guantes para el frío, pues su temperatura promedio es de 12 grados centígrados. En El Encano hay una amplia oferta de hostales y hoteles tipo cabaña para hospedarse un par de días; en las mañanas el canto de las aves se encarga de despertar a los visitantes anunciando las maravillas que allí se encuentran, además la gastronomía de la zona hace que esta experiencia de viaje sea única.

Mesa de trabajo 44

San Pedro, Santo Domingo y la Custodia, islas con sabor a campo

La isla Santo Domingo, también conocida como la Isla del Amor puede ser una experiencia natural interesante, ya que el paisaje que la rodea es digno de una postal, al igual que la isla La Custodia, que se ubica en el golfo de los Milagros.

Para visitar este lugar hay que llegar al municipio de Sogamoso en Boyacá, y de allí se toma un transporte que lo lleva hasta el sur de la laguna que es compartida por los municipios de Aquitania, Tota y Cuítiva. Para acceder al grupo de islas, en el puerto hay lancheros que recorren la laguna y muestran las bellezas de esta extensa laguna.

Las bellezas naturales que estos territorios tienen para ofrecerles a los colombianos y extranjeros son un referente turístico para el mundo, pues el paisaje de estos lugares encantan a los amantes de la aventura y del descanso en mares, ríos o lagunas; un pensamiento que muchos comparten con Madonna cuando en La Isla Bonita susurraba: “La brisa tropical de la isla, todo naturaleza salvaje y libre. Aquí es donde deseo estar”, al fin de cuentas, una isla, sin importar su ubicación, tanto como un lugar, también  se constituye en una experiencia que todos deseamos vivir y disfrutar.

GALERÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *