Facebook Twitter Instagram Youtube

De paso por Andes

A quince minutos de Jardín está el municipio de Andes (1852). Primero se llamó La Soledad y luego Los Andes, en honor a la cordillera madre de Latinoamérica, hasta que a golpes de costumbre fue quedándose en Andes.

Al compás de un tango que sale desde los bafles del bar Guaticamá (honor a un indígena de la tradición oral Vicente; al parecer un forajido de la raza Embera que huía de la ley y se quedó aquí), se vale una pausa para un café cerrero o una manzanilla en este pueblo –quizá el de arquitectura más moderna en la región- para que Jaime Posada, comunicador social y docente nos dé cinco razones para querer quedarse en este pueblo:

“El paisaje montañoso y sus fuentes de agua. Andes hace parte -aunque no declarado oficialmente- del paisaje cultural cafetero de Colombia, con sus campesinos agricultores.

Andes (2)

La tranquilidad. En Andes se puede viajar por sus caminos y carreteras hacia sus municipios cercanos como Hispania, Jericó, Betania, Támesis, Jardín.

Nuestro clima. Andes es lluvioso lo que suaviza su clima templado del que se pueden disfrutar sus paseos a charcos.

Tiene páramos y lugares para deportes extremos, como el Paraje de Chorros de Tapartó: cascadas de este río, a las cuales se puede llegar a pie o en carro. También tenemos la Cascada Chorros Blancos, o charcos en los ríos Tapartó, San Juan y en la quebrada La Chaparrala. Tenemos además una laguna a 3.800 m.s.n.m. en el Parque Natural santa Rita, con sus frailejones. Hay guías que lo llevan.

Andes (1)

También si lo que se quiere es disfrutar de la zona urbana, en Andes tenemos los templos de Nuestra Señora de las Mercedes en el parque principal, o el del parque San Pedro donde funciona además su zona rosa”.

Andes (3)

Finalmente, el amable anfitrión los invita a disfrutar de su ciudadela cultural, con biblioteca y archivo histórico, donde se realizan muestras culturales, y si de pronto el ánimo es puebliar y disfrutar de fiestas autóctonas, Andes tiene hoteles baratos y finca-hoteles y brinda a los propios y visitantes sus Fiestas Katías, siempre en el puente festivo de noviembre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *