Facebook Twitter Instagram Youtube

META, DONDE EL SUELO SE ABRAZA CON EL CIELO

“Un perro vive tres gallos, un caballo vive tres perros y un hombre vive tres caballos buenos”.

Tal es su arraigo profundo, su relación íntima con los animales y la naturaleza, que así mide el tiempo y calcula la duración de su vida el llanero de pura cepa, como lo canta en un joropo recio y galopante Orlando “el Cholo” Valderrama, uno de los artistas más queridos y representativos de esta tierra pródiga en música, talento y riquezas naturales.

Fotografía: Instituto de Turismo del Meta

Fotografía: Instituto de Turismo del Meta

Escribe: Gustavo Giraldo Giraldo

Por su posición en el mapa, el departamento del Meta se sitúa en el corazón de Colombia, en una región de climas variados y ricos suelos donde palpitan diversas culturas. Villavicencio, su encantadora y dinámica capital, dista sólo 85 kilómetros de Bogotá y es la puerta de entrada a los llanos orientales colombianos. Se ubica justo al final de la Cordillera Oriental, después de rodar por el piedemonte para encontrarse a boca de jarro con el territorio donde comienzan las interminables y fértiles sabanas del Meta.

Uno de los mayores potenciales del departamento, del que hacen parte 29 municipios, está cifrado en el turismo de naturaleza con todas sus variables y posibilidades: aventura, práctica de rappel y parapente en el piedemonte llanero, pesca deportiva y rafting, avistamiento de aves y especies endémicas, además de toninas o delfines de río en la confluencia de los ríos Manacacías, Yucao y Meta; todo ello sustentado en un concepto de ecoturismo que incluye la participación de las diferentes comunidades que habitan a lo largo y ancho del departamento.

En la actualidad, importantes cadenas hoteleras hacen significativas inversiones en la construcción de hoteles y centros de convenciones, lo que incrementa de manera sustancial el turismo de eventos y congresos. En Villavicencio y sus alrededores hay hoteles para todos los gustos y bolsillos: dada su cercanía con Bogotá, los fines de semana llegan infinidad de personas para divertirse con la rumba sana y disfrutar con la exquisitez de la gastronomía que ofrecen los establecimientos diurnos y nocturnos que abundan en la ciudad.

En Villavicencio, propios y visitantes viven atracciones únicas, como el Torneo Internacional de Joropo, fiesta máxima del folclor llanero que se celebra en junio, donde a la par compiten renombradas y nuevas figuras provenientes de los llanos colombo venezolanos.  En octubre se realiza el encuentro Pa´lante Talento Llanero, que premia el canto, el baile, la composición e interpretación musicales, para mantener vivas cultura, identidad y tradiciones entre niños y jóvenes de escuelas y colegios, donde tanto el joropo como las costumbres llaneras son parte integral e indispensable de su formación. Tanto es así, que en Cumaral y Villavicencio ya existen escuelas de vaquería, para que los niños aprendan y conserven el quehacer ancestral de sus mayores.

ACUARELA DEL RÍO

De acuerdo con William Cabrera, director del Instituto de Turismo del Meta, en colaboración con el Viceministerio de Turismo, la Gobernación del Meta y la Alcaldía de la Macarena, se va a municipio, en cuya jurisdicción se encuentra Caño Cristales, un río de cinco colores y belleza indescriptible llamado por algunos el río de los dioses, un alucinante arcoíris líquido que se riega por el Parque Nacional Natural Sierra de la Macarena.

Para fortalecer y convertir esta región en un destino turístico de talla mundial, se hará una inversión millonaria que incluye la construcción de la terminal de pasajeros del Aeropuerto de la Macarena y el malecón sobre el río Guayabero, dotado de un muelle turístico para que en sus visitas a Caño Cristales los viajeros aborden y desciendan de las embarcaciones con comodidad y seguridad. Igualmente, se hará una intervención directa sobre Caño Cristales, que implica la construcción de escaleras, barandales y puentes, para mejorar la seguridad y evitar el paso de personas sobre el lecho del río.

Para impulsar el turismo comunitario, en la Macarena se ha conformado una asociación de hoteleros solidarios entre sí. Asimismo, guías certificados por el Sena reciben formación y capacitación en bilingüismo. Por su parte, expertos locales, baquianos que conocen al dedillo la zona como la palma de su mano, se han organizado en una empresa de auto gestión que le apuesta al desarrollo turístico como opción de vida.

Fotografía: Instituti de Turismo del Meta

Fotografía: Instituti de Turismo del Meta

Con una extensión de 629.280 hectáreas, el Parque Nacional Natural Sierra de la Macarena reúne más de 450 especies de aves, 12 clases de primates y una variedad de fauna y flora que lo constituye en patrimonio natural de biodiversidad. En el Parque también se hallan pinturas rupestres y petroglifos de incalculable valor arqueológico, que atestiguan la presencia de antiguas culturas precolombinas.

UNA VOZ QUE DESPIERTA LAS PIEDRAS

Cuando Jairo Miranda, un hombre con fuego en los ojos yla palabra, ejerció como talabartero en su taller “La vaca cagona”, también elevó el oficio a la categoría de arte. Venido desde el Tolima Grande hace muchos años, se convirtió en llanero de corazón, como tantos otros inmigrantes que llegaron al Meta buscando nuevos horizontes y una luz limpia para quitarse las telarañas de los ojos. Ahora vive en Buenavista, un poblado del piedemonte desde donde divisa la gloria de los amaneceres y los ocasos llaneros, dedicado a escribir en el papel y esculpir en la piedra su amor loco por la naturaleza y, cosa rara en estos tiempos, por todos los seres humanos.

En su mirador turístico se asienta la Piedra del Amor, un ícono de la fertilidad entre los villavicenses, pues se dice que hasta allí suben dos pero bajan tres, y además, asombra la cantidad de gemelos que procrean los habitantes de la zona. Utilizando materiales extraídos de sabanas, ríos, peñas y cascadas, en el mirador de Jairo Miranda también se aprecia una pequeña muestra de su creatividad sobre piedras de colores penetradas por la luz mediante una técnica escultórica descubierta por él después de muchosaños de trabajo.

Además de libros de poesía para niños, escribió “Aprenda el arte de la talabartería”, donde con la humildad del verdadero maestro revela los secretos de este antiguo y hermoso oficio tan útil en el llano. Actualmente Jairo se dedica a la escritura de su nuevo libro “Aprenda escultura en piedra y mármol”, esa pasión que ha convertido su vida novelesca en otra obra de arte.

Jairo Miranda y su escultura "Amor, paz y libertad"

Jairo Miranda y su escultura “Amor, paz y libertad”

meta4

A 78 kilómetros de Villavicencio, por una bien asfaltada carretera que cruza haciendas ganaderas y extensos cultivos de arroz, sorgo, maíz y soya, se llega Puerto López, importante puerto fluvial sobre el río Meta, también llamado Portal de la altillanura colombiana.

De acuerdo con el Instituto Agustín Codazzi, el obelisco erigido en el Alto de Menegua, en las afueras del municipio, está situado sobre el punto promedio de latitud y longitud del centro geográfico de Colombia, lo que equivale a decir que en Puerto López uno se puede parar sobre el ombligo del país.

El 27 de junio de cada año, día del solsticio, a través de un orificio abierto en la cúspide del obelisco, los rayos del sol caen perpendicularmente sobre su base, marcando el punto exacto del centro de Colombia.

UN VALOR DE LA LITERATURA Y LA TRADICIÓN ORAL LLANERAS

meta5Silvia Aponte es una prolífica narradora y poetisa que solo se ha ocupado en contar la “historia y la belleza que alumbran dentro de la vida del llanero”, según sus propias palabras.

Y tal como lo afirma el escritor Jorge Eliécer Pardo, “en Silvia Aponte se cumple la sentencia de León Tolstoi: «cuenta bien tu aldea y serás universal». Autodidacta, tierna y fuerte, independiente y avezada, esta mujer relata, con la pasión de las historias populares y el conocimiento de la cultura del llano, aprendida en la experiencia y no en la academia, la raigambre de un pueblo que muchos colombianos desconocen”. Así mismo, la escritora se ha interesado toda su vida por investigar y documentar las leyendas del llano, utilizadas mayormente por las mujeres para la crianza y educación de sus hijos: “La Sayona, la Bola de fuego, la Mancarita, todas son deidades femeninas. Las señoras les decían a sus hijos: no te vayas para el baile, que por ahí sale la Llorona; entonces el muchacho se ponía a pensar y no se iba porque le daba miedo”.

Y agrega: “A la Bola de fuego la miran candente saltar de un lado a otro: mientras más le rezan, más se acerca; pero si la maldicen se aleja. La Mancarita es antropófaga, gusta de la carne humana, seduce y enajena a los hombres, tiene la boca como una flor, senos turgentes y una figura irresistible que atrae a su víctima hasta una ceiba donde la devora”. Y sigue contando Silvia: “La Llorona mató a sus hijos para irse con un amante y no le importó un carajo, por eso como castigo Dios la puso a cargar y llorar sobre los huesos de sus hijos toda la vida. La Sayona es una tipa de dientes grandísimos que a veces aparece en las calles de las ciudades: por detrás parece una mujer muy hermosa, con un vestido blanco y caminar sensual, pero cuando un hombre corre tras ella echándole piropos, la Sayona lo voltea a ver y su cara es una calavera: ahí mismo el tipo cae privado”.

Para Silvia Aponte, “el joropo es una música alegre que arrebata a las personas, como el sol cuando nace, es como la brisa de la mañana, es como la mujer bonita cuando se mira… el  joropo es algo muy bello”, dice con voz atravesada de emoción.

“Yo les encargo a quienes vienen aquí que vean la cultura llanera, que se arrimen a ella, que la promuevan por todos los medios. Por mi padre, que era un cuentero muy bello, yo aprendí a amar la tradición de la literatura oral en ese torrente de saber popular que es la memoria colectiva de los pueblos”. Y recuerda con nostalgia que “mi papá me contaba cuentos mientras me sentaba en sus piernas, desde donde yo miraba un lucero parpadeando en la noche como un granito de maíz tostado… y de todas esas cosas hermosas que ocurren en el llano es de lo que yo hablo en mis libros”.

“mi papá me contaba cuentos mientras me sentaba en sus piernas, desde donde yo miraba un lucero  parpadeando en la noche como un granito de maíz tostado… ”

UN MODELO DE PUJANZA Y VISIÓN DE FUTURO

Acacías es la segunda ciudad del departamento, donde se realiza cada año el Festival del Retorno, un evento que celebra la cultura y las tradiciones llaneras. Entre sus muchos atractivos, Acacías cuenta con hermosos balnearios naturales, turismo ecológico y excelente gastronomía. Sus habitantes son inmejorables anfitriones, cumpliendo a carta cabal con la ley del llanero, resumida en un simple postulado: darle siempre la mano al que llega.

Gracias al impulso de la administración municipal, Acacías es pionera en inversión e implementación de las nuevas tecnologías de la comunicación y la información (TIC) en el departamento. A través del Gobierno en Línea, el municipio ha puesto en marcha un software interactivo con el sistema de georreferenciación para todo el comercio local: hoteles, droguerías, supermercados, restaurantes, lugares de diversión, fincas agroturísticas, etc.

De la misma manera, la red educativa urbana y rural próximamente estará conectada por medio de corredores de internet, que también servirán en parques y escenarios deportivos, donde la gente podrá acceder al mundo digital sin ningún costo.

Apostándole a la educación para modernizar el municipio, Acacías marcha a pasos agigantados hacia un modelo de ciudad inteligente, proyectada al futuro y administrada con criterio empresarial.

meta6

Fotografías: Instituto de turismo del Meta

Fundado en 1585 y a 60 kilómetros de Villavicencio, está San Martín de los Llanos. Es una de las poblaciones más antiguas del país, que llegó ser la capital del territorio llanero.  Patrimonio cultural nacional son las famosas Cuadrillas de San Martín, en las que con destreza, valor y arte se ejecuta una coreografía a caballo, un ballet ecuestre que recrea de manera vívida las luchas entre españoles (galanes), negros (chachaceros), indios (guahibos) y árabes (moros), en los tiempos de la Conquista y la Independencia. En San Martín también se celebra el Festival Internacional Folclórico y Turístico del Llano, que tiene reconocimiento nacional e
internacional. Estas dos festividades se realizan cada año durante el mes de noviembre.

meta7

meta8

Fotografías: Instituto de Turismo del Meta

Durante el 17° MUNDIAL DE COLEO, más 160 coleadores procedentes de 10 países se dan cita en la manga del parque Las Malocas, el templo del coleo. Allí mismo, en un parrando llanero, cerca de 80 mil visitantes también se regocijan con los mejores exponentes de la música y el folclor regional.

Fotografías: Instituto de Turismo del Meta

Fotografías: Instituto de Turismo del Meta

Cuando los llaneros conducen el ganado por la sabana en sus trabajos de llano, modulan hermosas tonadas o cantos de vaquería, que tienen la virtud de espantar la tristeza, apaciguar el rebaño y guiarlo por la senda ordenada.

Panorámica de la ciudad de Villavicencio desde el mirador de Buenavista.

Panorámica de la ciudad de Villavicencio desde el mirador de Buenavista.

Con el proyecto de Cielos abiertos, para tener una imagen más limpia de la ciudad en buena parte del centro de Villavicencio el cableado eléctrico y telefónico se conduce de manera subterránea.

Con el proyecto de Cielos abiertos, para tener una imagen más limpia de la ciudad en buena parte del centro de Villavicencio el cableado eléctrico y telefónico se conduce de manera subterránea.

 cocina-meta

María Camila García, la gentil y bella chef del restaurante Bastimento en Villavicencio, nos regala la receta de chuletas de cachama que ella ha creado, fusionando la cocina local con la más exquisita gastronomía gourmet. Su preparación es tan sencilla como deliciosa: se limpian las chuletas o costillares de la cachama, se les extraen las espinas, se apanan con harina de yuca y se procede a freírlas en aceite. Las chuletas se sirven con un guiso tradicional llanero a base de cebolla, tomate, color y un tris de comino.

comida-meta1

Otro de los platos de María Camila es la Falsa mamona, una preparación tradicional del llano con algunas variaciones en los ingredientes y una presentación tipo gourmet.

Joropódromo en Villavicencio.  Fotografía: Instituto de Turismo del Meta

Joropódromo en Villavicencio. Fotografía: Instituto de Turismo del Meta

Durante el Festival Internacional del Joropo en Villavicencio, también tiene lugar Joropódromo: un recorrido musical por las calles donde se reúnen hasta 3500 parejas de baile, entre infantes, adultos y personas de la tercera edad.

Don Heberto Corredor en su talabartería de Villavicencio

Don Heberto Corredor en su talabartería de Villavicencio

LA CALLE DE LAS TALABARTERÍAS

Subiendo por un costado del Parque Los Libertadores, en el centro de Villavicencio, uno se topa con la antigua Calle de las Talabarterías.  Dice don Heberto Corredor, apacible y curtido talabartero, que cuando llegó aquí, por el año de 1953, había no menos de 17 establecimientos de esta misma clase. Eran los tiempos de las grandes trashumancias de vaqueros por las sabanas del Meta, cuando entre diciembre y enero llegaban arreando más de quince mil cabezas de ganado hasta Villavicencio y sus alrededores. Cuenta don Heberto que el negocio ha ido decayendo, porque ahora en casi todos los pueblos del llano existen talabarterías, cuando antes solo las había en Villavicencio, razón por la que ya pocos clientes vienen hasta la capital a comprar aperos y monturas.  Y agrega con cierto dejo de tristeza “también porque el camión ha remplazado al vaquero para el movimiento del ganado”…

LLANO LLANERO (FRAGMENTO)

atardecer

LLANO LLANERO (FRAGMENTO)

Aquí está el llano escrito de ríos. El llano azul de ríos.
Tierra casi toda aire.
Horizonte, novillo cimarrón y fruta y tiple y caballito
veloz y copla triste y novia morena y silbo del turpial.
Aquí está el llano, extendido hasta el cielo. El llano sin
principio ni fin como mi alma.
El llano que se prolonga de palmera en palmera como el
mar de ola en ola.
Aquí está el llano empapado de sol como la mar de sal.
Aquí está la llanura. Y en la palma de su mano esta la
línea de la suerte de mi patria.
Esa línea es azul y se llama río Meta.
Aquí está el llano, firmamento de tierra, patio de
Colombia lleno de naranjos. El llano, el llano llanero. Yo
le canto de pie, a grito herido y hasta enronquecer. En pie
sobre mi arpa yo le canto.
Eduardo Carranza. (Apiay, Meta, 1913 – Bogotá, 1985).

jorge cabrera

Don Jorge Cabrera, un emprendedor y aguerrido huilense dedicado a la hotelería, llegó por pura casualidad a Villavicencio. El avión de Satena que iba para Leticia tuvo una falla técnica y él se quedó a pernoctar en la ciudad. Resulta que lo trataron tan bien y se amañó tanto, que se quedó a vivir aquí.  Lleva más de cuarenta años agradeciendo que el avión de Satena haya tenido el pequeño percance que le permitió establecerse y tener una vida llena de amor y satisfacciones en el Meta: sus hijos y su esposa son auténticos llaneros, y él mismo, otro llanero por adopción con todo el corazón.

Quizá el sentimiento siempre presente de llanuridad, hermanado al espacio vastísimo donde cultiva el amor por la tierra, la naturaleza y el canto en su día a día, hacen del llanero un ser abierto, generoso y sin pliegues en el alma, quien tiene como lema y contraseña dar siempre la mano y recibir con el corazón abierto al recién llegado. De ello da fe esta crónica enamorada del llano ilimitado, bravío, musical, donde día tras día ocurre el prodigio de ver y vivir el paisaje que se extiende hasta el infinito, allí donde el suelo se abraza con el cielo.

AGRADECIMIENTOS
William Cabrera, Director Instituto de Turismo del Meta
Villa Karibe
Restaurante Bastimento
Hotel El Campanario
Restaurante El Amarradero del Mico
Hacienda – Parque Marsella
Agencia Satena – Villavicencio:
Maritza Kowoll, Gerente.
Augusto Bastidas, Manuel Ardila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *