Facebook Twitter Instagram Youtube

SANTANDER VERDE

Del otro lado de la aridez de este sitio, hay tanto más por conocer. Santander también es agua diáfana y flora diversa.

Escribe: Guillermo Zuluaga C.

¿DE QUÉ COLOR ES SANTANDER?

-Yo creo que es ocre – me dice Leomar Fuentes, taxista sin tocayo, luego de pensarlo unos segundos y mientras mira las montañas áridas y la raquítica vegetación, cerca del aeropuerto de Palonegro.
Calle San Gil

Y sí. Desde lejos todas las montañas son azules; eso dicen. También podría decirse que desde la distancia el departamento de Santander es ocre y amarillo. Pero basta ir dejando de mirarlo desde la comodidad de hoteles o vehículos con airecito acondicionado y adentrarse en su geografía arisca, para descubrir que, parodiando al poeta Arturo, también esta tierra está pintada de “verde de todos los colores”. Santander, con sus extensos atractivos turísticos que mezclan un reencuentro con la historia y las maravillas naturales, es el tercer destino de Colombia.

Cañon del ChicamochaY cuando el visitante cruza su frontera de ingreso surge insistente el lugar común: la invitación a conocer Barichara y el Cañón del Chicamocha: el primero, un pueblo colonial, hermoso pero fosilizado en el tiempo, con sus callecitas empedradas y sus paredes de ladrillo burdo y anaranjado; el segundo, unas paredes rocosas, grises y rojizas que embovedan el río Chicamocha, y forman una depresión que evidencia erosiones milenarias, y que ahora goza de una importante infraestructura. Cañón ese, prueba de la fuerza y la contundencia de la naturaleza, y principal punto de llegada de turistas de aquí y de allí.

Pescaderito

Pero del otro lado de la aridez de este sitio, hay tanto más por conocer. Santander también es agua diáfana y flora diversa.

Pozo Azul

SAN GIL

Calle SanG
-¿Querés que te diga que es lo mejor de San Gil? No sé. Solo que quien por aquí pasa, aquí se queda.

Lo dice Juan Alberto Rodríguez, contador público y funcionario municipal. Pero lo dicen tantos. San Gil es uno de los pueblos más hermosos y emblemáticos de Santander. Ubicado a 96 km de Bucaramanga, se encuentra esta población de 70 mil habitantes y setenta y tantos sitios interesantes por conocer.Casa de la Cultura

PlatanilloLa zona urbana de San Gil (declarada Capital turística de Santander en 2004) se acuesta sobre el filo de una montaña rocosa en la franja derecha del Fonce, un río de aguas verdosas y abundantes, que se descuelga desde los páramos de Curití. San Gil, con sus calles centenarias construidas con piedra sacada de las breñas cercanas y sus tejados de barro y sus paredes de tapia, remite a la historia de este país mucho antes que el mismo existiera. Allí, y en pueblos aledaños como el Socorro y Charalá, a finales del siglo XVIII, se dieron los primeros levantamientos en contra del régimen español que cargaba a punta de impuestos, especialmente a los cultivadores de tabaco. Un par de siglos después, este pueblo de clima templado y saludable, donde ya hay tantos balnearios y modernos centros comerciales, quiere apostarle más a su futuro que a su pasado: jugarle al turismo como motor de su economía.

Patio San GilY tiene tanto para mostrar. El catálogo de sitios turísticos habla de ocho capillas y templos; y además de una docena de parajes imperdibles. Pero si el viajero no busca lo de siempre, déjese llevar:

– Le voy a dar cinco razones para venir a San Gil: gente amable, variedad de agenda, hoteles, vías de acceso, comida deliciosa –reitera Juan Alberto
– Pero sabe qué: sangileño que se respete se ha bañado en el Pozo Azul.

Pozo Azul1

POZO AZUL

A kilómetro y pucho de la zona urbana de San Gil, en la vía a Bucaramanga, se encuentra este paraje, actualmente administrado por la Alcaldía. El pozo, realmente son varios pozos naturales formados en la quebrada Curití, antes de entregarse en aguas al río Fonce. Esta quebrada de corriente mansa toma el tono verde de los gallinerales, las guaduas, las ceibas y las palmas que lo bordean. Dotado de restaurante, cafetería y parqueadero, es un lugar óptimo para disfrutar de un buen chapuzón, aunque ya chicos más estilizados toman allí clases de kayak.

-A mí lo que me gusta de San Gil es la música que toco en la Casa de la Cultura – dice tan honesto Diego Alejandro Jaramillo, de 12 años, mientras tirita de frío y espera para enfundarse en un traje apropiado para el kayak-. Claro que cuando vienen amigos de otros lados los invito aquí, al Pozo Azul.Kayak

Llegar al Pozo Azul es comenzar a replantear aquello de lo mustio y amarillo de las tierras santandereanas.Pozo Azul

Pozo Azul3

Cerro de la Cruz (2)

CERRO DE LA CRUZ

Del lado izquierdo del río Fonce, queda otro de los referentes obligados de San Gil: el Cerro de la Cruz. Ubicado en el barrio Villa Olímpica, se erige esta inmensa cruz de cemento, al final de un sendero de piedra de unos cincuenta metros. Está allí como testimoniode la fe de este pueblo, (fue erigido por los jesuitas en 1888) pero también parece vigilar febril e insobornable todo lo que ocurre en tierras sangileñas.

El Cerro de la Cruz es sitio de peregrinación, pero también allá los sentidos se deleitan, en especial los ojos, con esa vista periférica que se tiene de la población; también el olfato y el tacto disfrutan el aire prístino que antes de bajar, se cuela entre los guamos, las guaduas, los caracolíes, en la montaña de la vereda Jovito y Mesetas, que está más arriba.Cerro de la Cruz (1)

PARQUE GALLINERAL

Parque Gallineral (4)

Sin embargo, el gran orgullo sangileño es su Parque Gallineral, ubicado entre la desembocadura de la quebrada Curití y el rio Fonce. Declarado parque natural desde 1985, sus siete hectáreas son policromía de verdes conformada por árboles maderables y ornamentales, entre los que predominan ceibas, higuerones, pata de vaca, castaños, gallineros. El repertorio visual también incluye gran cantidad de orquídeas, bromelias, lirios, y otras plantas con nombres de ingrata recordación como las “sinvergüenzas” y la “lenguaesuegra”.

Parque Gallineral (3)

Parque Gallineral (2)

La reserva incluye además dos puentes coloniales: el Puente del Amor, donde las parejas antes de ingresar piden deseos y a la salida se besan para que se les cumplan (buena excusa); el otro, el Puente que no olvido, en homenaje al compositor Jorge Villamil, que inmortalizó a San Gil en una de sus canciones.Parque Gallineral (5)

En los últimos tres años, con una inversión de 2.300 millones, el Parque Gallineral fue remodelado y gracias a ello cuenta con una piscina de aguas azulosas que no riñen con el entorno, donde el verde de su follaje se funde con el gris de lianas y enredaderas de musgo que penden de “los gallineros” como bufandas deshilachadas.

Parque Gallineral (1)

Parque Gallineral (6)

CURITÍ: CASCADA DE ATRACTIVOS

Al amanecer salí desde San Gil con el fotógrafo Martín González hacia Curití, una población que se acuesta sobre una explanada fértil, a unos siete kilómetros al este. Su clima es templado y en esta mañana de mayo era agradable y se respiraba liviano.

Curití (1)

Curití, cuyo nombre indígena, asociado a los curíes, (especie roedora de comida apetecida en muchas zonas de Colombia), es un pequeño poblado de calles empedradas, tan coloniales; y de casas de tejas de barro, tan republicanas.

Al llegar, resalta su alto templo con su frontis de piedra erguido al cielo desde el siglo XIX. Pero basta llegar hasta su portón de madera para descubrir más adentro un templete, más reciente y de estructura arquitectónica más simple. El parque es amplio, y allá los campesinos salen desde temprano a conversar debajo de las palmeras, los guayacanes morados y los “gallineros” que dominan el cuadrante central.Curití (5)

Curití es un nombre cuya historia está amarrada con fique.

-Yo aprendí en mi casa; todos mis mayores tuvieron que ver con esta fibra – nos dijo Nubia Gómez en su local comercial Angie Palitos, donde vende artesanías de fique. Muñecas, tapetes, mochilas, llaveros; todo lo que la imaginación sueñe aquí tiene en el fique la materia prima para materializarlo. Hasta un espantapájaros está en el centro de local y su orgullosa administradora dice que la gente viene y se toma fotografías.Curití (3)

Eso dice, pero enseguida agrega que sus creaciones en esta fibra natural fueron ganadoras de un concurso en 2014, por lo que fue invitada a Bogotá y pudo mostrar en Expoartesanías lo mejor de su arte curiteño.

-Sabe qué –dice Nubia tan animada-: voy a darle cuatro razones para venir a mi pueblo: la gente que es muy tratable, el mute, (sopa con verdura, maíz, carne de res o cerdo y tripa), las artesanías y Pescaderito.Curití (4)

Pescaderito, claro. Lo exalta ella. Y está en los catálogos de sitios imperdibles de Curití.

Pescaderito es un pequeño balneario natural, ubicado a cinco minutos del parque central. Sus aguas verdosas llegan después de despeñarse desde las zonas altas de Curití. Es un espectáculo visual, caminar aguas arriba y ver ese manantial tan obsecuente, que no se descarrila de entre el lecho de piedras rojizas y va a morir, represado momentáneamente en un charco, bordeado de rocas, de unos treinta metros de diámetro, donde la gente, y hasta los perros van a bañarse y a jugar un rato en sus aguas templadas y esmeraldinas, tuteladas por un frondoso y verde ficus.

-Vea, yo soy del Huila, trabajé toda mi vida en Bogotá y un día unos sobrinos me trajeron a pasear por acá, y cuando me jubilé, me vine de ese bullicio y aquí vivo feliz.

Dice Cecilia Collazos, mujer gruesa y sonriente, de piel tornasolada, opita de nacimiento pero curiteña de corazón, tanto, tanto, que dice que cuando se fue a pasear donde un hijo en Hamburgo, Alemania, lo único que anhelaba era regresarse para venir caminando desde Curití a bañarse en este río y jugar con sus perros.

SANTANDER, CASCADA DE ATRIBUTOS NATURALES

¿Valió la pena venir?
-Claro que sí –dijo el francés Gabriel Courty, mientras elevaba la mirada hacia las rocas, donde el agua al chocar contra ellas se volvía un leve vapor que traslucía los colores del sol en el cenit.

Curití tiene tanto para mostrar. Su gran atractivo no obstante es la cascada de Juan Curí. Pertenece a este municipio pero su acceso es por San Gil, tomando la vía hacia Charalá. Cuarenta minutos después de que el carro se deslice por una vía bordeada de limoncillos, caracolíes, castaños, palmeras y pataevacas, se llega hasta el sitio. Desde el portón que da ingreso a un estadero, se ve a lo lejos como una línea blanca que interrumpe una inmensa pared verde botella. La impresión que causa a la vista es la más seductora invitación a tomar un sendero de piedra durante unos treinta minutos, y dejarse atrapar por el verdor de estas tierras.

Curití (7)Al visitante lo reciben unos patos y unos gansos y hasta una llama peruana que retoza sobre un pasto verde manzana, donde florecen los guayabos y aletean mariposas amarillas. Al principio el calor abrasa con mil brazos, pero basta irse dejando llevar por el sendero para que la vegetación refresque con su sombra.

Si bien la cascada que se siente rugir en algún lado allá arriba, es el fin del viaje, disfrutar el camino entre caracolíes, cedros, guamos, guayacanes y nogales puede considerarse el fin mismo. La vegetación se va espesando; la luz cada vez se hace escasa y si al principio un concierto estridente de chicharras da el recibimiento, 300 ó 400 metros más arriba, una polifonía de silbidos de pájaros y de animales desconocidos perdidos en la vegetación, es un deleite para los oídos (bueno, también causan alguna inquietud esos ruidos extraños). Eufonía que nos ofrenda generosa esta tierra. Pero después de disfrutar una media hora de ese sendero empinado entre un bosque nativo, aparece ante los ojos la Cascada de Juan Curí.

Lo primero que llama la atención es esa inmensa pared rocosa; luego la mirada se fija en esa agua licuada por mil tras ir golpeando tras su descenso, hasta caer en una piscina natural de unos veinte metros de diámetro, ideal para disfrutar un baño. Luego de represarse un momento, el agua sigue “cuesta abajo en su rodada” y se pierde entre la espesa vegetación.Curití (6)

La cascada está dotada de cordeles para que los visitantes puedan practicar torrentismo. (el pago de siete mil pesos de ingreso, da derecho a disfrutarlo a quienes quieran quemar adrenalina, descendiendo los cincuenta metros entre las mismas aguas).

-Valió la pena subir. Completamente, experiencia intensa. Conocí San Gil y he leído sobre una cascada para hacer rapel y ya, me vine. Y aunque está muy arriba, si tocara caminar para volver, pues camino.- Eso dice, mientras se limpia el agua de la cara y deja ver sus profundos ojos verdes, Gabriel Courty, ciudadano francés, para quien lo mejor de esta región son “las chicas, la adrenalina de escalar en roca y el aire”.

Perdida entre la vegetación, la Cascada de Juan Curí, es la manifestación más clara de la armonía de la naturaleza. Sinfonía acompasada entre flora en todas sus tonalidades y el agua que se deja descomponer en sus moléculas para producir este relax, este sidharta momentáneo de quienes hemos tenido la fortuna de conocerla, de disfrutar de sus aguas templadas y diáfanas y saber certeramente que en algún momento –como dijo Courty-: volveremos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *