Facebook Twitter Instagram Youtube

Urabá:Puerta de entrada de Antioquia

Escribe: Guillermo Ceballos

Fotografías: Carlos Andrés Henao. Cámara Lúcida

O SI QUIERE NOS VAMOS AL URABÁ: PUERTA DE ENTRADA DE ANTIOQUIA

Cuando al obispo auxiliar de Medellín, Hugo Torres, le dijeron que sería trasladado para la Diócesis de Apartadó, una sensación de temor, un “cierto susto” alcanzó a cruzar por su cabeza. Monseñor pensó entonces que llegaría a una región marcada por la violencia, las bacrim, guerrilla, paracos…. Claro que también pensó en bananos.

Urabá 1

Vía en construcción hacia Urabá

-Y vea qué me encuentro: un territorio muy calmado; y gente trabajadora y costas bonitas.

Desde que llegó este obispo -un hombre con la pinta de Robin Williams, “pero sin los problemas” del fallecido actor- ha tenido el tiempo para constatar que el Urabá es bien distinto a lo que se imagina a la distancia: tierra de fertilidad, de prosperidad y prometedora de un futuro tan inabarcable como el océano que se alcanza a ver desde sus playas.

-Lo que más me llama la atención son los mares, las montañas, el ecosistema, esto es maravilloso; esta es la región de la abundancia.

Y la comparo con la Biblia, Mesopotamia entre el río Éufrates y el Tigris: mire cuántos ríos hay de Mutatá a aquí. Es una biodiversidad maravillosa”.

Esa abundancia de la que habla Monseñor Torres es evidente cuando se habla del banano en la región de Urabá. Desde el avión, los cultivos de la fruta dan la sensación de ser un mar verde inmenso, inconmensurable.

Urabá 2

Bananos para exportación.

La aventura de la colonización en este territorio tiene en el banano un símbolo y una inspiración. La épica de los pioneros tiene que ver con su cultivo. Las historias de vida que circundan al Urabá antioqueno son también historias ligadas a la fruta. Con una extensión cercana a las 34.267 hectáreas sembradas y una exportación de 68 millones de cajas de 20 kg que dejó, durante el 2015, 836 millones de dólares, son indicadores demuestran el especial significado que tiene el banano para esta zona del país.

Sin embargo, Urabá es más que bananos y violencia. Hay quienes afirman que es el futuro cercano de Antioquia. Y es que la región costera del departamento ubicada sobre el Caribe crece a un ritmo vertiginoso y aquello que muchos sonaron años atrás hoy se materializa en calidad de vida; de ahí el optimismo de inversionistas en fijar su mirada en este rincón de Colombia.

Obras en la vía y plataneras al fondo

Una de las entidades que aúna esfuerzos por promover programas en favor de sectores productivos y la promoción de la educación y el turismo es la Cámara de Comercio de Urabá. Eladio Ramírez Vásquez, presidente ejecutivo de la entidad, señala que pasa por un buen momento y avanza en planes de internacionalización.

En términos generales, en 2015 la entidad presentó un crecimiento de casi el 18%, indicativo importante en materia económica. “Nosotros culminamos en 2015 con 9.200 asociados matriculados que son las empresas vigentes que en ese año se encontraban al día en el registro mercantil. En los últimos cinco años ha habido una migración de la gran empresa -la que tiene más de 200 empleados y activos por encima de 30 mil millones de pesos-. Ahora contamos con 32 de esas grandes empresas”.

Eladio Ramírez Vásquez, Presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Urabá

Los retos para la región según lo señala Ramírez, son la fundación de una universidad empresarial y la culminación de Autopistas de la Prosperidad, que abrirá las puertas al Urabá hacia el interior del país y el Túnel del Toyo, que se proyecta como el más largo de Colombia. En temas portuarios, la adjudicación de la obra Puerto Antioquia, en Turbo.

Además, se adelantan los diseños de un sistema de riego y drenaje para la protección de plantaciones en la región, el cual estará costando alrededor trecientos mil millones de pesos con aportes de la Nación y el Departamento.

URABÁ, CERCA DE TODO

La región de Urabá posibilita la apertura a nuevos escenarios de construcción vial. Actualmente se adelantan las concesiones de Transversal de las Américas, proyecto que contó con una inversión total de 1.5 billones de pesos y que busca, entre otros, mejorar la seguridad vial de los usuarios e incrementar la competitividad de la zona.

Urabá 3

Obras en la carretera a Urabá.

Willy Lafaurie Plata, coordinador de zona de Transversal de las Américas en Urabá, señala que una tercera parte de las construcciones se vienen dando en esta región: “Se podría decir que el 30% de todas las inversiones son para Urabá, tanto para ampliar la vía existente como para hacerse unas calzadas y mejorar las condiciones de algunas que estaban en mal estado”.

Según explica este ingeniero, las obras tienen incidencia en más de cinco departamentos del país. Todo Urabá será impactado y con ello los tiempos de desplazamiento se reducen considerablemente. De Necoclí a Mulatos, por ejemplo, el trayecto era aproximadamente de una hora, hoy en día se recorre en 20 minutos. “Ahora nos estamos tardando cinco horas de Apartadó a Medellín; cuando estén concluidas las obras del Túnel de Toyo, Mar 1 y Mar 2, el tiempo será de dos horas en promedio, reduciendo casi a la mitad en tiempo de viaje“

SEGUIR ACERCÁNDOSE AL MUNDO

Recorrer la zona del Urabá antioqueño es pensar en futuro. Quizá por la topografía plana o porque está cerca de una playa y el horizonte parece infinito, siente que se pueden echar a volar ambiciones y a querer conectarte con un mundo que está más allá. O que si se quiere está muy acá.

La utilización de contenedores marcó una revolución en el transporte de carga. Y si bien el asunto está asociado a los grandes terminales, en el Urabá no desean quedarse remolcados a la historia, y desde ya se ejecutan proyectos.

Uno de ellos es la construcción del terminal  de contenedores de Banacol y su filial CFS, en el municipio de Apartadó, previsto para finales del primer semestre de 2016.

Terminal

Terminal Portuario Banacol.

Según Javier Mauricio Ochoa, gerente de Logística de Banacol y CFS,  se busca un terminal que garantice seguridad y comodidad para los productos de su compañía, pero también para nuevos clientes que esperan atender.

“Teníamos embarcaderos de fruta, por donde se transportaba en palets, que agrupaban 48 cajas de banano. Y eso se iba frio en bodegas. Pero vino el container y hubo cambios. Desde el año pasado vienen las navieras a buscar carga. Y eso llevó a que pensáramos si desaparecíamos o nos involucrábamos; máxime que Puerto Antioquia que será multipropósito, pero con énfasis en contenedores, va muy adelante”.

Mientras veían cómo avanzaban las obras de Puerto Antioquia y contemplaban a lo lejos fondear enormes embarcaciones, en Banacol tomaron la decisión de cambiar su embarcadero por una terminal de containers y compraron unas fincas adyacentes. Hace seis meses comenzaron a construir con conocimiento y mano de obra de la tierra.

La terminal tendrá entrada a dos carriles, zona de parqueo para 40 camiones y zona de atención de camioneros, zona de lockers, instalación de racks (andamios para reparación de containers).

Para la realización de este proyecto tuvieron algunos problemas como la calidad del piso de Urabá que es muy apto para cultivos pero no para la construcción, debido a que es muy húmedo.

Terminal 2

Terminal Portuario Banacol

“Hubo que intervenir el suelo: excavar y sacar el material y hacer llenos con material y manejo de aguas. Fue lo más duro del proyecto”.

Otro de los retos de esta nueva terminal que la hará moderna y acorde con las necesidades es la instalación de sistemas de comunicación.  “Pasaremos de 150 contenedores a una de 800 containers, lo que implica mucho manejo de información, y de cambios estructurales como la utilización de mástiles de 25 metros para la organización de los containers en sus columnas respectivas”.

Este proyecto con una inversión de cinco millones de dólares y un plazo de ejecución de ocho meses –que sus directivos llaman flash- podrá recibir y manejar containers, llenos, vacíos, y en el caso de ser necesario, ofrecerán reparación. “Pasamos de ser un embarcadero pequeño a una terminal con estándares de calidad. Lo único que nos diferencia es que los barcos llegarán solo hasta Puerto Antioquia y desde allí tendremos que traer los containers hasta nuestro terminal”.

Si bien este proyecto fue pensado para servir a Banacol y a CFS, han entablado conversaciones con navieras internacionales y además prestarán servicios a posibles clientes que necesiten envío o traída de mercancías refrigeradas o secas.

“Próximamente traeremos una misión de empresarios de Medellín para mostrarles que desde acá podemos enviar mercancía refrigerada y mercancía seca”.

SABOR DULCE DE LA REGIÓN

El Urabá es privilegiado por las potencialidades climáticas que presenta. Además, las bondades de los suelos son infinitas, lo que brinda razones para apostarles a los cultivos no tradicionales como piña, cacao y palma de aceite, que cada vez toman más fuerza en una zona que se conoce por ser bananera.

Piña

Piña lista para cosechar

¿Por qué en Urabá no se cultiva piña si en Costa Rica sí? Esa fue la pregunta que se hicieron algunos empresarios, pues consideraban que el clima de aquel país centroamericano y la pluviosidad (el nivel de lluvias) son similares.

Urabá tiene las condiciones óptimas para este cultivo, pues su temperatura hace que la piña tenga floraciones naturales y no se desordene todo el proceso. “Aquí tenemos esa ventaja frente a Costa Rica. Nuestras condiciones son óptimas”, comenta Jesús Correa Pérez, gerente de Agroindustria de C.I. UNIBAN S.A., quien desde hace unos años le apuesta al cultivo de la piña, considerada una de las cinco frutas tropicales más apetecidas en el mundo; actualmente se tienen sembradas 350 hectáreas en proceso de cosecha y exportación. “Pensamos en la piña porque nuestros clientes de banano consumen también piña y plátano y era entonces completar el clúster o el portafolio de frutas que nosotros podemos brindarles”.

Jesús Correa

Jesús Correa Pérez, Gerente de Agroindustria de C.I. UNIBAN S.A.

Además de C.I. UNIBAN S.A., en el municipio de Chigorodó hoy se cuenta con 600 hectáreas de cultivo de piña, iniciativa de inversionistas del Valle que llegaron atraídos por el crecimiento que se vislumbra en la zona y ya están en la producción de la piña ND2, fruta de gran demanda en mercados europeos.

PALMA AFRICANA

Juan Esteban Correa, gerente general de Bioplanta Palmera para el Desarrollo S.A., hace dos años creyó en los cultivos de palma de aceite en suelos antioquenos. Negociador internacional de la Universidad Eafit y visionario de este tipo de proyectos, Correa quiso jugarse en grande en la región que lo vio nacer y en la que dice se quedará por siempre.

Palma2

Cultivos de palma africana.

“Tenemos 4.200 hectáreas sembradas en este momento. Estamos este ano sembrando otras 2.800 hectáreas. Somos apenas 12 productores en la zona y entre muchos logramos montar la planta extractora para beneficiar el fruto”.

La palma de aceite es conocida mundialmente por sus múltiples aplicaciones y los diferentes productos que de ella se derivan, tanto en la alimentación como en la industria. De ella se extraen concentrados para comida animal, maquillaje y hasta dulcería y panadería. El 10% de diésel que se vende en todo el país es con base en aceite de palma.

Palma

Detalle del fruto de la palma

“La palma de aceite que cultivamos en Urabá tiene esa especial connotación y es que es rica en ácidos oleicos, más conocido como Omega 6, un aceite que nutritivamente es más rico que la planta tradicional y con el que se pueden generar más aplicaciones”

Contrario a lo que se piensa desde la distancia, el cultivo de palma tiene algunos elementos que lo hacen interesante: es compatible con los suelos ganaderos, es altamente biodegradable y generadora de empleo.

“Se volvió una forma de industria muy interesante. El 25% de la mano de obra es femenina, hay una labor que se hace aquí en Urabá y es la polinización y nosotros hemos visto que las mujeres son las mejores en esto. No es un trabajo de fuerza, ni de resistencia, es de atención y de cuidado en la labor, entonces tiene un gran impacto, son cabezas de familia o mujeres que llevan un segundo ingreso a la casa”.

Juan Esteban Correa

Juan Esteban Correa, Gerente general de Bioplanta Palmera para el Desarrollo S.A.

Urabá seguramente le seguirá apostando a este cultivo. La frontera bananera se está agotando, pero sus suelos permiten otras posibilidades. Además, aquí confluyen buenos suelos, infraestructura, carreteras, gobiernos locales comprometidos y cercanía al mar.

EL RETO ES LA EQUIDAD

“Urabá sabe a banano, pina, coco a chontaduro y a pescado”, son las palabras del obispo de la Diócesis de Apartadó, Hugo Torres, quien resalta las riquezas de la zona y se propone desde la Iglesia grandes retos para la comunidad, en especial, dice, avanzar más en equidad social. “Uno se pregunta cuándo cambiará esto para el campesino. Por toda la zona, los dueños son muy pocos. La gran mayoría de las personas están yendo a los cascos urbanos para conseguir otra forma de sobrevivir”.

Monseñor

Monseñor Hugo Torres.

Según el máximo jerarca de la Iglesia católica en la zona, la equidad se puede lograr si además se van mejorando los modelos de educación rural.

-El otro reto es la educación: aquí encontramos todavía una población analfabeta o con estándares de educación muy bajos, entonces hay que pensar y crear, mejorar los modelos de educación rural y desde el lugar donde estén puedan acceder a toda su formación básica, primaria, secundaria y técnica como mínimo. Hay que traer las universidades.

Lleva cinco meses y siente que hay tanto por hacer. Y piensa que se amaña en esta región: – Uno viene a Urabá sin tiquete de regreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *