Facebook Twitter Instagram Youtube

Volcanes para una experiencia única

VOLCÁN PURACÉ

Volcanes (15)

En el corazón del departamento del Cauca se encuentra el volcán Puracé, que en vocablo quechua significa “montaña de fuego”, actualmente el único volcán activo de la cadena volcánica de los Coconucos, que incluye otras formaciones como Pan de Azúcar o Coconucos.

Este lugar se ha convertido con el paso de los años en un destino importante para los amantes de la vida natural, pues en medio de los recorridos se divisa surcando los cielos el imponente cóndor de los andes, una especie protegida e insignia para el país. Además de deleitarse con la belleza del paisaje, los visitantes pueden contemplar las tranquilas aguas de Laguna Clara, Laguna Negra y Laguna del Carmen, tres importantes fuentes hídricas que alimentan las microcuencas del río Cauca.

Los chagreros o guías acompañantes del Resguardo Indígena Puracé recomiendan hacer la travesía en grupos máximo de 5 personas, pues en su creencia, el estado del tiempo depende de las intenciones y la conexión que logren los foráneos con estas tierras sagradas. Para disfrutar toda la belleza del paisaje se aconseja hacer los recorridos entre los meses de enero y febrero, siendo de diciembre a marzo los meses de mayor visitar ecoturísticas en la región.

Los sistemas de alerta señalan que el volcán hizo erupción por última vez en 1977, sin embargo, una de las más recordadas ocurrió en 1949, cuando la erupción mató a 16 estudiantes del Liceo de la Universidad del Cauca, quienes hoy en día son recordados en cada trayecto por los guías al llegar a la famosa Piedra del Estudiante, un punto que marca además la mitad del recorrido.

VOLCÁN NEVADO DEL HUILA

Mesa de trabajo 3 copia 29

En el punto más alto de la cordillera central se encuentra el Volcán Nevado del Huila, una inmensa montaña que comparten los departamentos del Huila, Tolima y Cauca. Además de ser el pico más alto en la cordillera, cuenta con el casquete glaciar más grande sobre un volcán en el país, con  un área de 13 kilómetros cuadrados, superando incluso al Nevado del Ruiz.

Actualmente este volcán nevado hace parte del Parque Nacional Natural Nevado del Huila, un área protegida y declarada por la Unesco como reserva de la biósfera. Su importancia para el ecosistema es tal, que desde sus entrañas abastece dos de las cuencas hídricas más importantes del país, las cuencas altas del río Magdalena y el río Cauca y, a diferencia de otros volcanes nevados, no pertenece a un complejo volcánico; la pérdida actual de su área en nieve es de 0.7% al año, lo que lo convierte en el nevado más duradero del país.

Según los sistemas de alerta, este volcán se encuentra en constante actividad, pero su última erupción se presentó en 2008, cuando por sus laderas rodó lodo producto del deshielo de la capa glaciar que cubre su cráter. Un año más tarde, una emisión de ceniza prendió las alarmas en 17 áreas urbanas, entre ellas Cali y Santander de Quilichao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *