Facebook Twitter Instagram Youtube

Volcanes, turismo de hielo y fuego

Escribe: Marcela Beltrán Gómez

Una inmensa cadena montañosa viene abriéndose paso por el continente desde la Patagonia argentina y al llegar a Colombia, más exactamente en el Nudo de los Pastos, un ondeante paisaje se apodera del horizonte que demarca con precisión valles, mesetas, nevados, volcanes y otros accidentes geográficos que sirven de hogar a innumerables especies que han encontrado en estas tierras de origen volcánico un hábitat preciso y precioso para ellas.

Desde los orígenes mismos del planeta, las erupciones volcánicas han ido moldeando poco a poco a la tierra, creando impresionantes montañas que emergen del mar y que el transcurrir paciente del tiempo ajustó a los continentes, con toda la diversidad que hoy conocemos. Colombia no podía  ser la excepción en este constante cambio, no en vano actualmente cuenta con un promedio de 27 volcanes, de los cuales cerca de 14 se encuentran activos y bajo constante vigilancia por parte del Servicio Geológico Colombiano y otras dependencias a nivel nacional.

Azufral, Cumbal, Galeras, Nevado del Ruiz, Tolima, Huila, Cerro Machín, Totumo y Puracé son algunos de los volcanes más importantes del país, cuyas historias permanecen grabadas en la mente de poblaciones cercanas que han sentido el llamado de la naturaleza. Sin embargo y a pesar del peligro que estos puedan llegar a representar, algunos volcanes en Colombia son un destino turístico por excelencia para nacionales y extranjeros, quienes en sus imponentes paisajes encuentran una forma diferente de conocer las entrañas del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *