Facebook Twitter Instagram Youtube

¿A qué sabe Tailandia?

Escribe: Marcela Beltrán

Mares de aguas cristalinas, ciudades que nunca duermen, restaurantes con lo mejor de la gastronomía y espacios para conexión espiritual, son solo algunas de las experiencias que Tailandia tiene para los turistas que desean un viaje fuera de lo común.

Recorrer las calles de Bangkok es una experiencia única para quienes desean moverse entre dos mundos, que a simple vista son opuestos, pero que en la práctica encajan a la perfección.

La metrópolis, de más de 8 millones de habitantes, es hoy por hoy uno de los destinos preferidos para la tecnología y el desarrollo industrial, factores que posicionan a la capital tailandesa como líder regional. No obstante y a pesar de ser un punto fuerte en la economía de la zona, el misticismo de su cultura y tradición lo convierten en un referente para aquellos viajeros que desean tener una experiencia que va más allá de los museos, las caminatas y las luces de neón.

Es en ese punto, donde la gastronomía atrae la mirada de quienes desean tener una experiencia llena de sabores. Su cocina, producto de una notable influencia de especias, aromas y colores originarios de China e India, son un atractivo turístico para aquellos comensales que deseen degustar platos que mezclan a la perfección sabores picantes, dulces, ácidos y salados.
Hoy en día las ciudades más importantes de Tailandia cuentan con una amplia oferta culinaria que incluye desde restaurantes de primera categoría, hasta pequeños puestos en las calles, en los que los visitantes tienen la posibilidad de probar los verdaderos sabores del país del sudeste asiático.

No cabe duda de que el ingrediente principal para la cocina thai es el arroz. Se estima que diariamente un tailandés consume medio kilo de arroz y anualmente puede llegar a comer más de 150 kilos de este cereal; es más, para muchos la primera comida del día se complementa con una taza de arroz con caldo. Las modalidades para comerlo son variadas, algunos lo cocinan con un poco de limoncillo o cáscara de lima rallada para darle un aroma agradable, otros en cambio, lo prefieren salteado o frito.

Además del arroz, la gastronomía thai ofrece múltiples ingredientes: los fideos, las frutas y verduras; y las especias, que incluyen salsas y hierbas aromáticas, son fundamentales para la elaboración de platillos interesantes, capaces de fusionarse con carnes y pescados, dándoles así el toque característico de la cocina tailandesa.

Tailandia bebida

PLAYA, BRISA Y COCTELES

Las paradisíacas playas tailandesas, gran parte de ellas vírgenes como Ao Pra y Ao Kao, son los lugares perfectos si se quiere desconectar del bullicio de las ciudades, pues no cuentan con hostales y bares cercanos que interrumpan el descanso de los turistas. Por su parte la playa Maya es muy popular entre los visitantes, ya que este espacio natural sirvió como escenario para el rodaje de la película La playa, protagonizada por Leonardo DiCaprio en 2000 y que actualmente recibe a diario centenares de personas. Quienes desean tomarse un tiempo en estas playas de aguas cristalinas y arena blanca, pueden disfrutar de cocteles como el Kolden Rup, una bebida hecha a base de ron con menta y ginger ale, a la que se le añade esencia de naranja, hierba limón, albahaca, jengibre y lima; o si desea tener a “Tailandia en un vaso”, como lo denominó su creador, el barman Suraskdi Pantaisong, puede tomar un Siam Sunray, una bebida a base de vodka Smirnoff, licor de coco, thai chili, jengibre, hojas de lima, lemon grass, jugo de lima y soda.

Tailandia (5)

DULCES PARA REFLEXIONAR

Tailandia (4)Los encantos de la historia y la cultura tailandesa se perciben al recorrer los más de 400 templos budistas que existen hoy en la capital: Wat Phra Kaew o el templo de Buda Esmeralda; o el templo Wat Traimit que en su interior tiene al Buda de Oro, son algunos de los lugares más populares entre los visitantes que desean un espacio dedicado a la oración y reflexión. Otras de las principales atracciones es el Buda reclinado, una estatua de 15 metros de altura y 46 metros de largo, que la convierte en la estatua más grande del país.

Quienes se atreven a adentrarse en las tradiciones culturales de Tailandia tienen también la posibilidad de disfrutar con los postres que complementan la variada gastronomía local. Un plátano con leche de coco o Kluay Buat Chii, o una crema de mango caramelizada, le dan un dulce sabor al paladar de quienes deseen deleitarse con este tipo de postres que llevan impresos la magia de la cocina thai.

Un arroz thai será su compañía perfecta mientras camina las modernas calles del centro de Bangkok. Un coctel a base de licor de coco refrescará las largas jornadas en la playa. Un dulce con frutas de la zona será suficiente para conectarse con el paisaje.

Este es un país que invita a la reflexión, a caminar las iluminadas calles céntricas de Bangkok, a perderse en sus playas que son verdaderos paraísos para el descanso y a probar lo más exótico de su gastronomía. Y a usted, ¿a qué le sabe Tailandia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *