Facebook Twitter Instagram Youtube

Área natural única Los Estoraques, una tierra con gigantes de piedra

Escribe: Sergio Ramírez Sánchez – @trecho77

¿Se imagina un lugar donde los castillos, las murallas y los gigantes aún vivieran, pero en vez de edificaciones de piedra y madera, fueran esculpidos en inmensas rocas? Si su respuesta es no, es porque todavía no conoce el Área Natural Única Los Estoraques, ubicada en el municipio La Playa de Belén, en el departamento de Norte de Santander.

2 (1)

Allí los visitantes se encuentran con un paisaje que se extiende a lo largo de 6 km² y que alberga en su interior imponentes formaciones rocosas finamente talladas por el viento y el agua que alguna vez bañó estas tierras. Caminar por sus áridos recovecos es una experiencia única, pues en el interior de esta área protegida se encuentran innumerables especies que pintan delicadamente cada rincón del lugar. Y es que la majestuosidad del panorama guarda cierta similitud con el cañón Bryce en Arizona en los Estados Unidos, en donde al igual que Los Estoraques, las formaciones rocosas convierten el destino en una espacio para dejar volar la imaginación.

Se cree que Los Estoraques se formaron hace aproximadamente 4 millones de años y aunque es muy poco común este tipo de paisaje en el país, la Playa de Belén, el municipio donde se ubica, es considerado uno de los 17 Pueblos Patrimonio de Colombia. Los turistas que visitan este parque ven con asombro cómo las enormes formaciones cobran vida ante sus ojos, tomando forma de gigantes, de esqueletos, de castillos, de monumentos o de una ciudad perdida de un planeta de ciencia ficción donde se descubren cuevas, columnas, pedestales, caminos y trochas. Durante los recorridos pueden observar figuras como el rey, el barco, incluso visitar tramos como El camino de la Virgen, Paso de las ánimas, Cueva de la gringa y La chorrera.

3

El nombre de este parque natural se debe al árbol “Istoraque” que crece bajo estas condiciones climáticas, sin embargo el uso medicinal y la elaboración de perfumes con su esencia ha hecho que esta planta vaya desapareciendo paulatinamente. No obstante y a pesar de la imponencia del lugar, algunos exploradores han encontrado vestigios arqueológicos, como momias, urnas y petroglifos, que dan cuenta de la antigüedad de esta tierra.

LA PLAYA DE BELÉN, un terruño para conocer

El pueblo es pequeño y organizado, 3 calles principales y 6 alternas lo conforman, el suelo de placas de concreto y grava compactada marca los caminos de las vías haciéndolo ver más simétrico que su misma arquitectura. Sus calles y andenes lucen pulcros, pues hace 30 años los lugareños decidieron dar lo mejor de sí mismos para cuidar este pueblo de un poco más de 8000 habitantes. A pesar de la violencia que azotó a la zona por décadas, hoy se respira tranquilidad y es gracias a esa calma que este pueblo se convierte en un lugar magnífico.

4

Con una marcada arquitectura colonial, la mayoría de las casas son de techos bajos y conservan solo un piso, algunas tienen en sus patios traseros formaciones rocosas que las hacen ver como pequeños enclaves dentro de la montaña. En las calles de La Playa, como es conocido en el departamento, la temperatura, que asciende a los 20° centígrados, propia de un bosque seco, es una ventaja que disfrutan los visitantes para desarrollar actividades de tipo ecoturístico.

5

En medio del agreste terreno, crece una vegetación de tipo arbustiva, hogar de algunas especies como robles, encenillos, cobalongos, entre otros. En cuanto a la fauna que habita esta zona incrustada en la Cordillera Central, se pueden ver merodeando por la zona conejos, zorros, gatos de monte, halcones, pájaro ardilla y varias especies de murciélagos.

Este paraíso desértico y rocoso se encuentra a 27 kilómetros de Ocaña, al occidente del departamento. A orilla de carretera, una organizada fila de ciclistas surcan las montañas en busca de un poco de ejercicio, mientras otros paran en las tienditas para hidratar la jornada. La Playa de Belén, sin ninguna salida al mar, es llamada así por la abundante arena blanca y amarillenta que rodea sus tierras, y Belén por la Virgen de Belén, patrona del municipio y cuyos fieles asisten el primer sábado de cada mes a Los Aposentos, un santuario en medio de la naturaleza al que llegan feligreses de diferentes partes del país.

6

Con un hábitat semidesértico, el entorno es un sinfín de columnas de roca volcánica formadas por procesos naturales como la erosión hídrica, adicionalmente el viento que golpea las estructuras va dándoles formas diversas a dichas esculturas de tierra y arena.

Quienes visitan este lugar recomiendan siempre iniciar los recorridos en horas de la mañana para aprovechar los primeros rayos del sol que tiñen de naranja el paisaje, por eso es importante el uso de chaquetas y ropa cómoda para la caminata, al igual que calzado con buen agarre.

7

Además de un entorno de ensueño, los dulces típicos de la región atraen los paladares de los turistas, quienes entrando a La Playa de Belén pueden degustar las brevas estoraqueñas, el arequipe, las cocadas, postres, arepa con queso y hasta las cebollitas ocañeras, muy populares en la región y cuyo sabor encurtido adereza la gastronomía local.

A pesar de ser una región apartada del centro del país, El Área Natural Única Los Estoraques se ha convertido en un punto importante para el turismo de la región, un elemento que La Playa de Belén ha querido aprovechar para impulsar su crecimiento. Sin duda alguna, Los Estoraques es un lugar lleno de encanto, magia y personas dispuestas hacer sentir a los visitantes como si estuvieran en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *