Facebook Twitter Instagram Youtube

Aruba, un paraíso en medio del mar caribe

Escribe: Dannisol Arrieta

Aruba se conoce también como la isla feliz, y cómo negarlo si es un paraíso de brisa, mar, arenas blancas y aguas cristalinas, es el sitio ideal para relajarse, vacacionar, ir solo o en pareja, viajar en familia o con amigos.

Un pedacito de cielo, cálido, en medio del mar Caribe donde se pueden disfrutar y vivir grandes emociones: practicar actividades extremas como el windsurf, deportes acuáticos y náuticos, el buceo y la pesca, o deportes de playa y arena como el voleibol, el tenis o el golf, entre otros más. Este islote tiene una ventaja que lo hace aún mejor y es que no está en la zona de huracanes y llueve poco, por lo que se puede visitar en cualquier momento del año.

Aruba (5)

Cuenta la historia que Aruba fue colonizada por los españoles entre 1499 y 1636, año en el que fue ocupada por los holandeses; luego, durante la guerra liderada por Napoleón en 1805, fue invadida por los ingleses, quienes en 1816 se la devolvieron a Holanda. Ya a mediados de 1986, Aruba logra separarse de las Antillas Holandesas, convirtiéndose en lo que es hoy, un Estado independiente con una monarquía constitucional.

A pesar de ser una isla de origen holandés, la mayoría de sus pobladores son emigrantes de América del Sur, Europa, el Lejano Oriente, así como de otras islas de los alrededores; en ella se ha concentrado población de más de 40 nacionalidades diferentes, razón por la cual encontraremos un país multicultural, festivo y colorido, una mezcla de tradiciones procedentes de los indígenas arawaks, afrodescendientes, europeos y demás inmigrantes que se han quedado, de alguna manera, para siempre.

Aruba (4)

La riqueza cultural e histórica de la isla también se ve reflejada en su arquitectura e idioma nativo, que se habla en las calles isleñas, el papiamento, una combinación de otras lenguas: portugués, francés, español e inglés con el holandés, que es su idioma oficial. No se extrañe si escucha palabras como “Danki”, “Bon Bini” o “ajo”; quizás, suene extraño pero significa que están siendo amables y educados, con la primera palabra le están dando las gracias, en la siguiente frase le dan la bienvenida y por último se despiden, le dicen chao. Un consejo: antes de partir hay que aprender algunas cosas.

Quien visite Aruba no se irá satisfecho sin recorrer su costa caribeña con sus más de 10 playas, sus museos, sus ruinas y por supuesto sin el placer de degustar su gastronomía, que es a base de comida de mar y es un desafío al paladar, porque la sopa de tortuga y el estofado de langosta no es algo que se deguste todos los días y menos parte de la dieta diaria; eso sí, el pescado frito nunca falta.

El mar que baña sus playas es particularmente cristalino y en todas se aprecia la gama de azules y verdes de su área natural, se pueden practicar el snorkel y el buceo, caminar al atardecer y disfrutar de la puesta de sol. Nadar es algo que se debe hacer con cuidado y solo en las zonas permitidas, pues en algunas el oleaje es más denso y la zona muy rocosa, por lo que puede ser peligroso realizar esta actividad.Aruba (3)

Palm Beach es una de sus playas, una de las más importantes y hermosas; allí no solo se realizan deportes náuticos, también se concentran hoteles, resorts, restaurantes y supermercados, además de espacios de esparcimiento y entretenimiento para todas las edades y los gustos, en especial, si eres amante de actividades nocturnas.

Hacia el sur de la costa caribeña de Aruba se puede visitar también la playa Baby Beach, un sitio ideal para nadar, bucear y hacer snorkel; su ribera en forma de media luna es uno de sus atractivos, al igual que un muy bello arrecife de coral en donde se hallan diferentes tipos de peces tropicales. También está Malmok Beach, la playa preferida por los buceadores; allí principalmente se organizan muchas excursiones para el desarrollo de esta práctica.

Ya al norte de Malmok, se encuentra Arashi, una de las playas más frecuentadas por los arubeños, desde donde se puede visitar el Faro California y visualizar el paisaje que bordea la isla. También está la playa de Eagle, en la ruta principal; tiene de todo: múltiples actividades náuticas y deportivas para escoger, hoteles, cabañas, estacionamientos, zona de picnic y baños públicos.Aruba (2)

Otra de las playas es la Hadicurari, que hace parte de la zona rocosa de Aruba. Generalmente allí se realizan todo tipo de eventos náuticos y deportivos, en especial se practica el windsurfing y el surfing.

Regresando al suroeste de la costa se encuentra la playa de Mangel Halto, un lugar tranquilo, algo aislado, de aguas poco profundas con una encantadora red de manglares en los que se puede apreciar una gran variedad de especies marinas como esponjas, anémonas, pulpos barracudas, peces loro, sargentos mayores y hasta gorgonias.

Aruba no son solo playas, visitar sus museos y conocer sus curiosidades debe ser parte del itinerario; por ejemplo el Museo Histórico Fort Zoutman, el edificio más antiguo de Oranjestad, ciudad capital de Aruba. Este alberga documentos históricos y detalles de la colonización y conquista de la isla; en él todo visitante se da cita con el pasado, pues era la fortaleza de la isla en tiempos de la ocupación holandesa; tradicionalmente cada martes en la noche se realiza una actividad llamada “Festival Bon Bini”, que es una fiesta de bienvenida para todos sus visitantes. También puede conocer el Museo Numismático, que es único en Aruba y exhibe una gran colección de monedas y billetes de más de 400 países diferentes, que pertenece a Mario Odor, uno sus pobladores.

Incluso, si desea conectarse con la naturaleza, el Parque Nacional Arikok es perfecto; una reserva natural donde se encuentran árboles, plantas y aves autóctonos de la región. Es un lugar para caminar o andar a caballo, no se permiten carros y se aconseja visitarlo en la mañana o caída la tarde para evitar una fuerte exposición al sol.

Además, resulta todo un espectáculo la cantidad de especies que visitan temporalmente la isla, porque están migrando del norte y Sudamérica. En el Santuario de Bubali Bird, ubicado en un área de pantanos al oeste de la isla, se pueden apreciar garzas, turpiales, airones o charranes y otras muchas más clases de aves.

Sin duda, Aruba es más que un lugar para vacacionar, es místico, histórico, divertido y cultural, una vez lo conoces, quieres visitarlo siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *