Facebook Twitter Instagram Youtube

Suiza, un país para soñar

Escribe: Jorge Daniel Mejía

Todos sin excepción en algún momento de nuestra vida después de amanecer comentamos con alguien o reflexionamos para nosotros mismos y decimos, “anoche soñé con… “, unas veces esos sueños nos agradan, otras nos perturban y en otras oportunidades decimos qué bueno que se me cumpla el sueño de anoche. Sin duda alguna en algún momento hemos soñado con viajar y conocer el mundo.

En esta oportunidad te contaremos que viajar a Suiza es un sueño por todo lo que nos ofrece su naturaleza, sus viejas ciudades medievales Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, sus montañas y su variada industria.

Suiza es un país localizado en el continente europeo, con 41.290 kilómetros cuadrados, dividido en 20 cantones (departamentos) y 6 semi-cantones, conocido mundialmente como la Confederación Helvética; su moneda el franco suizo y sus idiomas oficiales son el francés, el italiano y el alemán, aunque en cualquier lugar te puedes comunicar en inglés o español.

Su capital es Berna, una ciudad de construcciones del medioevo que fue designada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO y es la mejor conservada de todo el continente europeo. En esta ciudad está la casa en que vivió Einstein.

A lo largo y ancho del territorio suizo podemos viajar por carretera o tren en trayectos de no mas de 4 horas, y encontramos desde hoteles de lujo, hoteles modestos, casas de familia, apartamentos amueblados, bed and breakfast o lugares para camping; cuando viajemos a Suiza siempre es recomendable hacer reservaciones para el alojamiento con el debido tiempo, pues por ser un país eminentemente turístico tiene bastante ocupación.

Viajando en los autobuses amarillos conocidos como Route Express podemos llegar a cualquier lugar de Suiza por distante que este sea.

Basilea es la ciudad suiza clásica por excelencia para el estudio, tiene numerosas universidades con gran variedad de carreras universitarias, maestrías y doctorados. Tiene un precioso casco histórico y una catedral de estilo gótico muy bien conservada y un centro de relajación y comida sana conocido mundialmente como Rheinfelden desde 1846.

Para los amantes del jazz en los meses de junio y julio en la ciudad de Montreux se realiza el festival de jazz más famoso de Europa. También en esta ciudad podemos visitar el casino más antiguo de toda Europa y el impresionante lago Lemán.

Lucerna es una ciudad fascinante en donde podemos visitar en plenos Alpes suizos el monte Pilaz|tus y acceder a él por el ferrocarril más empinado del mundo, con una inclinación del 48%, allí también podemos visitar el tobogán más largo del mundo conocido como el Frakmuntegg.

Suiza tiene innumerables sitios turísticos que visitar y donde podemos encontrar la más variada programación de acuerdo al lugar, es de singular belleza la experiencia de viajar en tren a conocer el Glacier Express, pues cruzamos el paisaje montañoso suizo por 91 túneles y más de 280 puentes a través de los Alpes y ni qué decir el placer de disfrutar de un delicioso almuerzo tradicional en el vagón restaurante acompañado del delicioso Kirsh o licor de cerezas suizo.

Como Suiza está cruzada por los la cadena montañosa de los Alpes, son muchos los picos de gran altura que podemos visitar y desde donde podemos divisar esa gran cadena de montañas; uno de esos picos el famoso Matterhorn donde en su estación de tren podemos disfrutar un delicioso café acompañado de la mejor torta de chocolate, la Zacher. De allí podemos continuar y visitar la estación Zermatt, considerada la más bonita de los Alpes suizos.

No podemos dejar de visitar la región de Valais, donde está localizado uno de los glaciares más altos de Europa, el Glaciar Aletsch a 2300 metros sobre el nivel del mar, con unas vistas y paisajes de nieve que deleitan los sentidos.

En la localidad de Lauterbrunnen en medio de un paisaje de cuentos y enmarcadas por dos castillos medievales, están las Cascadas de Staubbach que corren libremente para formar durante su curso dos importantes ríos suizos.

Es imposible irnos sin visitar en la región de Tesino el lago Lugano, que toma el nombre por la población donde está localizado; es una ciudad de influencia totalmente italiana por estar muy cerca de la frontera con ese país. El lago está rodeado de pintorescos pueblos pintados de colores suaves lo que inspira tranquilidad, y ni hablar de la comida: pastas de los más diferentes sabores y combinaciones, ya que los pueblos son una mezcla de culturas italiana, francesa y alemana. Lugano es el tercer centro financiero de Suiza.

Basilea es la ciudad cultural por excelencia en Suiza, cerca también de la frontera con Alemania, a donde podemos cruzar y en unas horas visitar el Vitro Design Museum y regresar para disfrutar el arte suizo en las obras localizadas a lo largo del río Rhin.

Visitar Ginebra, la ciudad más internacional de toda Suiza, es un deber obligado, es francófona y está situada en una bahía en la que el río Ródano sale del famoso lago Lemán; es la sede principal del Comité Internacional de la Cruz Roja y sede europea de la Organización de Naciones Unidas, ONU. Es conocida como la ciudad de La Paz. Uno de sus atractivos es el surtidor de agua de una 150 metros de altura, igualmente son de obligada visita el Gran Teatro, la Ópera de Ginebra y el Museo Internacional de Relojería, donde encontramos la historia y evolución del reloj, producto por el cual es famosa Suiza.

Para finalizar este pequeño recorrido debemos visitar la ciudad de Zurich con su espectacular lago, apto para practicar deportes náuticos o para bañarse durante el verano. En Zurich hay que visitar la Bahnhofstrase, que es la calle principal en donde están las tiendas con las mejores marcas a nivel mundial, y traernos de regreso a casa los mejores chocolates del mundo, un muy buen reloj, el tradicional reloj tallado a mano y conocido como cucú, o las navajas Cruz Blanca usadas por ejército suizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *