Facebook Twitter Instagram Youtube

Una pastelería en Tokio

Sinopsis: 

Sentaro, el panadero de una pastelería en el centro de Tokio, se enfrenta a una simpática pero extraña anciana en busca de trabajo llamada Tokue. Tokue se ofrece a ayudar a Santaro, ya que tiene una habilidad especial para hacer dorayakis (pastelitos rellenos de salsa de frijoles rojos dulces llamados “an”). Gracias a su receta secreta, el pequeño negocio comienza a prosperar. Con el tiempo iniciarán una relación basada en mucho más que la comida de la calle y no dudarán en abrir sus corazones y mostrar sus viejas heridas.

Información de la película:

El eterno enfrentamiento entre nuestros sueños y las dificultades de la vida para cumplirlos es el tema principal de Una pastelería en Tokio, nueva película de la directora nipona Naomi Kawase (Aguas tranquilas) en la que adapta la novela An de Durian Sukegawa. En esta cinta dramática, la realizadora desarrolla la particular relación entre sus dos protagonistas, el dueño de una humilde pastelería y una peculiar anciana, que unen sus fuerzas para vencer al desaliento y mantener sus esperanzas intactas.

Dando vida a los protagonistas absolutos de Una pastelería en Tokio encontramos a los actores japoneses Kirin Kiki ( De tal padre, tal hijo), como la peculiar pero simpática Tokue, y Masatoshi Nagase (Words with Gods) en el papel del humilde pastelero Sentaro. Junto a ellos, Kyara Uchida(Milagro), nieta de Kirin Kiki, repite su rol en la ficción como la descendiente de Tokue en esta cinta que ha participado en las secciones oficiales de festivales como Toronto, Cannes o Valladolid.

una pasteleria en tokio 14

Información Directora Cannes:

En 2015, la sección Un Certain Regard se inauguró con la poesía de Una pastelería en Toquio (An) deNaomi Kawase. El Festival de Cannes se enorgullece de contar con la directora japonesa como presidenta del Jurado de la Cinéfondation y de los cortometrajes con motivo de su 69ª edición.
Existen cineastas cuya carrera no ha dejado de cruzarse con el Festival y eso ha supuesto un impulso para su trayectoria. En el caso de Naomi Kawase, la historia comenzó en 1997. A los 27 años, se convirtió en la cineasta más joven en ser premiada con la Caméra d’or por su película Moe no Suzaku (Suzaku). Una irrupción cuyo prometedor futuro no tardaría en hacerse realidad, como demuestran las selecciones para la Competición de sus siguientes largometrajes: Shara (Sharasôju) en 2003, El bosque del luto (Mogari no Mori)en 2007, Hanezu no tsuki (Hanezu) en 2011 y Aguas tranquilas (Futatsume no mado) en 2014. En 2013, Naomi Kawase acudió una vez más a la Croisette pero en esta ocasión como miembro del Jurado de los largometrajes junto a Steven Spielberg.

El cine de Naomi Kawase se ha desarrollado con presupuestos modestos y ha dado preferencia a los actores no profesionales. En él podemos identificar las raíces originales de la directora, graduada en la escuela de fotografía de Osaka, dentro del género documental con el que obtuvo su primer reconocimiento. En especial, la crítica recibió positivamente Ni tsutsumarete (Embracing) en 1992, donde expone su búsqueda de un padre que la ha abandonado, y Genpin en 2010, donde sigue a mujeres que han decidido dar a luz de forma natural.

Con El bosque del luto en 2007, premiada con el Grand Prix en Cannes, la notoriedad de la directora siguió aumentando. El mundo del cine descubrió una obra rica, íntima y sensible donde el hiperrealismo dialoga con la espiritualidad. Película tras película, Naomi Kawase ha ido experimentando con los géneros y los formatos para cuestionar los temas autobiográficos que le son tan queridos: vínculos familiares, relación con la temporalidad y la pérdida, y celebración de la naturaleza, en concreto en su región natal de Nara, en el centro de Japón.

Es precisamente en esta región donde esta directora de prestigio internacional, una de las más excepcionales del continente asiático, fundó en 2010 el Festival Internacional del Cine de Nara, dedicado a la promoción de la creación cinematográfica entre los jóvenes. Un compromiso que, sin duda, Naomi Kawase querrá honrar durante su presidencia del Jurado de la Cinéfondation y de los cortometrajes.
Tras el anuncio de su nominación, Naomi Kawase declaró: “Las películas enriquecen la vida, sus universos abren perspectivas. Hace algo más de cien años que el cine existe y su potencial no deja de crecer. Se trata de un medio excepcional para mostrar la diversidad cultural del mundo y cada historia constituye una vida paralela que encandila al público.

Los cortometrajes son ejercicios especialmente difíciles, ¿cómo transmitir una historia en tan poco tiempo? Paralelamente, ofrecen un sinfín de posibilidades inéditas. Entre las películas de estudiantes que veremos, descubriremos perlas y es por eso que estoy impaciente por formar parte de este jurado. Será una hermosa aventura”.

Gilles Jacob ha declarado: “De sus raíces niponas, Naomi Kawase (Caméra d’or 1997) ha heredado su extremada delicadeza, su refinada educación, una elegancia moral. Su talento puntillista ha sabido difundir una inteligencia cinematográfica y un arte sutil, compuesto por una misteriosa poesía y una gracia de la simplicidad, a través de las grandes emociones de la vida y de los pequeños gestos del día a día. Este año se une a los grandes presidentes del Jurado de la Cinéfondation y de los cortometrajes, como Martin Scorsese, Abbas Kiarostami, Jane Campion, Hou Hsiao Hsien, John Boorman, los hermanos Dardenne…”.

Ficha Técnica:
País Japón
Director Naomi Kawase
Guión Naomi Kawase
Música David Hadjadj
Fotografía Shigeki Akiyama
Reparto Kirin Kiki, Miyoko Asada, Etsuko Ichihara, Miki Mizuno, Masatoshi Nagase, Kyara Uchida
Género Drama
Duración 113 min.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *