Facebook Twitter Instagram Youtube

Caribe y Pacífico, tierra musicales para el mundo

Las playas del Pacífico y del Caribe colombianos, además de ofrecer una amplia variedad turística cuentan con una carga cultural muy importante para la región, por eso la Revista Volar en esta ocasión habla con dos agrupaciones musicales que han ido escalando en el pentagrama nacional e internacional, y hoy son los responsables de contagiar con todo el sabor de sus tierras a latitudes inimaginables.

Cultura (2)

ELKIN ROBINSON 

Sonidos made in Providencia

Elkin pasó 8 años postergando un regreso a su natal Providencia. Él, asentado en Barcelona, siempre supo que la música era parte entrañable de su vida, no en vano llevaba cerca de dos décadas dedicado a este arte. En Cataluña pasó parte de sus días tocando en la calle, en bares y en fiestas de amigos que le animaban a explotar su talento, así que viajó por Italia y Francia llevando la música que jamás le abandonó. Una vez pisó tierras colombianas, en 2013, supo que su paso por el Viejo Continente había sido una especie de pausa en su existencia y que lo que había dejado aquí le halaba más que nunca.

Fue así como en 2014, y bajo la producción del inglés Richard Blair, el genio detrás de Sidestepper, lanzó su primer trabajo musical titulado Come ‘Round, un disco que mezcla ritmos como el reggae, el calipso, el mentó y el zouk, con letras que evocan la pesca, el mar y las costumbres de quienes habitan el archipiélago; por eso para Elkin era vital que sus canciones fueron interpretadas en creole, un lenguaje raizal muy común en la isla de San Andrés y Providencia, “la multiculturalidad de Colombia no se muestra y por eso puedo decir que mi misión es protegerla”, comentó.

Esta producción fue el primer paso para que festivales nacionales y del mundo, pusieran sus ojos en él. Jamaica, Honduras, Costa Rica, Argentina, entre otros escenarios abrieron las puertas para que su música hiciera presencia en estos espacios. Europa hizo lo mismo y Polonia lo recibió en 2017 en el marco de Womex, el festival más importante del mercado musical en el viejo continente, incluso África se sintió atraído por los sonidos caribeños, por eso fue entonces cuando aterrizó en Kenia, donde la cónsul Elizabeth Taylor Jay, oriunda de Providencia, quien gestionó su participación en el concierto Colombian Caribbean Vibes, un evento que además de la música en vivo contó con un espacio para talleres de intercambio cultural con artistas locales.

Su segundo álbum, Sun A Shine ya se perfila como una importante producción que contó de nuevo con la creatividad de Blair: “Trabajar con Richard fue una experiencia mágica, él conoce muy bien el Caribe y su aporte es muy importante”, comenta Robinson, quien tiene como inspiración los paisajes de su tierra: “En Providencia tienes lo que necesitas, no lo que quieres, por eso el entorno te permite ser creativo con tus proyectos”, concluye el artista.

Para él la acogida de su música radica en que su cultura está siendo retratada en sus canciones, con músicos de la región que le impregnan a las melodías todo sabor del archipiélago.

Cultura (3)

CANALÓN DE TIMBIQUÍ 

Ritmos con aires del Pacífico

Este grupo, con más de 40 años de tradición y liderado en sus comienzos por la profesora Elizabeth Sinisterra, se ha convertido en un referente del folclor del Pacífico colombiano, que por años ha estado estigmatizado por la violencia. En la década del 70 la profesora Sinisterra impulsó un proyecto de recuperación de la riqueza cultural del Pacífico, propiamente de Timbiquí, en las costas del Cauca. Este proceso contó con un trabajo investigativo e histórico que más tarde dio sus primeros frutos, la primera generación de cantoras y músicos que compartían con el país sus costumbres y cultura.

Este grupo se mantuvo y en la década del 90 vino una nueva generación de artistas, quienes se enfrentaban al choque cultural producto de vivir en ciudades como Bogotá o Cali. Una de ellas fue Nidia Góngora, actual directora y voz principal de la agrupación y quien a pesar de vivir en Cali, tienen en cada célula grabado el nombre de su tierra, Timbiquí: “Por allá en el 96 notamos que había que retomar el vínculo con el Pacífico.

Así que con un grupo de amigos creamos una especie de punto de encuentro, en donde nos reuníamos a cantar arrullos y canciones que nos recordaban al Pacífico. En ese entonces había pocos marimberos, y eso motivó a darle continuidad al proyecto Canalón de Timbiquí”.

Esa experiencia lúdica los llevó a escalar dentro de la escena cultural local y nacional, contagiando de sus ritmos a los asistentes al Festival de Música del Pacífico “Petronio Álvarez” y tiempo después a las almas que asistieron en 2017 al Festival Glastonbury, el más importante evento cultural en Inglaterra.

Aunque Nidia ya había hecho una pequeña gira por Europa junto al músico inglés Quantic, fue Glastonbury lo que le puso a palpitar el corazón a mil, pues además de hacer parte del cartel serían la primera agrupación de música tradicional en tocar en este lugar. “Para mí fue un honor y orgullo haber trascendido las fronteras, mostramos una cara distinta del país.

Aquí hay diversidad de ritmos y de cultura, no solo somos cumbia y salsa. Somos un país multicultural”, asegura Nidia, quien además de hacer parte de la agrupación, lidera Semillero Canalón, una idea en marcha con 30 niños y jóvenes de sectores vulnerables con el fin de garantizar la continuidad del proyecto cultural. “Creamos este espacio para que en el tiempo libre se vinculen con la música y así no se desliguen de la tradición”, comenta.

Por lo pronto, se sabe que 2018 será un año de muchas sorpresas para los seguidores de Canalón de Timbiquí y que Europa podrá verlos de nuevo en una gira que están planeando entre los meses de abril y mayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *