Facebook Twitter Instagram Youtube

EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE

Escribe: Laura Bonilla Pérez

Antes de comenzar quisiera aclarar que este artículo no es específicamente un texto sobre perros y mascotas, es sí, un artículo sobre nuestros amigos, los animales.

El ser humano ha establecido diferentes relaciones con el medio que le rodea. En gran parte de la historia, este medio era la naturaleza. La ciudad de concreto es una estructura muy tardía. De ahí, el hecho que muchos de los mitos y leyendas alrededor del mundo tengan que ver con elementos naturales y usen los animales para explicar cosas de la naturaleza humana.

Los animales son protagonistas de muchas historias de ficción tanto en la literatura como en el cine, y muchas de ellas son clásicos que se leen o se muestran a los más pequeños de generación en generación. Tal es el caso de las famosas fábulas de Esopo o del Libro de la selva; pequeños cuentos que aún hoy, los padres utilizan para ilustrar la imaginación antes de dormir. Las series televisivas y las películas también usaron el tema animal de múltiples formas. Para cualquier persona nacida en la década de los 80 es un recuerdo común haber pasado horas frente a la pantalla viendo Bugs Bunny, el conejo de la suerte; al gallo Claudio; Abelardo, el ave de plaza Sésamo; al coyote y el correcaminos; Snoopy; el muy recordado Rey León y otros tantos animales personificados.

LOS TIEMPOS CAMBIAN, LAS HISTORIAS TAMBIÉN

El mejor amigo del hombre (3)Hoy el cine le ha dado vuelta de página al tema de los animales en las películas y series infantiles. Propone temas muy relacionados al respeto y conservación de los mismos. Si bien los personajes de estas siguen teniendo actitudes y relaciones humanas, hay una dinámica distinta del papel de los animales con respecto a los seres humanos.

Buscando a Nemo, pone un conjunto pececitos de coral en una pecera, tragedia para un animal acostumbrado a la aventura de vivir libre en el mar; y muestra, en tono jocoso, la corta duración de la memoria de los peces, personificada por Dory. Blu en la película Río, no es un personaje humanizado totalmente, se trata de un ave real, en peligro de extinción real, que necesita conformar una familia para salvar su especie. El tema humano se plantea como es: los humanos son los dueños del personaje, la aventura inicia en el marco de una de las fiestas más grandes del mundo y el problema del peligro de las especies animales por la reducción de la selva amazónica es el telón de fondo. Los animales de las películas de Madagascar, son animales de zoológico acostumbrados a la gran ciudad que se niegan a regresar a la selva, la jirafa en particular es hipocondriaca; dato curioso si se tiene en cuenta que hoy la industria farmacéutica tiene una gran participación de medicamentos para animales.

En UP, los perros son usados vilmente por un científico loco que intenta atrapar un ave rarísima para disecarla y ponerla en un museo de historia natural; Tierra de Osos, llena de mitología, propone una historia donde el humano es quien se convierte en animal para lograr comprender el respeto que les debe a sus hermanos y su conexión con la madre tierra.

Pero, ¿cuál es el impacto de estas producciones en el público infantil?

El mejor amigo del hombre (1)Además de la mercadotecnia que generan estas producciones, es evidente que los más pequeños están creando un vínculo con los personajes y a través de estos adoptan actitudes de protección y cuidado por el medio ambiente, sin embargo, estas tendencias se ven diluidas por la humanización de los protagonistas, quienes en algunos casos van en contravía de su instinto animal. Quizá una de las producciones que mejor relata una historia de animales en su hábitat es La marcha del emperador, del director francés Luc Jacquet, quien convierte un documental de pingüinos en una hermosa historia sobre el valor y el esfuerzo que en sus términos “la naturaleza misma ha creado”.

Quizá este tiempo es el inicio de una nueva conciencia sobre el entorno, alimentada por historias en las que los seres humanos empezamos lentamente a ser una especie más en la espiral de seres vivos que habitamos en este globo… Quizá este es el inicio del tiempo en que los animales no son solo los mejores amigos del hombre, sino también en el que los hombres somos los mejores amigos de los animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *