Facebook Twitter Instagram Youtube

Jimmy Vásquez, toda una vida en las tablas

Escribe: Diana Gómez

Las tablas han marcado la carrera actoral del Jimmy Vásquez, quien desde hace más de una década ha estado presente en la televisión nacional interpretando diversos personajes, sin embargo su formación profesional se debe, en gran medida, al teatro, una pasión que lo acompaña desde su infancia.

Hoy, sin pelos en la lengua, asegura que “el teatro en este país sigue siendo una cosa de dinosaurios” y que quienes deciden lanzarse a preparar proyectos innovadores y propios son “un grupo de soñadores y apasionados, que seguimos creyendo en algo que la gente consume con dificultad”, pero que a pesar de los tropiezos hay un grupo de creyentes que lucha diariamente por mantener viva la esencia de este arte.

Mesa de trabajo 84En su natal Cúcuta y siendo el menor entre cuatro hermanos, Jimmy sintió una atracción especial hacia el arte, tanto así que a principios de los 90 aterrizó en Bogotá para formarse como actor, un camino que empezó a recorrer haciendo pequeños papeles en teleseries que fueron alimentando su necesidad de tomar en serio las riendas de su profesión. Con el paso del tiempo, Jimmy ha demostrado su talento y se ha ganado el respeto del público con papeles como Miller Afanador en Nuevo rico, nuevo pobre, Pedro Tejada en El Cartel y su más reciente personaje, Faber Salazar en la novela La Nocturna.

El cine tampoco ha sido esquivo para él, pues ha hecho parte de cintas como La pasión de Gabriel y De Rolling por Colombia, pero es realmente el teatro el que le genera todo tipo de sensaciones, “siempre hay un miedo presente, un miedo que te mantiene alerta y te hace sentir vivo, por eso siempre digo que el día que no tenga esa sensación me retiro y abro una panadería en Cúcuta”, comenta entre risas.

Y es tal el amor por las tablas, que 2018 es un año que pinta muy bien en esta materia para Jimmy, quien estará, junto a Andrea Guzmán y Álvaro Bayona, en el Teatro Patria desde el 2 de febrero hasta el 4 de marzo presentando la comedia romántica Cállate y escribe, escrita por César Betancur y que narra la historia de un matrimonio que cojea después de que el esposo, un escritor que nadie conoce, tiene que ser mantenido por su mujer, una exitosa libretista. Detrás de esta singular pareja se encuentra un personaje solapado y gracioso, quien desde las sombras promueve discusiones y conflictos en el matrimonio.

En abril, Jimmy estará en Medellín, Barranquilla y Cúcuta junto a Yuri Vargas y Luis Eduardo Arango, presentando la obra Hay un complot II. Y continuando con una buena racha en las salas de teatro del país, en mayo, junio y julio se presentará Autosuperashow, un monólogo escrito y dirigido por él mismo, con tintes de comedia negra, donde el actor protesta de manera cómica contra los movimientos de autoayuda y superación personal: “La escribí con el ánimo de exorcizar y de hacer terapia sobre todo con este movimiento de hiperoptimismo que nos castró por completo la posibilidad de tener otro estado de ánimo que no sea la felicidad absoluta”, cuenta. Y para cerrar con broche de oro este año, tiene previsto presentar en Casa Ensamble, Eres única, pero no la única, dirigida por Jimmy y escrita por César Betancur.

Mesa de trabajo 85

LOS PEROS DEL TEATRO

Mesa de trabajo 86

Su larga trayectoria profesional le ha hecho ver con ojos críticos la industria del teatro en Colombia, un país en el que las noticias negativas inundan los noticieros y palabras como corrupción ya hacen parte del vocablo cotidiano, por eso Jimmy sabe que el público está ávido de contenidos que no solo le haga reflexionar sino que encuentre en la risa un bálsamo para enfrentar el peso de la rutina: “Si a la gente no se le enseña haciéndola reír es muy difícil ponerla a pensar. Lo que el público está consumiendo son contenidos bien hechos, apanados con humor. Toca ponerle un vestido que lo haga reír para que la gente vaya a teatro”, asegura Jimmy, quien es testigo de los enormes esfuerzos de las compañías nacionales por mantenerse vivas dentro de una industria compleja, por eso le preocupa el poco incentivo por parte del estado. “Muchos se preguntan por qué la gente no va a teatro, pero los pocos que van se pegan una aburridas muy bravas. Hay que hacer cosas digestivas, que tengan contenido, que generen algo pero que al mismo tiempo sean entretenidas”, afirma. No obstante y pese a los lentos avances de esta industria en el país, Jimmy reconoce que “hoy contamos con el apoyo de personas como Dago García, quien le está apostando al teatro”, un nombre importante que ha dejado huella en la televisión y el cine.

Si bien gran parte de las funciones se realizan en ciudades como Bogotá y Medellín, Jimmy Vásquez sabe que ofrecer este tipo de proyectos en ciudades intermedias es un asunto difícil a la hora no solo de promocionar las funciones, sino de atrapar la atención de los espectadores: “Somos muchos los productores que hemos intentado llevar montajes a provincia y en verdad es muy difícil, sencillamente porque la gente no va, así les regales la boleta”, asegura. Pero, a pesar de las vicisitudes, Jimmy sabe que enamorar a los espectadores con el teatro es una tarea que se va construyendo paulatinamente.

Con el paso del tiempo Jimmy Vásquez ha logrado ganarse el respeto del público y de sus colegas en el medio, porque además de su potencial como actor, reconoce que cada uno de sus papeles y puestas en escena es un reto a la hora de construir su personaje, que matiza gracias a su incansable capacidad de mirar y cuestionar todo a su alrededor. Por lo pronto Jimmy Vásquez seguirá batallando desde el teatro para que la cultura y el arte echen raíces en esta tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *