Facebook Twitter Instagram Youtube

OTRA ESTIRPE, DELMIRA AGUSTINI

Eros, yo quiero guiarte, Padre ciego…
Pido a tus manos todopoderosas,
su cuerpo excelso derramado en fuego
sobre mi cuerpo desmayado en rosas!
La eléctrica corola que hoy despliego
brinda el nectario de un jardín de Esposas;
para sus buitres en mi carne entrego
todo un enjambre de palomas rosas!
Da a las dos sierpes de su abrazo, crueles,
mi gran tallo febril… Absintio, mieles,
viérteme de sus venas, de su boca…

¡Así tendida, soy un surco ardiente,
donde puede nutrirse la simiente,
de otra Estirpe, sublimemente loca!

De la autora

Esta creadora uruguaya, precursora de la poesía femenina hispanoamericana, nació en 1886 y murió en 1914, a los 27 años. Fue una niña precoz, superdotada y autodidacta que compuso versos desde los diez años, a la par que estudiaba música, pintura y francés. Cantó con sensualidad mística al amor, la vida y la muerte: sus poemas eróticos sorprenden, en tanto los hombres dominaban el panorama literario e intelectual de su época. Se casó con Enrique

Job el 14 de agosto de 1913, al que abandonó después de un mes y medio porque no soportaba tanta vulgaridad. Se divorció en junio de 1914 y un mes más tarde fue asesinada por su exesposo, quien luego se suicidó.

Entre las obras de esta poetisa por una sagrada fatalidad, se destacan El rosario de Eros, Los cálices vacíos, Los cantos de la mañana y El libro blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *