Facebook Twitter Instagram Youtube

VIEJAS TIRAS CÓMICAS ARRASADAS POR EL TIEMPO, UNA MIRADA SIN NOSTALGIA

Escribe: Mauricio Cárdenas.

Para los muchachos que eran niños en la década del 60 del siglo pasado, el ritual de la lectura de “los muñequitos” en los periódicos era una experiencia formidable.

Un cuadernillo especial en todos los diarios del domingo recogía las aventuras de los más variados personajes: desde Tarzán y el Fantasma, pasando por Dick Tracy, que recogían historias “reales” de héroes que luchan por la justicia; hasta Educando a Papá, Lorenzo y Pepita o Benitín y Eneas, que relataban incidentes humorísticos de personajillos caricaturescos y divertidos.

Hoy esos cuadernillos hacen parte de la historia. Los diarios recogen secciones con historietas diferentes, más inteligentes, reflexivas, intencionales, contemporáneas, citadinas. Aunque hay un renacimiento de superhéroes olvidados y surgen nuevas legiones de invencibles, estos se mueven por el territorio de las salas de cine y muy poco en medios masivos.

Pero hay otros cómics que ya fueron arrasados por la historia. Para la muestra tres botones:

LORENZO Y PEPITA

VIEJAS TIRAS CÓMICAS ARRASADAS POR EL TIEMPO, UNA MIRADA SIN NOSTALGIA

La famosa Blondie. Una tira cómica creada en el muy lejano 1930  por Chic Young que tuvo tanto, pero tanto éxito, que desencadenó también programas de televisión e incluso películas. Pepita Parachoques es la esposa de Lorenzo Parachoques, un muchacho de clase alta que perdió el apoyo de

su familia por enamorarse de esa rubia encantadora cuya función en la existencia era educar a sus dos hijos: Goyito y Cuquita, y administrar su perrita Daisy.

Una familia típica de clase media americana que se conmocionaba a diario en las mañanas con unos estrellones antológicos entre Lorenzo y el cartero, pues el señor Parachoques siempre salía tarde para el trabajo y no se sorprendía con el tamaño apoteósico de los sandwiches que el jefe de la casa se preparaba los fines de semana antes de sentarse frente al televisor a ver el fútbol americano. Semana tras semana se repetía la historia y sorprende todo lo que duró.

PANCHO Y RAMONA

Es más antigua aún. Fue creada en 1913 por George Mc Manus. Narra las peripecias de una familia de nuevos ricos (Pancho se ganó la lotería). Los sufrimientos de Ramona (una esposa castradora que imponía su ley armada de un rodillo) y su hija, ambas muy arribistas, repletas de ínfulas, que quieren ser aceptadas a toda costa por la alta sociedad, mientras Pancho, vestido eternamente de frac y con sombrero de copa, no renuncia a emborracharse en el Café de Perico y a tratar con sus amigos proletarios. No sobra decir que los esfuerzos de Ramona fueron infructuosos y la tira cómica desapareció sin que nunca educaran a papá.

PANCHO

BENITIN Y ENEAS

Todavía más antigua. Empezó en 1904 y su existencia se prolongó hasta 1982. Fue creada por Bud Fisher y narra las vivencias de dos amigos: Augusto Eneas Flores de Apodaca y Benitín. El uno alto y flaco, el otro gordo, calvo y pequeñito.

Eneas está casado y tiene un hijo que, sorpréndase usted, es chiquito y calvito como su amigo, en la sugerencia expresa de que hubo un enredo en la relación con la esposa de Eneas, pero nadie nunca sospecha nada.

Es una historia anodina, intrascendente, llena de chistes comunes que también genera mucha sorpresa por su larga duración.

Sus trazos y sus anécdotas no encajan por ningún lado con el mundo de hoy

pancho-ramona

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *