Facebook Twitter Instagram Youtube

Hincha incondicional, consentido de la Selección Colombia – Javier Labrador, el Pulpito

Escribe Omaira Ríos Ortiz

Después de asistir al mundial de fútbol de Suráfrica 2010 y vivir la pasión del fútbol, Javier Labrador Riveros decidió hacerse un disfraz de pulpo en homenaje al famoso pulpo Paul que predijo los resultados de los partidos.

Desde entonces ha acompañado a la selección Colombia en todos los partidos en los que se presenta. Siempre se hospeda en el mismo hotel del combinado nacional y con la simpatía que lo caracteriza ha sabido ganarse el cariño de todos sus integrantes.

EL HINCHA CONSENTIDO
Tal es su carisma que en la final del pasado Mundial Sub 20, la misma FIFA le hizo un reconocimiento público al entregarle la camiseta, la cachucha y la medalla de la entidad en reconocimiento a su aporte al juego limpio.

Su página de Facebook Pulpito Hincha está plagada de fotos (más de 2.500) que recuerdan sus encuentros con los futbolistas. No cualquiera tiene imágenes con todos los deportistas de la selección, comenzando por el mismo profesor Péckerman, James, Falcao, Guarín y Jackson Martínez. Pero hay una que tiene un sitio especial, la que se tomó con Messi, su ídolo de toda la vida cuando tuvo la fortuna de coincidir en Suráfrica en el mismo avión en el que viajaba la selección argentina después de su eliminación.

Aunque esta es la primera vez que el Pulpito asiste a un mundial acompañando a la selección de mayores, es evidente que se ha convertido en el hincha consentido del equipo nacional. Cuando los deportistas lo ven lo saludan con un abrazo y eso incluye al mismo técnico. La razón de tal deferencia es que este cucuteño, hincha fiel de su deportivo Cúcuta, sabe respetar las normas, no es abusivo, ni se la pasa pidiéndole favores personales a los deportistas. Es un hincha que conoce sus límites y nadie se siente invadido a su lado, por eso lo reciben con alegría, lo acogen y hasta lo invitan a entrar y estar con ellos.

Una de esas invitaciones ocurrió cuando Javier viajó a Bogotá para conocer la copa, pagó su boleta y esperó calmado en la fila para ver el trofeo. Después de disfrutar su experiencia salió tranquilo, pero los organizadores del evento lo reconocieron y lo invitaron de nuevo a entrar y hasta le regalaron la foto oficial con la copa.

Su espíritu alegre, festivo y respetuoso le ha ganado un lugar especial. De hecho, hay quienes creen que el Pulpito se ha convertido en un talismán de buena suerte para la selección Colombia.

EL ÚNICO VICIO
Javier es un hombre de 50 años, comerciante de la frontera de Cúcuta con Venezuela y está casado con una mujer que aunque no le gusta el fútbol y es muy celosa de su hogar, le acolita su pasión por este deporte, siempre y cuando mantenga la privacidad del hogar. “Mi único vicio es el fútbol; yo no fumo ni bebo, soy un buen esposo, buen padre de mis tres hijos (de 6, 16 y 23 años) y un hombre trabajador, pero yo soy muy feliz cuando asisto a los partidos y ella me comprende, siempre y cuando yo solo publique en el Facebook mis fotos de los partidos.

Esta pasión no es nueva, desde niño comenzó a seguir al equipo de su región, el Cúcuta Deportivo. Su padre jugaba fútbol, le transmitió el gusto por este deporte y a los 10 años lo llevó por primera vez a un estado. Quiso ser jugador de fútbol y comenzó a jugar con intenciones de llegar a ser un deportista profesional, pero a los 16 se le partió una pierna y tuvieron que ponerle una platina. Ahí terminó su sueño de ser deportista pero no su amor por el fútbol, por eso siempre ha asistido a todos los partidos de su Cúcuta del alma.

En su ciudad natal lo conocen como el Hincha, Embajador Internacional del Cúcuta Deportivo porque hace de cada encuentro una fiesta, es el más entusiasta, siempre se disfraza según la ocasión y viaja con su equipo a donde vaya.

Ahora, Javier Labrador, el Pulpito, está labrándose un nuevo título como el Hincha mundialista de la selección Colombia, el heredero de el Cole, el famoso barranquillero que se disfraza de cóndor multicolor y quien ya tiene 61 años. “Con el Cole no hay rivalidad, somos muy buenos amigos. Una vez en un partido que acompañamos a la selección en Ecuador me despertó para que fuéramos a misa a las 6 de la mañana”.

“AHORA todo es fiesta y lo importante es acompañar incondicionalmente y con alegría a mi selección“

Y es que este Pulpo es muy amistoso, sabe hacerse amigo de todo el mundo, siempre está dispuesto a crear un clima de alegría, de optimismo y confianza. No hace esto para encontrar fama, ni para obtener dinero.

De hecho el costo de su viaje a los partidos de Brasil salió de su propio pecunio. Desde 2011 comenzó a ahorrar para comprar su paquete y como sabe ganarse el cariño de la gente le dieron facilidades para pagarlo a cuotas. Ya tiene todo listo para acompañar al equipo colombiano a todos sus encuentros, para ver los octavos y cuartos de final, la semifinal y la gran final.

Cuando Falcao mandó a hacer una réplica del trofeo, la empresa que la fabricó hizo dos; uno para el futbolista y otro para el Pulpito y él de inmediato lo compró.

Sueña con ver a Colombia triunfar y llegar muy lejos en este mundial. “Yo espero que lleguemos al menos a cuartos de final, pero sería una dicha muy grande si logramos estar en la gran final. Ahora todo es fiesta y lo importante es acompañar incondicionalmente y con alegría a mi selección”.

Aunque él no pretende la fama, ella lo está alcanzando, ya han venido a entrevistarlo de muchas emisoras radiales, de programas internacionales de televisión y los periódicos nacionales. El Pulpito extiende sus tentáculos para que el amor y la pasión por nuestra selección Colombia sea una epidemia nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *