Facebook Twitter Instagram Youtube

Julián Román, de villano a cantante y bailarín

Escribe: Omaira Ríos Ortiz

El canal RCN ha acaparado el talento polifacético de Julián Román, un actor carismático que ha encarnado a villanos o personajes de carácter fuerte como Solipa en Corazones blindados, Carlos Castaño Gil en Los tres Caínes o Carlos Uscátegui en El comandante. Pese a esos personajes recios se ganó por casting el derecho de interpretar al afamado cantautor mexicano Juan Gabriel en la serie biográfica titulada Hasta que te conocí. Así mismo lo vimos en Nadie me quita lo bailao, interpretando con propiedad al exitoso bailarín colombiano Alberto Pérez (Beto), creador del programa de acondicionamiento físico llamado Zumba, en Miami. Y, como para que no queden dudas de su versatilidad, fue el presentador para el mismo canal del concurso Escape Perfecto.

JuliánRomán (2)

UN LARGO CUARTO DE HORA

Julián es un actor de cine, teatro y televisión que comenzó su carrera desde muy joven, gracias al estímulo y protección de su talentoso padre el señor Edgardo Román, de fácil recordación por su incomparable interpretación de Gaitán y por su academia de actuación Actuemos, fundada en 1993.JuliánRomán (3)

Julián es un actor formado en la academia. Se inició en la Escuela Distrital de Teatro Luis Enrique Osorio y en el TPB (Teatro Popular de Bogotá) y continuó estudiando en la academia de su padre, donde llegó a trabajar como monitor en las clases.

Su primer papel importante fue en El hijo de Nadia, a los 17 años. En 1988, siendo un adolescente, actuó en la famosa película Técnicas de duelo, bajo la dirección de Sergio Cabrera y a la fecha ha participado en ocho películas y 23 producciones de televisión entre las que se destacan: Vuelo secreto, Azúcar, Los Reyes, Las muñecas de la mafia, Lady y Francisco el matemático. En teatro ha actuado en más de una docena de montajes, el último fue este año con el Teatro Colín, titulado El crimen del siglo, en el que también actuó su padre, basada en una investigación de Miguel Torres sobre Juan Roa Sierra, el presunto asesino de Jorge Eliécer Gaitán.

Aunque comenzó a finales de los 80, Julián ha trabajado casi ininterrumpidamente con un promedio de una actuación por año. En sus casi 30 años de actuación está más vigente que nunca. La internacionalización de la televisión le ha ayudado a difundir su imagen y su talento en otras latitudes y lo más curioso es que a sus 40 años lo llaman para interpretar personajes quince o veinte años menores que él.

¿Cómo ha logrado prolongar su éxito por casi 30 años y ejercer una profesión de manera ininterrumpida? El actor confiesa que es asunto de la lógica del momento.

“Los actores siempre serán necesitados y los estereotipos en el teatro, cine y televisión han cambiado. Cuando era joven soñaba con ser el protagonista pero como yo era bajito y moreno no encajaba en el perfil de un galán. Ahora los productores en general se interesan más por los intérpretes, por los actores profesionales sin darle tanta importancia a la apariencia y he sido un afortunado porque cada vez me dan más oportunidades de protagonizar”.JuliánRomán (5)

ETERNAMENTE JOVEN

Julián Román corría el riesgo de encajar en el cliché de los personajes fuertes, pero su interpretación de Juan Gabriel lo liberó del estigma. Según dicen, el mismo Juan Gabriel quería que un actor mexicano lo interpretara, pero el actor colombiano supo ganarse el papel y el mismo artista cambió de opinión. Para su beneplácito el actor colombiano asumió el rol con cariño y respeto, procurando ser fiel a la esencia de su personalidad.

¿Cómo obtuvo los roles de Juan Gabriel y Beto Pérez?

“Yo no creía en los castings, pero ahora me doy cuenta de que cuando uno prepara el personaje para la audición y lo gana, ya tiene la mitad del trabajo hecho a la hora de interpretarlo. En el personaje de Juan Gabriel era muy importante saber mostrar la magnitud de persona que era él, lo que representa para las artes y la identidad social de un país tan machista como el suyo y lo que logró para la comunidad de su identidad sexual.JuliánRomán (7)

Yo lo admiro y lo respeto. Nunca pude ver a Juan Gabriel porque cuando nosotros grabábamos en el D.F. él estaba en Los Ángeles y viceversa. Cuando terminamos tuve que regresar de inmediato a Colombia para grabar El Comandante pero Juan Gabriel quedó tan contento con nuestro trabajo que nos invitó a la actriz que interpretó a su madre y a mí a comer. Antes de poder cumplir la cita murió”.

¿Siendo un cachaco de la sabana cundiboyacense cómo logró conseguir el papel del bailarín Beto Pérez?

“Hice el casting por invitación de Magdalena La Rotta y Samuel Duque (directivos de Fox) porque aunque se trataba de la vida de un bailarín, era muy importante contar con un actor capaz de interpretar adecuadamente al personaje”.

Una vez que obtuvo el papel el actor se concentró en aprender a bailar con ayuda del mismo Beto Pérez y Walter Díaz.

“Fue un personaje difícil porque es muy cercano al 90% de la población colombiana, un personaje luchador y entrañable y eso era tan importante como su afición por el baile. Los directivos de Fox querían un actor que pudiera plasmar la personalidad y la vida. No se trataba de mostrar solamente el baile”.

¿Cómo logra verse tan joven, pese a sus 40 años?

Tengo la ventaja de que cuando adelgazo me veo muy joven y para este personaje tuve que bajar los 16 kilos que gané para interpretar a El Comandante”.

Julián reconoce que su mayor cualidad es la disciplina y para él no fue difícil madrugar a montar en bicicleta y ponerse a dieta para bajar de peso. Así mismo se entrenó con entusiasmo para aprender las coreografías necesarias para las escenas de baile.

En la actualidad está muy barbado y algo envejecido porque ya está grabando con la cadena Fox una nueva serie filmada en Miami. No pudo contarnos de qué se trataba por asuntos de la confidencialidad que exige la productora, pero por el aspecto que tiene debe tratarse de un nuevo personaje de carácter, de esos que meten miedo.

Por ahora combina sus grabaciones con su trabajo ad honorem como secretario del sindicato de actores.

“Luchamos por lograr la profesionalización de la actuación. Hace dos años logramos importantes acuerdos como las 12 horas básicas de trabajo, no trabajar domingos ni festivos, no horas extras y trabajamos más cómodos. Al menos hemos abierto puertas para mejores condiciones laborales”.

AMOR TOTAL, PERO NO ETERNO

En el plano sentimental la vida de Julián es bastante nutrida y variada. Ha tenido como parejas a actrices bellas y talentosas como Silvia de Dios, Geraldine Zivic, Gisela van Lacke y Ana Serradilla. En la actualidad vive con la actriz y cantante venezolana Juliette Pardau.JuliánRomán (6)

Sobre sus amores asegura que es un hombre fiel y siempre se ha enamorado totalmente convencido de estar con la pareja perfecta, aunque no cree en el amor eterno, ni en las almas gemelas.

“Cada vez que me enamoro siento que es la persona correcta pero he dejado de idealizar y aunque cada vez siento que es para siempre he comprendido hay que vivir plenamente el momento y veo que se trata de estar juntos el tiempo que dure. Lo importante es estar bien y tranquilo, eso es lo más parecido a la felicidad. Pero cuando ese sentimiento se termina, se termina, no vuelvo atrás. No sé ser amigo de mis ex, solo conservo una buena amistad con Silvia de Dios, con nadie más”.

Asegura que no tiene trucos para conquistar, aunque sigue fielmente los consejos de su padre y su abuelo: “Tratar con respeto siempre a las mujeres”.

No cabe duda que Julián ha sabido calificar su talento con la debida preparación, guiado por los mejores profesores y directores que han trabajado en Colombia durante estos 30 años de carrera artística. Esas cualidades sumadas a la ventaja de parecer más joven cuando se lo propone o de encarar cualquier personaje que le asignen, garantiza que podremos disfrutar de sus actuaciones por muchos años más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *