Facebook Twitter Instagram Youtube

Linda Palma Angulo: mujer de corazón valiente

Escribe: Omaira Ríos Ortiz

Aunque Linda Palma no ganó en 2006 la corona de Señorita Bogotá, es ahora más famosa que la ganadora de esa época, gracias a su exitosa incursión como presentadora de televisión en Citytv. “Yo era muy reacia a los reinados de belleza, los criticaba y terminé participando por la insistencia de una persona, pero soy tímida y no me gusta ser el foco de atención”.

Suena extraño que ella se defina así porque la mujer que vemos en la televisión es muy desparpajada, como si trajera en las venas el talento para pararse con seguridad y desenfado frente a las cámaras. “Heredé de mi mamá la espontaneidad, la alegría y esa forma de decir las cosas con franqueza, como las siento”.

LA RECETA DE SU PERSONALIDAD

Por gajes del oficio paterno ha vivido en los rincones más exóticos de nuestra geografía: Bahía Málaga, Turbo, Leticia, Puerto Leguízamo en el Putumayo y desde hace unos 15 años en Bogotá. Tal vez por ello su acento costeño no es muy marcado y su persona­lidad es el resultado de la mezcla de las dos culturas. Del lado costeño heredó la alegría, la espontaneidad, la facilidad de palabra. De su lado llanero el sentido de la responsabilidad, la disciplina, el orden y pasión por el trabajo. De ambos, un profundo sentimiento de arraigo a la familia. Es por ello que, aunque vive en apartamento propio hace seis años, este queda a dos cuadras de la casa materna. Ella misma se reconoce como una mujer perfeccionista y sensible.

PRIMOGÉNITA COMPROMETIDA

Es la primogénita de cinco hermanos (una mujer y tres hombres) y siente la necesidad de ejercer su rol familiar cui­dando y apoyándolos. “Yo no le estoy quitando el lugar a mi madre, que es una mamá gallina, pero me gusta ser protectora y estoy pendiente de mis hermanos. Ellos creen que soy mamo­na porque soy psicorrígida, disciplinada y ordenada como mi padre que es un llanero, militar de la armada. Yo vivo pendiente de ellos y como gano bien, me gusta ayudarlos económicamente, en especial al hermano que está en la universidad porque sé que los universi­tarios andan escasos de plata”.

DE LA AMISTAD AL AMOR

La presentadora confiesa que ya lleva seis años y medio con su novio Diego Pulecio, vocalista de la agrupación Don Tetto. Eso habla del fuerte sentido de fidelidad y lealtad de esta pareja. Y la forma como ella explica qué la ena­mora de Diego revela que en su vida nada es superficial: “Diego es divertido, nunca me ha visto o tratado como un trofeo, es familiar como yo y me encanta saber que respeta muchísimo a su mamá. Es buen amigo, es confiable y cómplice. Con él es muy fácil hablar. Asegura que por ahora son novios y no es su cónyuge o conviven, como dicen en algunos sitios web.

CARRERA FORJADA SOBRE LA MARCHA

Linda estudió ocho semestres de Políti­ca y Gobierno y no estaba en sus planes ser un personaje de televisión, pero el concurso de Señorita Bogotá sirvió para que los cazadores de talentos la descubrieran, y del certamen pasó a la presentación en Citytv. En este canal aprendió el oficio durante cuatro años y medio. Cuando sintió que ya había cerrado un ciclo renunció, sin tener to­davía otra opción de trabajo, con tan buena fortuna, que justo en esos días la llamaron de Caracol para hacer el piloto del programa de concurso En sus marcas, listos, ya. De City se fue en buenos términos y llegó a Caracol para quedarse.

Pronto cumplirá en la empresa seis años y siempre la han tratado con cariño y respeto. Pudo comprobar el apoyo de la empresa, justo cuando tuvo una recaída en su salud por su esclerosis múltiple, que padece hace diez años y que la obli­gó a internarse en una clínica y retirarse del medio por cinco meses. Ahora, de regreso a la pantalla en la sección de fa­rándula del canal, se muestra optimista y confiada, como si nada hubiera pasado.

VOLUNTAD INQUEBRANTABLE

Pese a que la esclerosis múltiple es considerada una patología sin cura y suele ser progresiva produciendo daños en la mielina, sustancia que recubre los axones de las neuronas cerebrales endureciéndolas y puede llevar a parálisis de las extremidades inferiores, pérdida de la sensibilidad y problemas de visión, Linda está de­cidida a ganar la batalla por su salud.

Su actitud conmueve por el valor y el optimismo con que la asume. Desde que se la descubrieron jamás ha per­mitido que la conviertan en víctima. Si sufre, y de seguro lo hace, no se per­mite que los extraños vean su dolor o preocupación y se ha tomado muy en serio los cuidados que debe tener con su cuerpo. Ella reconoce que es perfeccionista y acelerada pero esta situación la ha llevado a buscar paz interior. “Me ha obligado a poner la mente en calma y para ello hago me­ditaciones que yo me invento y estoy practicando yoga y pilates. No puedo realizar ejercicios de alto impacto, pero eso no es un problema porque nunca he buscado hacerlos”.

Reconoce que por ahora esta condición no le ha impedido llevar una vida nor­mal. “Yo sé que puede sonar arriesgado o atrevido decirlo, pero yo me siento re­cuperada al cien por ciento. Una mente positiva es poderosa y estoy segura de que la enfermedad no está en mí, no la siento. Yo le hablo a mi cuerpo y a mis células con amor. He tenido que cam­biar; antes, yo quería cumplirle a todo el mundo y me quedaba de última. Ahora sé que primero soy yo”.

Es bien sabido que muchas personas en el mundo han revertido enfermedades mortales con una actitud positiva, y con la energía tan desbordante y optimismo de Linda Palma, es muy posible que ella logre el milagro de su recuperación.

Comments (1)

  1. Jose Antonio dice:

    Estoy seguro que LINDA lograra superar su enfermedad, se nota en Ella una anergia altamnete positiva, sigue adelante hermosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *