Facebook Twitter Instagram Youtube

Marcela Carvajal: 25 años de actuación apasionada, nada pornográfica

Escribe: Omaira Ríos Ortiz

Este año la actriz Marcela Carvajal, la maestra Esther Chevallier en la serie de Caracol Televisión, La Nocturna, cumple 25 años de carrera artística cimentada a pulso con excelentes y convincentes actuaciones en televisión, teatro y cine. Desde que comenzó en 1992 con su participación en la novela Espérame al final, no ha parado de trabajar, tanto que ni siquiera se acordaba que estaba cumpliendo un cuarto de siglo en el medio artístico. Por eso no planea celebrar el aniversario con algo especial. “Lo hago trabajando, es la mejor manera de celebrar. Yo ni siquiera me acordaba y en estos días alguien me lo recordó”.

LA BELLEZA ES LO DE MENOS

Marcela es de esa especie rara de actrices sexis e incuestionable belleza, que no ha basado su carrera en su atractivo físico, en generar escándalos o polémicas o en explotar su cuerpo de Barbie. Por el contrario, aunque es de dominio público que estuvo casada corto tiempo con el músico Carlos Posada, en la actualidad está  felizmente casada desde hace diez años con Alberto Enrique Gaitán, con quien tiene dos preciosas hijas de 8 y 9 años, llamadas Luciana y Cristal, respectivamente, su vida privada no ha sido el principal motor de su carrera.

Ella misma explica cómo ha logrado ese equilibrio entre la actuación, la fama y su vida íntima.“Es imposible ocultar algunos aspectos de la vida personal, pero se trata de saber cuidar la intimidad, hay que ser cuidadosos con lo que se dice y cómo se dice”.

Sabiamente, la actriz ha sabido vivir y tener una buena relación con la prensa del corazón, permitiéndole conocer algunos aspectos de su vida familiar, sin caer en el terreno de la indiscreción. Confiesa que sus hijas ya están acostumbradas a salir en las revistas y de algún modo disfrutan con el hecho de tener una madre que es un ícono para esas personas que se le acercan a pedirle un autógrafo o una foto e incluso han llegado a reclamarle porque no ha vuelto a salir en una entrevista.

“Más importante que mi vida personal deben ser mis personajes, por eso trabajo para perfeccionarme cada día y también para aprender de ellos. Por ejemplo, con mi personaje en La Nocturna me he dado cuenta de la importancia de la economía porque todo en nuestra vida se cruza con todo”.

A sus 48 años tiene una figura de quinceañera que cuida con una sana alimentación y una buena disciplina de gimnasia. Confiesa que practica los ejercicios del boxeo para tonificarse, pero no boxea. “No soy capaz de pegarle a nadie”.MarcelaCarvajal (2)

ENTRE EL DEBER Y LA PASIÓN

Desde joven siempre sintió pasión por las artes escénicas pero sus padres la obligaron a estudiar psicología. “Ahora les doy las gracias porque en esa época no había la posibilidad de una forma­ción académica y ellos temían que no pudiera vivir de la actuación. Ahora veo que la formación académica da estruc­tura y disciplina”. Cual hija ejemplar les dio gusto a sus padres estudiando Psi­cología en la Javeriana, sin renunciar a su sueño; a la par que estudiaba lo que querían sus padres aprovechó para to­mar cuanto curso bueno de teatro y baile que había en su momento, no solo en Colombia sino en Francia y Nueva York donde también estudió dirección de cine y televisión.

Sus estudios de teatro y baile le permi­tieron hacer parte de grupos de teatro como El Balcón con el que pudo viajar a Noruega, Finlandia y Holanda con la obra Severa vigilancia. “Estuvimos tam­bién en el Festival de Aruba con el Negro Orduz, entonces Yuldor Gutiérrez y David Cortés que eran los productores inscri­bieron la obra en el festival de Aruba y allí fuimos invitados”.

Desde su primera aparición en Espéra­me al final, su carrera parece iluminada por una permanente luna creciente, siempre en ascenso: vale la pena re­cordar algunas series y novelas como En cuerpo ajeno, De pies a cabeza, Ma­ría María, La sombra del deseo, Yo amo a Paquita Gallego, ¿Por qué diablos?, El informante, Ok Tv, La Venganza, Contra el tiempo, La entrega y Pecados capita­les. Su consagración internacional llegó cuando protagonizó a Alejandra Mal­donado en la novela Hasta que la plata nos separe, de RCN Televisión.

En cine ha participado en seis películas, tres con Harold Trompetero: Diástole y sístole, Dios los junta y ellos se separan y Buscando a Miguel. Con Fox Telecolom­bia actuó en La pócima y la serie Lynch.

NADA PORNOGRÁFICA

En teatro ha participado en cerca de diez montajes entre los que se destacan: Severa vigilancia, Amo­res que matan, El amante, Monólogos de la vagina, Hay un complot 2 -con la que estuvo en cartelera en el Teatro Patria hasta el pasado 12 de octubre- y Una relación pornográfica, obra que protagonizó y produjo con Patrick Delmas hace dos años y que espera poner nuevamente en cartelera a partir del 13 de octubre. Ellos desean llevarla a diferentes ciu­dades de Colombia pero la mojigatería de algunos empresarios colombianos de ciudades intermedias no ha facilitado la gira. “Ya estuvimos en Cali y en Cartagena –donde la empresaria terminó estafán­dolos y tuvieron que demandarla-. Nos gustaría ir a Medellín pero hay mucha prevención contra el título, hasta nos han pedido que lo cambiemos para poder contratarnos, pero es una obra clásica y ese es su título, además es una hermosa historia de amor que no es pornográfica”.

MarcelaCarvajal (3)

TALENTO Y SUERTE

Mientras cientos de actores han abandonado el país para buscar mejores oportunidades en Miami, Los Ángeles, Canadá, México, Argentina o España, Marcela Carvajal ha logrado construir una sólida y fructífera carrera en Colombia. Si su­mamos todas sus participaciones en teatro, cine y televisión durante estos 25 años, encontramos un promedio de una producción por año. En este tiempo ha estado nominada a diferentes premios en 16 oportunidades y ha ganado 8 trofeos. ¿Cómo lo ha logrado? Ella es consciente de que se ha esforzado por ser una profesional seria y dedicada que a veces ha tenido suerte de obtener buenos papeles. “En algunos casos he podido elegir mis personajes, pero no siem­pre se puede uno dar ese lujo, así que también he tenido suerte cuando me han dado un per­sonaje o cuando me lo han negado pero luego ha venido uno mejor. A mí sí me gustaría salir y trabajar para conocer otros sistemas de pro­ducción, pero no he obtenido el papel o me han ofrecido algo mejor en Colombia”.

Reconoce que aunque dirigió un corto en Nueva York titulado The man of my life, para graduarse y dirigió otra serie de 13 capítulos para Raquel Sofía Amaya, para el Ministerio de Protección y Bienestar Social, prefiere quedarse con la actua­ción. “Me di cuenta que es muy complicado y más difícil para las mujeres directoras”.

MarcelaCarvajal (1)

Su papel en la serie La Nocturna la ha hecho muy feliz porque con esta producción Caracol volvió a las raíces de la producción nacional. “La Nocturna volvió a demostrar que podemos ser universales con historias netamente colombia­nas y es gratificante saber que el público volvió a encender los televisores a una hora tan tarde para vernos. Demostramos que podemos hacer historias atractivas para los colombianos.”

Marcela Carvajal es un claro ejemplo de que el talento, la disciplina, la pasión, la mística y el profesionalismo traen buena suerte y son más confiables que el boom de un desnudo, la exal­tación de la belleza física o juventud efímera y que con ellos es posible ser profetas en nuestra propia tierra. Con esta actitud constante en su vida, de seguro tendremos a Marcela Carvajal por otros 25 años más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *