Facebook Twitter Instagram Youtube

OLGA ELENA MATTEI: UNA MUJER SIN MIEDO

Escribe: Sandra Jaramillo

Hay una formidable iniciativa llevada a cabo por la Secretaría de Equidad de Género del Departamento de Antioquia, en la
que se realizaron para televisión cerca de medio centenar de microprogramas de cinco minutos de duración, que relatan las historias de una serie de mujeres que han trascendido en sus vidas y sus oficios a fuerza de desplegar autonomía, de ser ellas mismas aún por encima de las oposiciones de la sociedad y de sus familias. A esta interesante serie se le ha dado el nombre de “Mujeres sin miedo”.

“una serie de mujeres que han trascendido en sus vidas y sus oficios a fuerza de desplegar autonomía”

Rocío Pineda, la Secretaria de Equidad de ese departamento, explica que la inequidad de género se combate tratando de inculcar a las mujeres el imperativo de su autonomía. Que no tengan miedo a educarse, no tengan miedo a trabajar, no tengan miedo a denunciar, a hablar, a expresar sus opiniones, a participar. Buena parte del relato patriarcal – dice- se construye sobre la base de inculcar a las mujeres un miedo a ancestral a ser ellas mismas.

La lista de las mujeres incluidas en la serie es fascinante: usted encuentra desde pintoras como Dora Ramírez o Débora Arango, pasando por personalidades políticas como Berta Hernández de Ospina o Nohemí Sanín, líderes indígenas como Eulalia Yagarí o Hilda Liria Domicó Bailarín, santas como la Madre Laura, hasta personalidades como Pilar Velilla o Alicia Mejía, y talentos como Isa Katherine Mosquera o las Hermanitas Calle.

TvCámaras hizo la realización y hay un profundo trabajo investigativo detrás del magnífico resultado obtenido.

Olga Elena Mattei, una puertorriqueña radicada en Medellín desde su infancia, hace parte de esa lista de mujeres sin miedo.

Poetisa, estudió Filosofía y Letras en la Universidad Pontificia Bolivariana, su obra ha sido traducida a varios idiomas y se ha presentado en los principales auditorios del mundo. Ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Poesía Guillermo Valencia en 1973; el Premio Internacional de Poesía Café Marfil, en Madrid en 1974; la Orden Les Aniseteurs du Roi, París en 1976; y el Premio Nacional de Poesía “Porfirio Barba Jacob”, Medellín en 2004.

“Sílabas de Arena” fué su primera publicación en 1966, cuando cumplía 33 años de vida, y desde ese momento ha editado 18 libros que han tenido resonancia en el mundo cultural. Cristina Peri Rossi, la escritora Uruguaya exalta en la poesía de Olga Elena Mattei el hecho de que “no se limita a cantarles a los seres y a las cosas, sino que, además, lo hace de manera profunda, crítica y con gran decisión, y a veces sobre motivos encontrados”.

entrevista1

Esa condición irreverente, contestataria, ese “sin miedo” de Olga Elena Mattei se expresa de manera nítida en este poema escrito en 1970:

Yo soy una señora burguesa
con la barriga inflada
y escribo poesías
con dolor de garganta.
He sido
niña prodigio
muchachita insoportable
mala estudiante
reina de belleza
modelo
de esas que anuncian
sopas, o telas o artículos diversos…
Me metí en este lío inevitable
de enamorarme
y sacrificar a un pobre hombre
hasta convertirlo en un marido
(sin mencionar de paso
en qué me he convertido)
y cometí el abuso social
imperdonable
de tener cinco hijos.
He fracasado como madre

como esposa
como amante
como lectora
como filósofa.
Lo único que puedo hacer
mediocremente bien
es ser
señora burguesa
y despreciable
imperdonablemente inútil.
Y eso
es precisamente lo que me infla
la barriga
y me hace escribir poesías
con el dolor de garganta
que me saca la rabia.
Porque todos los días me acuerdo
de la guerra y el hambre
que son tan reales como las señoras
a la misma hora
en que estoy aquí sentada
como una pendeja.

Poema publicado en La gente, 1972

Así habla Olga Elena de ella misma en una conferencia célebre “¿Leo lo que soy, o soy lo que leo?”: “Vivíamos en Caracas, donde mi padre acababa de crear una central azucarera que fracasó cuando la maquinaria de refinería se hundió en el Atlántico, en uno de los buques torpedeados, al comenzar la Segunda Guerra Mundial”.

OBRAS DE OLGA ELENA MATTEI
Sílabas de arena (1962); Pentafonía (1964); La gente (1973); Huellas en el agua (1974); Cosmofonía (1975); Conclusiones finales (1989); Regiones del más acá (1994) Cosmoagonía; Los ángeles del océano.

“Nos trasladamos a Colombia. Por los primeros meses, vivimos en la casa de los abuelos. Tres patios antioqueños y un solar lleno de arbustos como sagrarios; y una biblioteca sagrada, con ocho armarios de vidrio repletos de libros… Y la primera vitrola que llegó a aquel pueblo bobo llamado Medellín”.

“La familia y sus amistades sólo hablaban de libros, de la última novela, de Ópera, de Arte. El abuelo era pintor, las seis hijas (mis tías), hábiles artesanas. Tengo nueve años y docenas de libros: Las obras maestras adaptadas para niños. Se ha discutido mucho acerca de si esta idea es buena o mala. Que una vez que de niños se ha leído al Quijote, ya nunca se le volvería a leer de adulto… Puede ser, pero no infaliblemente.

Yo creo que el que no encuentra tiempo para leérselo de verdad, más tarde en la vida, mucho menos, lo hubiese encontrado, si de niño no lo hubiesen iniciado en el placer y en la vanidad intelectual…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *