Facebook Twitter Instagram Youtube

Paola Rey, una mujer bendecida

Escribe: Omaira Ríos Ortiz

Siempre dije que quería ser mamá, y ahora que lo soy me doy cuenta de que es una experiencia más importante de lo que imaginaba. Amo ser mamá, me encanta estar embarazada; es una de las mejores etapas de mi vida. Siento que con mis hijos redescubro la vida a través de sus ojos, cuando aprenden a caminar, a comer, a hablar. Es una experiencia maravillosa”.

2.3En 1996, Paola Andrea Rey era una joven estudiante de bachillerato de 15 años, que alternaba la escuela con talleres de actuación y comenzaba su carrera artística con un papel coprotagónico en la serie Fuego Verde, de RTI. Por su participación en este drama, que duró dos años al aire, Paola ganó un premio como mejor actriz revelación, en 1997, lo que fue el inicio de una brillante carrera plagada de éxitos nacionales e internacionales.

“Como era menor de edad, mi mamá me acompañaba a las grabaciones”. En esa época, ella asistía a las entrevistas vestida con el uniforme del colegio La Presentación en Bogotá; posteriormente, inició estudios de ingeniería. “Yo estudié becada, todo el tiempo. Desde chiquita siempre dije que quería ser actriz, y mis padres me apoyaron para que tomara cursos vacacionales de actuación, siempre y cuando me fuera bien en los estudios. Comencé a trabajar cuando estaba todavía en el colegio. Salía a las 2:00 de la tarde, y a las 2:15 ya estaba estudiando en La Casa del Teatro; me quedaba allí hasta las 6:00 pm, y mi padre pasaba a recogerme. Los sábados estudiaba de 9:00 de la mañana a 2:00 de la tarde”.

BELLEZA AL NATURAL

Después de 22 años vuelvo a encontrarla, y me sorprende ver que su belleza tan natural y fresca sigue intacta. Cuando inició su carrera, la belleza de su rostro impactaba por la lozanía de la piel, que lucía perfecta aún sin maquillaje. Ella proyectaba una mezcla de inocencia y frescura, propia de una niña con los modales aprendidos en un hogar sano, y de una colegiala juiciosa en sus estudios.

Pese a su corta edad, era notable su disciplina y seguridad sobre lo que quería y podía. Posaba para las fotos y respondía con naturalidad, sin prevenciones.  Era responsable y apasionada por su naciente carrera actoral.

Esas cualidades siguen siendo las mismas, con la diferencia de que la Paola actual muestra la madurez de una mujer realizada, tanto en su profesión como en su rol de feliz madre y de esposa del también actor Juan Carlos Vargas. Tal vez lo más encantador de ella no sea la belleza física sino su actitud natural, dulce, sencilla y descomplicada, que persiste todavía, aun cuando su éxito y fama ya trascienden fronteras.

UNA CARRERA DE ÉXITO

2.2Desde que comenzó, Paola Rey ha brillado como una estrella polar en producciones tan importantes como Corazón prohibido, Por qué diablos, La baby sister (su primer protagónico), Pasión de gavilanes (que la internacionalizó), La mujer en el espejo, Amores de mercado, Montecristo (donde conoció a su esposo Juan Carlos Vargas), Tiempo final, Los detectives y el Víctor, Sala de urgencias y Las muñecas de la mafia. Netflix y Caracol acaban de terminar la segunda temporada de esta última producción, y su estreno podría ser entre diciembre y enero.

Pero Paola también ha incursionado en el cine, en cuatro producciones: Como el gato y el ratón, Espejos, La Man Cave y Sofía. En esta última película de cinearte, dirigida por Famor Botero, un colombiano radicado en Nueva York, interpreto a la protagonista, una mujer que lo da todo por su familia; cuando cada uno toma las riendas de su vida, ella se da cuenta de que se ha olvidado de sí misma, y debe replantear su existencia”. El estreno está previsto para enero o febrero de 2019.

Es curioso que en su currículum no tenga experiencia teatral, aunque sueña con ella: “Me encanta el teatro; me han invitado a varias producciones, pero no he podido por falta de tiempo. Siempre han coincidido en épocas en las que estoy grabando; o cuando no lo estoy, ya la obra está terminando temporada. Espero algún día poder tener tiempo para el teatro”.

FAMILIA, UNA PRIORIDAD

La actriz se casó con el actor Juan Carlos Vargas en 2010, y en julio de 2013 tuvo a Oliver, su primer hijo. En mayo de este año volvió a ser madre de otro hijo llamado Leo. Durante siete años vivió en Miami, como artista exclusiva de Telemundo, y aunque le iba de maravilla, prefirió regresar a Colombia por amor a su familia.

2.1

Siempre dije que quería ser mamá, y ahora que lo soy me doy cuenta de que es una experiencia más importante de lo que imaginaba. Amo ser mamá, me encanta estar embarazada; es una de las mejores etapas de mi vida. Siento que con mis hijos redescubro la vida a través de sus ojos, cuando aprenden a caminar, a comer, a hablar. Es una experiencia maravillosa”.

Yo crecí en un hogar muy unido, en una familia con mucho amor, y quería que mis hijos tuvieran la experiencia de estar rodeados y protegidos por las dos familias. Regresé porque mi prioridad es mi familia, y puedo ver en mis hijos que ha sido la mejor decisión para su felicidad. Mi hijo mayor adora la navidad y ya tiene el cuarto lleno de adornos, porque sabe que en esa fecha nos reunimos todos”.

El rostro se le ilumina cuando habla de sus hijos y de su esposo. Casi es posible tocar su estado de plenitud. “Antes de conocer a Juan Carlos yo lo admiraba como actor, y cuando trabajamos juntos en Montecristo pude darme cuenta de que era un ser humano tranquilo, sereno, objetivo, mesurado, responsable y lleno de valores. Viene también de una buena familia, y tenemos las mismas metas con relación al hogar. Definitivamente él es el amor de mi vida, el definitivo. Nuestro romance no fue algo explosivo, de un día para otro, sino que nos tomamos como tres meses para conocernos y construir nuestro amor”.

Cuando hace un balance de su pasado profesional, Paola se siente infinitamente agradecida por todas sus participaciones: “Cada una marca una etapa de mi vida, cada una fue un peldaño”.

Recuerda con agradecimiento a Humberto Rivera, quien la descubrió para Fuego Verde; a Víctor Mallarino, el actor con el que protagonizó La baby sister, porque fue comprensivo, le brindó confianza y consejos sabios; y, finalmente, a la serie Pasión de Gavilanes, porque la hizo famosa en el extranjero: “Sigue siendo la producción más exitosa, y todavía es una sensación. Hay personas que me confiesan que la han visto hasta tres veces”.

Gracias a la vida que me ha dado tanto”, es seguramente la estrofa de la canción que mejor resume la vida personal y profesional de Paola Rey, una actriz que se mantiene vigente después de 22 años de carrera, gracias a que ha sabido combinar talento, disciplina, belleza y responsabilidad en el trabajo. Y, al mismo tiempo, coherencia y convicciones férreas al manejar su feliz hogar, que le traen como recompensa una vida plena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *