Facebook Twitter Instagram Youtube

PARA APRENDER POR QUÉ EL CHOCÓ SÍ TIENE FUTURO, Entrevista a A Amy del Mar Piñeres Salazar

Escribe: Alberto Morales.

Llegó tarde a la entrevista, agitada, como en cualquiera de sus días normales. Venía de la Clínica Comfenalco y ese día hubo muchos pacientes. También trabaja en la Clínica de la Universidad Pontificia Bolivariana y, para variar, es docente.

Está ahí, frente a nosotros, destilando simpatía, llena de juventud, y no nos alcanzamos a imaginar de dónde sale tanta energía, tanta capacidad de trabajo, tanta inteligencia. Amy del Mar es del Chocó, nació en Quibdó y es también médica cirujana, luego de recorrer un periplo de estudios que la llevó desde terminar el bachillerato allá en donde nació (en colegio público, porque -quien lo creyera- en el Chocó es de más calidad la educación pública que la educación privada) para irse luego a la Universidad Javeriana en Bogotá en donde se hizo médica general. El rural, como era apenas de esperarse, fue también en Quibdó, en el Hospital Ismael Roldán Valencia. Pasa por un MBA con doble titulación en Colombia y en España y salta a Medellín, a especializarse en Cirugía General en la Universidad Pontificia Bolivariana ¡Vive estudiando! Es instructora del ATLS Advance Trauma Life Support del American College of Surgeons.

¿De dónde surge esa vocación por la medicina?

Nos cuenta que es una vocación familiar. Su papá, el también médico cirujano Carlos Piñeres Fuentes, muy cartagenero él, trabajaba en el Hospital Naval allá, en el Corralito de Piedra, y de repente ocurre una coyuntura que lo lanza a trabajar en Istmina, en el hospital de ese municipio, del que fue director, y entonces lo atrapan el paisaje y la cultura chocoana. Ya no quiso regresar, echó raíces, tuvo hijos en segundas nupcias, trabajó luego en el Hospital San Francisco de Asís, fue director del Seguro Social, en fin.

¿Y sigue ella vinculada al Chocó?

Pero claro que sí, responde, y entonces se extiende en contar con entusiasmo la suma de proyectos que absorben su vida y sus energías: GEInnova es la primera, una organización no gubernamental que acoge a emprendedores e interactúa con ellos, con el objetivo de ampliar redes de cooperación e innovación empresarial. Fue constituida para promover el emprendimiento, el aumento de tejido empresarial y privilegiar la creación de empresas innovadoras.

¿Emprendedores en el Chocó?
Le decimos con incredulidad

Y entonces se extiende en una larga explicación sobre los daños que ha hecho a la gente de su departamento la política paternalista de los gobiernos centrales que instauró una cultura de esperar a ver qué nos dan. Si a la corrupción se suma el hecho de que, salvo el sector público, son muy escasas las fuentes de trabajo, el escenario no es nada prometedor, por lo que hay que dar la batalla por el emprendimiento, por que la gente entienda que es posible labrarse su propio futuro. Y claro que se puede lograr, dice, pues GEInnova está involucrada en proyectos que van desde actividades agrícolas, piscicultura, pesca artesanal, hasta proyectos turísticos. Una suma de emprendimientos que involucran la creación de oportunidades económicas, proyectos de generación de ingresos, fortalecimiento y desarrollo de actividades productivas.

“… hay que dar la batalla por el emprendimiento”

No se detiene a respirar. Expresa que más recientemente, están incursionando en proyectos relacionados con energías renovables, como el Parque piloto solar eólico de la Institución Educativa Ecoturística Litoral Pacífico, en Nuquí, con el apoyo del gobierno alemán; y habla de una consultoría que realizan al servicio de la Empresa Gestión Energética S.A E.S.P GENSA, para la evaluación de sistemas energéticos auxiliares, además de la elaboración de una propuesta para la implementación de sistemas solares fotoválticos en Puerto Inírida, Guanía.

Y se despacha, sin prepotencia, a hablar de que han trabajado con socios como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, La empresa Wolterbeck Internacional, domiciliada en la muy lejana ciudad de Salamanca en la madre patria, y en términos reales, refiere los municipios del Chocó en los que desarrolla su actividad: Tadó, Cantón de San Pablo, Atrato Riosucio, Nuquí, Bahía Solano, Medio Baudó, Alto Baudó y Litoral de San Juan.

¿Y no hay proyectos referidos al tema de la Salud?

Pero claro que sí. Y nos habla de CITARÁ ORAL, a través de la cual realizan cirugía oral y cirugía maxilofacial tanto como de CEDI ORAL, dedicada a estudios diagnósticos. Y entonces se entusiasma al relatar los alcances del trabajo que realiza en torno al Grupo de Cirugía Mínimamente Invasiva, que busca integrar a los cirujanos de Quibdó, reducir costos en el manejo de pacientes, con el beneficio de las altas tecnologías ligadas a este tipo de cirugía.

¿Son chocoanos los miembros de Geinnova?

Sin duda alguna. Se trata de un grupo interdisciplinario liderado por un administrador de empresas, un odontólogo cirujano, un ingeniero industrial y ella misma. Es un esfuerzo conjunto que trabaja con pasión y que está convencido además de que es en la educación en donde se centra el reto de la transformación social. Y entonces narra con dolor una especie de epifanía que tuvo en torno al imperativo de la educación como condición del desarrollo.

¿Qué fue lo que la inspiró?

Narra una conversación sostenida con el alcalde de Sipí, un pueblo alejado que ella no conoce aún. El alcalde le contó con frustración que logró con un gran esfuerzo instalar por fin el acueducto en su municipio, pero que su iniciativa nunca funcionó. Los habitantes del pueblo desenterraban las tuberías que pasaban por sus casas, las arrancaban y las vendían o las utilizaban en otras actividades artesanales.

La ignorancia perpetúa el atraso. Sin educación nada es posible.
Pero de nuevo se le iluminan los ojos. Se despide, tiene que irse con prisa, hay muchas cosas para hacer…

No hay duda, Amy del Mar Piñeres Salazar es un argumento incontrovertible: el Chocó tiene futuro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *