Facebook Twitter Instagram Youtube

VALERIA VARGAS LA NIÑA KARTISTA CON AROMA DE GLORIA

Escribe: Omaira Ríos O.

El día que Juan Pablo Montoya vio correr por primera vez a Valeria Vargas en el Winter Tour de Florida, Estados Unidos, de inmediato le ofreció al padre de la niña integrarla a su equipo de karts. Eso significa que, desde entonces, Valeria tiene la asesoría directa del mejor corredor de autos de Colombia, cuando ella está en Estados Unidos o cuando él viene al país, y la del hermano de Juan Pablo, Federico Montoya, cuando la niña practica y corre en el Kartódromo Juan Pablo Montoya de Tocancipá, en Colombia.

Juan Pablo pudo percibir el aroma de gloria en Valeria, quien corría por primera vez en Estados Unidos con niños que conocían mejor la pista y estaban en su territorio, y que pese a ser la única mujer, se destacó por su inteligencia, serenidad, pericia, habilidad y seguridad para correr e incluso superar a sus competidores.

ADN DE CAMPEONA
No es gratuito que Valeria tenga estas habilidades innatas para conducir y tal pasión por el vértigo de la velocidad y la adrenalina. Ella hace honor a su padre, Diego Vargas, piloto apasionado de autos en la categoría TC 2000 (Turismo de Carretera). Diego es un ingeniero de sistemas de 36 años, empresario y emprendedor versátil, dueño de la constructora Nick Tec en compañía de su padre, de H2O Racing Importadora y distribuidora exclusiva para Colombia de los chasises italianos para Karts marca Birel y de Nick Truck, una empresa de tractomulas que brindan el servicio de transporte de líquidos, y en su tiempo libre disfruta compitiendo y ganando en carreras de autos.

En la estantería que está a su espalda reposan más de 50 trofeos por carreras y competencias ganadas por él o por su equipo de corredores. Y es que Diego corre por placer, pero el comerciante que bulle en él sabe aprovechar las oportunidades, y por ello creó el equipo de carreras Nick Teck Motor Starts, dos de sus autos compiten en el CNA, Campeonato Nacional de Carreras, uno en el TC 2000 y su hija Valeria corre con su kart en el H2O Racing. Curiosamente es esta pequeña la que no solo lo llena de orgullo y satisfacción, sino que gracias a su desempeño en la pista, 11 niños pagan por correr en el equipo.

Diego ha sabido capitalizar con serenidad e inteligencia la carrera de Valeria, sin perder su polo a tierra. “Ante todo es mi hija y mientras ella quiera yo la voy a acompañar y apoyar siempre, corredora o no, debe formarse y estudiar una profesión y ser una persona educada.  Por eso siempre viajo con ella y me aseguro de que haga sus tareas y se actualice. Pedimos los permisos necesarios en el colegio y con mi esposa, le conseguimos profesores particulares.

Por fortuna ella es muy juiciosa y yo la premio después de estudiar llevándola a los centros comerciales a comprar lo que más le gusta: ropa.” Diego confiesa que Valeria es muy femenina y ya tiene muchos admiradores, niños que compiten con ella, que le confiesan su interés por internet, pero cuando la ven a duras penas le dan el saludo. Tal vez la fama de la niña los intimida, pero ella es espontánea y a la hora de las fotos toma la iniciativa de abrazarlos.

VALERIA VARGAS LA NIÑA KARTISTA CON AROMA DE GLORIA

UNA NIÑA DE METAS CLARAS
Mientras su padre se despliega en elogios por su positivismo, disciplina, seguridad, excelente memoria y concentración, asegura que no quiere que se pierda la infancia y por eso mismo después de la entrevista programaron ir a una fiesta familiar en vez de entrenar, ella hace cara de que preferiría ir al kartódromo.

Es claro por su actitud que no compite presionada o forzada por su padre, al contrario, le apasiona tanto que confiesa estar a gusto con su estricta rutina. Se levanta a la 6 am para ir al colegio Colombo Británico, llega a las 3 pm y se viste para ir al kartódromo hasta las 6 pm, luego llega a su casa y hace tareas para acostarse a las 8:30 pm. Ella asegura que le gusta y entrenar no es un sacrificio, sino un momento de diversión. Los fines de semana prefiere entrenar más que ir a fiestas o reuniones con sus amistades, porque a sus 9 años tiene claro que quiere ser la mejor.

Fue Valeria quien tomó la iniciativa de correr cuando su padre compró hace dos años un kart para su hermanito Juan Diego, entonces de dos años, pero fue ella quien pidió correrlo. Para sorpresa de su padre, la niña de siete años demostró con naturalidad sus dotes de corredora. En su primera carrera quedó de tercera y en ese primer año ganó tres carreras contra competidores más experimentados.
En 2013 subió once veces al pódium y de esas once, en cinco ocupó el primer puesto. Obtuvo 4 poles potition (derecho a salir de primera) y quedó de tercera en el campeonato. Hubiera quedado de primera si sus asistentes no hubieran cometido un error técnico. Estas virtudes demostradas con solvencia sirvieron para que Valeria obtuviera su licencia de conducción internacional a los 7 años.

En lo que va corrido del año ha ganado 5 carreras de Rotax, 7 pole potition y ha subido al pódium 8 veces. Van 9 válidas de las 10 del año y Valeria ocupaba el tercer lugar al cierre de esta edición, con altas probabilidades de lograr el campeonato en la última válida que se corre en octubre.

UN FUTURO PROMISORIO
Del 14 al 19 de octubre asistirá al Panamericano de Rotax MAX en Carolina del Norte en EU. Y del 22 al 25 del mismo mes correrá en el Rok Cup International South Garden, en Lonato, Italia, la carrera de karts más emblemática de Europa.

VALERIA VARGAS LA NIÑA KARTISTA CON AROMA DE GLORIA

VALERIA VARGAS LA NIÑA KARTISTA CON AROMA DE GLORIA

En julio de este año hizo un test de manejo con el equipo de Juan Pablo  Montoya. Este consiste en verla conducir en diferentes situaciones durante tres días. El resultado fue sorprendente. Según el análisis de Montoya, Valeria demostró ser una corredora muy regular, sin altibajos, con una gran capacidad para mantener el nivel, solidez mental, inteligencia, excelente memoria y gran serenidad para enfrentar los momentos críticos. Todos estos resultados ratifican que esta niña huele a gloria y tendremos campeona para  muchos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *