Facebook Twitter Instagram Youtube

El pequeño gran universo de la moda

Escribe: Camila Díaz

Si bien se dice que la moda es cíclica, podemos ver cómo ésta se posiciona gracias a que grandes marcas e ídolos internacionales, como cantantes o actores, las usan y le imprimen su sello personal.

Hoy en día podemos ver cómo personajes reconocidos buscan plasmar la esencia de sus outfits en todo lo que los rodea, sus vehículos, mascotas, accesorios e incluso esas pequeñas personitas que alegran sus vidas.

Al hablar de moda, es común enmarcarla o tener como referente prendas que independiente de su género son usadas por adultos, dejando de lado un universo completo en lo referente a la moda para pequeños.Moda (5)

Habitualmente, cuando vemos una mujer en embarazo, le preguntamos: ¿es niño o niña?; e inconscientemente, al recibir su respuesta, la relacionamos con un color: azul o rosa, segmentando su género en términos cromáticos y asignando un color como medio de expresión. Sin embargo, esto no siempre fue así. Antes, la diferenciación que se daba no era entre niño o niña, sino entre adulto y bebé. Es por esto que todos los pequeños, independientemente de su género, vestían de blanco más o menos hasta los 7 años de edad, evitando confusiones.

Con el pasar de los años, después de la Primera Guerra Mundial, aparecieron los colores en tono pastel, lo cual ayudó a generar una diferenciación entre bebés de uno u otro sexo, con una gran sorpresa que apareció publicada por la Revista Earnshaw´s Infants Department en 1918: “La regla generalmente aceptada es rosa para los chicos y azul para las chicas. La razón es que el rosa es un color más decidido y fuerte, más adecuado para los niños, mientras el azul que es más delicado y refinado, es mejor para las niñas”.

Deliberadamente, después de la Segunda Guerra Mundial, algunas marcas de la época comenzaron a comercializar prendas azules para los hombres y rosas para las mujeres con el fin de aumentar sus ventas, yendo en contravía de la tradición y estandarizando así esta tendencia hasta la fecha actual, aclarando que preferencias como el minimalismo, la elegancia y la sobriedad están incursionando con mucha fuerza en el estilo de estas pequeñas criaturas.Moda (1)Con lo anterior podemos concluir que aunque el rosa y el azul siguen vigentes, los tonos grises, tierra y principalmente el blanco, está entrando de nuevo en todo su furor, trayendo al presente esa moda pasada en donde el blanco era el color característico y predomínate para identificar a los bebés.

Pero como la moda no solo hace referencia a las prendas de vestir, estos tonos son una tendencia que también está robándose la decoración de las habitaciones, los accesorios y hasta el mobiliario.

La gran variedad y la ternura que generan las distintas colecciones que sacan para estos chicos, hace que al momento de compra se produzca confusión entre lo que se desea y lo que realmente se necesita. Por eso a continuación haremos un corto listado de las prendas que no pueden faltar en el armario de un bebé:

Moda (3)Bodies: son prendas básicas que se pueden llevar en cualquier tono que combine con las demás prendas que se le pondrán al bebé. Es ideal que sean 100% algodón y de ser posible que tengan botones en la parte superior, para evitar aporrear la cabeza del pequeño, principalmente cuando es recién nacido.

Pijamas: es importante que sean fáciles de poner y quitar, e indispensable que puedan desabrocharse sólo en una parte cuando se desea cambiar el pañal.

Camisetas y pantalones: deben ser de tejidos suaves y ligeros, así el bebé podrá estar mucho más cómodo.

Medias o escarpines: pequeños calcetines para protegerlos del frío.

Toalla con cabecera y cobija: estas dos, además de su suavidad, deben tener un tamaño que logre envolver al bebé.

Teniendo claro las prendas básicas que se deben incluir en el armario, entramos a hablar temas de estilo, recalcando que la moda para pequeños es una fiel copia de la moda para adultos, siendo esto tan evidente, que muchas marcas reconocidas optaron por sacar clones de prendas de adultos aplicados a tamaños para pequeños. Es por lo anterior que el rosa excesivo, y el azul penetrante, aunque siguen vigentes, vienen perdiendo fuerza, ya que pequeñas prendas en tonos neutros como el beige, crema, arena, gris y café han logrado incursionar y enamorar a madres y padres.Moda (2)

Para inicios de 2017, se recomienda usar para las niñas estampados de colores, acompañados de tonos blancos, con un plus en algún accesorio que la los acompañe: cinturón, pañuelo, bolso, etc. Para los niños se recomiendan estampados, rayas y lunares donde los colores que destacan son el naranja, rojo, azul penetrante, amarillo y verde.

Para ambos, el estilo hippie chic es la gran tendencia y aunque es difícil imaginarse un bebé con flecos, encajes, prendas en lino o transparencias, al entrar en esta onda se robará todas las miradas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *