Facebook Twitter Instagram Youtube

Obra Verde

Escribe: Catalina Morales

Cada minuto se sienten más intensamente los efectos del cambio climático en todo el mundo, sumado a que la industria de la construcción es responsable de hasta un 40% de las emisiones de carbono de origen humano. Los individuos, tanto como los gobiernos, están comenzando a tomar mucho más en serio la tarea de construir casas respetuosas del medioambiente.

La construcción Eco-amigable consiste en una estructura que es beneficiosa o no perjudicial para el medioambiente, y es eficiente en el uso de los recursos. Este tipo de edificación es eficaz en el uso de materiales locales y renovables, en la energía necesaria para su construcción y en la energía generada dentro de la misma.

A pesar de que hoy gracias a la atención alcanzada por el interés en el tema por parte de los gobiernos y masas representativas, ser “Eco” ha llegado a formar parte de una moda.
La necesidad de la construcción ecológica está acompañada de diversos estudios1. Estos resaltan que el impacto negativo de los levantamientos arquitectónicos sobre el medioambiente y los recursos naturales, es debido, en gran parte, a 3 acciones: el transporte de materiales por cientos o miles de kilómetros, cosa que desencadena el uso de abundante energía, tanto por la distancia como por el peso de los materiales. Le siguen los residuos como segundo mayor aportante de emisiones de carbono en la construcción de edificios, pues estudios2 muestran que casi tres cuartas partes de los residuos de la construcción que acaban en los vertederos, podrían ser enviados a reciclaje. Y finalmente, las emisiones de productos químicos peligrosos, que a partir de un edificio mal diseñado, este las crea o las atrapa.

Obra Verde (2)Aunque la moda ha hecho que construir y vivir en armonía con el medioambiente (la “Sostenibilidad”) sean términos familiares para las personas3 del común, la palabra ha sido trivializada y ha caído en boca de todo arquitecto destacado y se repite en todas las revistas de viviendas de alta gama.
El problema de que la palabra sea ya tan fashion, radica en que la moda ha pervertido el real significado de esta iniciativa que busca relacionarse y no violentar el medioambiente, y la ha degradado hasta el punto de que hoy las comunidades se refieren a su mal uso como “lavado verde”. Es entendible, ya que el término “Sostenibilidad” es cada vez más común en la construcción de la casa de lujo. Han hinchado tanto el término que se dice que una casa de 14.000 pies cuadrados alimentada con paneles solares o energía geotérmica, y donde habitan míseras 2 personas, es una casa de una familia de “conciencia ecológica”. Es fácil evidenciar que la expresión en estos casos ha alcanzado puntos de incoherencia y ya empieza a lindar con lo tonto.

Sin embargo, lo bueno es que el conocimiento de este saber específico sobre la huella de carbono que estamos dejando tanto como individuos, como habitantes de una estructura, ha impulsado la creciente demanda de una nueva industria que trae con ella toda una serie de innovaciones tecnológicas, creando un arsenal de materiales y técnicas de construcción respetuosas del medioambiente.
Estamos hablando de turbinas eólicas, paneles solares en los techos, ventanas de eficiencia energética personalizada, iluminación de alta eficiencia, bajo VOC en las pinturas, alfombras y otros materiales de construcción, la edificación con tierra apisonada, iluminación fluorescente compacta, aislamiento súper eficiente, vidrio, medidas de conservación del agua y su reciclaje, accesorios de plomería eficientes, paisajismo con plantas nativas, espacio verde protegido y mucho más.
La gama de estructuras ecológicamente construidas es amplia. Están disponibles muchas opciones para aquellos que deseen diseñar y construir una vivienda ecológica.
Incluso, según The Guardian, un estudio encontró que la construcción de una nueva casa genera 50 toneladas de CO2, pero la renovación de una casa existente emite solamente 15 toneladas. Esto indica, que propietarios de viviendas individuales pueden hacer más cosas significativas para el planeta de lo que pensaban.

COSTOSO NO SIGNIFICA INASEQUIBLE

Sumado a la ironía que ha traído la moda al trivializar las palabras “verde”, “ecológico”, o “sostenible”; la construcción ecológica es vista por algunos como un lujo que solo los ricos pueden permitirse. El argumento común contra las edificaciones verdes es que cuesta demasiado. Sin embargo, se trata de una estrecha definición de costos, pues se centra tan solo en lo que se paga por adelantado, e ignora otros costos que son a largo plazo y menos visibles (ahorrar dinero mediante la reducción de los costos de energía de funcionamiento). Además de hacer caso omiso de las recompensas.

Obra Verde (3)

Aquí hay una serie de características de las edificaciones ecológicas que usted podría incluir e implementar en su hogar fácilmente y sin inversiones exorbitantes:

◉◉Reducir el uso de energía cambiando a bombillas de bajo consumo que pueden durar hasta 100 veces más que las bombillas regulares.

◉◉El ahorro de agua con la simple recogida y reciclaje de agua de lluvia para uso en el jardín.

◉◉El uso de un par de paneles solares para calentar el agua de la ducha.

◉◉Implementación de huertas comunitarias. No deje crecer hierba, cultive vegetales.

◉◉Uso de materiales de renovación localmente crecidos o fabricados. Ejemplo: madera procedente de bosques sostenibles cercanos.

Estos cambios reducirán las cifras en sus facturas, y su simpleza demuestra que se puede vivir verde sin sacrificar el estilo o la comodidad. No se puede negar, en todo caso, que una edificación respetuosa con el medioambiente requiere un gran compromiso, pero ofrece una multitud de beneficios para el medioambiente y los residentes:

◉◉Conservación de los recursos naturales.

◉◉Mejora y protección del entorno natural de la propiedad.

◉◉Mejora de la calidad del aire interior.

◉◉Mejora de la salud y la comodidad de los residentes.

◉◉Minimiza el impacto en la infraestructura en el ámbito local.

◉◉Reducción de residuos de la construcción enviados a los vertederos.

En otros países existen beneficios adicionales que aún Colombia no ofrece. Sin embargo, mientras más crezca esta cultura y la consciencia real del compromiso con el medioambiente muestre sus frutos, los gobiernos de alrededor del mundo empezarán a unirse a iniciativas donde los propietarios o promotores de un edificio respetuoso del medioambiente ganen beneficios económicos, como lo son incentivos fiscales y/o menores costos de operación.

Incluso si usted permanece centrado exclusivamente en el dinero, la ecuación de valor de la construcción ecológica está cambiando constantemente. ¿No le parece que cada incremento en los precios del dólar o el petróleo, hace que la energía fotovoltaica (paneles solares) y aislamiento extra parezcan menos costosos?
1. Construction, real estate, and carbon emissions. A Climate Smart industry brief.
2. Cascadia Consulting Group, California Environmental Protection Agency Integrated Waste Management Board,
Targeted Statewide Waste Characterization Study: Detailed Characterization of Construction and Demolition Waste, 2006.
Generadores de energía eólica/ Fotografía: Wikimedia Commons 3. El hogar de Tom Brady y Gisele Bundchen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *