Facebook Twitter Instagram Youtube

La magia del mecato y la galguería

Escribe: Laura Bonilla

Dicen que en un idioma, hay palabras especiales para esas actividades o cosas que tienen más importancia en un lugar. Así, en donde predomina la nieve habrá más nombres para designarla que en otros donde no la hay. En Colombia hay muchas palabras para referirse a lo que se come entre las comidas principales como ‘galguerías o chucherías’ e incluso, en una región hay un verbo para designar la acción de comer dulces, snacks y comidas rápidas; mecatear. Y es que aquí hay tanta variedad de estas pequeñas comidas entre horas, que se hace entendible que tengamos un verbo solo para eso.

Cuando se ‘mecatea’ se puede elegir entre dos grupos de preparaciones; primero están los mecatos tradicionales, que los hay en versiones populares y en alta cocina, en las que la única diferencia muchas veces es la manera en que lo disponen en el plato; luego hay una serie casi incontable de dulces industrializados (que en ocasiones coinciden con los tradicionales o, a veces, se confunden).

LOS MECATOS TRADICIONALES:

Los hay de sal y de azúcar. Se reconocen porque no son una comida principal, suelen comerse como media mañana, media tarde o merienda (medias onces y medias nueves, onces, algo, tragos; o como se le quiera decir a ese espacio entre-comidas) o de postre, al final de una comida principal, se hace una excepción al mute, que en algunas zonas de Bogotá se puede cambiar por la sopa.

Entre los de dulce, la lista es incontable, además muchas de estas recetas pueden hacerse con frutas de cada región. Sin embargo, en Colombia se hacen dulces con ingredientes que tradicionalmente servirían para preparar comida de sal; ‘para la muestra de un botón’: el arroz dulce con leche, o los dulces de yuca o arracacha.Mecato (7)

Algunos de los dulces tradicionales más conocidos en nuestro país son: el cofio, el cortado, el arequipe, la leche asada, el dulce de guayaba, el subido, el manjar blanco, la natilla, los pescaditos de caramelo, las bolitas de tamarindo, las panelitas, las cocaitas, el mongo mongo, dulce de ñame, el bocadillo de plátano, los plátanos calados (y sus muchas variaciones), los plátanos con bocadillo de guayaba y queso (o gato encerrado), las bolitas de leche, el dulce de guanábana, las colaciones, el dulce de breva, el maní con dulce, la gelatina de pata, el dulce de natas, el peto, los champús, el raspado, el bollo dulce de maíz, los caballitos de papaya, los casaditos, las solteritas, la melcocha, entre otros.

Como aparte, está el helado de “paila” que se puede degustar en Pasto y que viene de una tradición que heredamos de Ecuador. Con esta técnica se producen helados muy similares a las nieves mexicanas, intermedio entre un raspado y un helado y que son bien recibidos en un día de sol. Para realizar este manjar frío se necesita un recipiente con hielo y sal; y una batea o paila de menor tamaño que pueda girarse sobre el otro recipiente con hielo. Sobre la batea se vierte pulpa de fruta con azúcar licuadas previamente y se empieza a girar la batea y a raspar las partes del jugo que se van congelando. En algunas ocasiones, a la pulpa de fruta y al azúcar se les agrega clara de huevo para que ayude a espesar más rápido y evitando que el helado se endurezca cuando se ponga en el refrigerador.

Mecato (8)

Los bocadillos de sal son igualmente variados tanto en ingredientes como en su preparación. Ahora bien, si de mecato o galguería de sal se trata, se encuentran la torta de chócolo, la arepa de huevo, el pastel de pollo, las empanadas en sus múltiples versiones, los buñuelos de frijol, los buñuelos de maíz, la papa rellena, las arepas de queso; las bolitas de plátano verde, queso y chicharrón; los montaditos de plátano, el patacón con queso o con hogao, el pandequeso, las papitas criollas fritas con limón y sal, los platanitos verdes tostados, la morcilla, los chorizos, la mazorca asada, los tamalitos, chicharroncitos; incluso, hasta consomé con pan se llega a comer a modo de tentempié.

Mecato (10)

Muchos de estos productos se encuentran por lo general en tiendas de dulces tradicionales o artesanales, en puestos en la calle y en tiendas de regalos en sitios turísticos. Otros, se preparan por tradición en casa. Algunos más se pueden conseguir en tiendas en su versión industrial (como el arequipe o las mezclas para buñuelos, natillas, etc.).

 

LOS PRODUCTOS INDUSTRIALIZADOS:

La industria alimenticia también tiene una amplia oferta a la hora de mecatear; incluso tiene productos que por su larga existencia en el mercado colombiano, parecen ser un dulce de tradición, como es el caso de las galas, ponques de chocolate, los dulces de café, algunas chocolatinas y de las panelitas. Hay otros productos que son la industrialización de una preparación tradicional: las múltiples marcas del arequipe, las mezclas de natilla, manjar blanco o de buñuelos, las infinitas marcas de bocadillos de guayaba o de bocadillos de arroz, entre otros, hacen parte de este tipo de oferta.

Mecato (11)Por lo demás, se puede conseguir gran variedad de papitas con sabor a todo (incluyendo el sabor a papa), las galletas con relleno de sabores, los productos derivados del chocolate (bebidas achocolatadas, brownies, tortas, chocolatinas, balones de chocolate, barras de chocolate y caramelo, galletas con cobertura de chocolate, flanes, pudines) las innumerables marcas de gomas de mascar; los snacks de maíz salado, cereales, las chupetas con sabores propios del país como el maracuyá, por ejemplo.

Por lo general, estos productos tienen una amplia difusión y se pueden conseguir en grandes superficies comerciales al por mayor; o si se trata de un antojo, puede comprarlos al menudeo en puestos callejeros, incluso los consigue con facilidad en las tiendas de barrio, santuario para los ‘mecateros’.

Mecato (9)Es tanto el fervor por estas galguerías, que la industria ha lanzado una línea light, para aquellos que disfrutan del tradicional dulce vespertino.

No importa si es light o con cientos de calorías, al por mayor o al menudeo, el mecato es, por excelencia, un disfrute gastronómico para los paladares colombianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *