Facebook Twitter Instagram Youtube

Actividades saludables y divertidas para toda la familia

Escribe: Diana Uribe Cadavid

Si bien es sabido que compartir en la mesa todos juntos fortalece el lazo familiar, lo mismo sucede cuando reservamos parte de nuestro tiempo libre a practicar algún tipo de deporte con nuestros seres queridos.

Hacer deporte en familia nos permite gozar de las actividades al aire libre, compartir aficiones, fomentar el compañerismo, el sacrificio, la constancia, la disciplina, la superación, la autoestima de los más pequeños y su capacidad de concentración. Al mismo tiempo contribuye a optimizar sus habilidades de comunicación y a incrementar sus aptitudes para la socialización, además de ser realmente beneficioso para la salud de todos, pues aumenta la capacidad pulmonar y la flexibilidad de los músculos, quema calorías y combate la obesidad infantil.

¿Qué actividad elegir?

Aunque depende de las capacidades de cada uno, aquí proponemos una lista de deportes apropiados para practicar en familia, que pueden adaptarse a las cualidades y necesidades personales.

  1. Senderismo o hiking: los paseos por la naturaleza son perfectos para realizarlos en familia, hacer ejercicio y disfrutar de la naturaleza. Es importante tener en cuenta la edad de nuestros hijos para poder programar caminatas de larga o corta duración y de mayor o menor dificultad.

Si tienes bebés, puedes llevarlos a la espalda o en un coche. Si los niños ya caminan por sí mismos, planea una ruta corta con paradas cada cierto tiempo para hidratarse y comer algo saludable.

Estas rutas familiares son magníficas para enseñarles a los niños sobre el cuidado de la naturaleza y mostrarles la variedad de flora y fauna que existen en las zonas que se visiten.

  1. Bouldering: este tipo de escalada se realiza en bloques de piedra de máximo 8 metros de altura, en un recinto cerrado, zonas deportivas o parques y aunque no requiere los insumos utilizados en la escalada que conocemos comúnmente, es importante respetar las normas de seguridad básicas y el uso correcto de las técnicas.

Esta actividad fortalece la destreza de los pequeños de la casa y aunque es muy exigente, resulta divertida al momento de practicarse en familia.

  1. Tenis: si lo deseas, puedes inscribirte en este tipo de clases o practicarlo solo por diversión. La gran ventaja de este deporte es que puede ser practicado por 4 personas al mismo tiempo, en equipos dobles formados por un adulto y un niño, para que el nivel no esté demasiado descompensado.

Es importante tener claro que para los pequeños, la edad más recomendable es a partir de los 5 o 6 años, pues es a partir de desde esa edad cuando los niños adquieren psicomotricidad.

En cualquier caso es un pasatiempo entretenido y completo para realizar en familia.

  1. Frontón o racquetball: este es un deporte similar al squash ya que también se juega en un lugar totalmente cerrado, con cuatro paredes y un techo.

Es un poco más riguroso y rápido que el tenis, pero también muy divertido y apropiado para toda la familia.

Hay frontones gratuitos en parques públicos. Solo necesitas una raqueta por persona y pelotas específicas para este deporte.

  1. Natación: este es uno de los deportes más completos y una de las actividades más entretenidas para practicar en familia, pues permite practicar carreras e incorporar elementos de distracción como una pelota, por ejemplo.

La natación, se puede aprender casi antes que cualquier otro deporte, pues pueden realizarse inmersiones que empiezan a los pocos meses de nacer, ya que los niños se sienten tranquilos en el agua desde bebés.

  1. Ciclismo: a los niños les divierte mucho andar sobre ruedas y montar en bicicleta es un deporte agradable para toda la familia. Si tienes hijos muy pequeños, puedes llevarlos en un asiento especial para ellos; mientras que si son un poco mayores, puedes invertir en bicicletas para todos.

El ciclismo es un ejercicio aeróbico muy completo, que incrementa y mejora la coordinación de los niños. Procura siempre transitar por lugares seguros.

  1. Patinaje: con patines en línea, de cuatro ruedas o sobre hielo, este es un deporte que disfrutan muchos los más pequeños de la casa.

Patinar favorece la concentración y el equilibrio, y es uno de los deportes que proporciona sensación de libertad en los niños. No olvides usar el kit compuesto por casco, rodilleras y coderas para protegerte y evitar lesiones.

  1. Running: correr es uno de los ejercicios que más beneficios tiene para la salud. Si tienes un bebé puedes correr empujando a tu hijo en un pequeño coche diseñado para este fin. Para los niños entre 6 y 7 años, las distancias cortas son las más convenientes; y entre los 8 y 10 años pueden correr cerca de 400 mts.

Para hacerlo más divertido, planeen rutas distintas diariamente y si a los pequeños se les dificulta recorrer largas distancias, no les exijas un esfuerzo extra que consiga perjudicar su salud.

  1. Yoga: además de fortalecer la concentración y la relajación, el yoga aumenta el desarrollo psicomotriz, el equilibrio y la flexibilidad. Además, les permite a las familias estar más serenos ante las dificultades de la vida diaria y del entorno familiar.

A partir de los 4 años los niños pueden comenzar esta práctica pues es en esa edad cuando son capaces de mantener cierto grado de concentración y entender los ejercicios y posturas característicos del yoga.

  1. Bailar: elijan sus canciones favoritas y no se preocupen por llevar a la perfección los pasos, sólo déjense llevar por el ritmo de la música. Es una forma muy divertida de mantenerse en forma.
  1. Inventen juegos y compitan de manera sana entre todos, proponiendo algún tipo de “penitencia deportiva” como saltar la cuerda o hacer sentadillas.

Recuerda que practicar habitualmente algún ejercicio contribuye a tener mayor vitalidad y a mantener un buen estado de salud, facilitando el buen funcionamiento de diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo. Así mismo, un niño acostumbrado a llevar una vida saludable, tendrá más fortaleza física y mental.

No olvides que es de suma importancia compartir tiempo de calidad con tu familia, especialmente con los pequeños de la casa y ten en cuenta que la clave es la diversión y que estas actividades no deben  convertirse en una obligación sino más bien en motivación para que los niños no las abandonen fácilmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *