Facebook Twitter Instagram Youtube

¿Deportista yo? cuando el sueño se convierte en realidad

Escribe: Dannisol Arrieta Bonilla

Cuando el deporte se vive como un juego sano se crean experiencias tan competitivas y enriquecedoras que sobreviven en el tiempo, es por eso que hoy el “Festival de Festivales” organizado por la Corporación Deportiva Los Paisitas se perfila como la fiesta del deporte infantil más importante de Colombia, ya que no solo ha abierto un espacio social al desarrollo deportivo de los niños sino que también ha sido la antesala de muchos jugadores que hoy son profesionales que lideran escenarios deportivos en el exterior.

Deportistas como Camilo Zúñiga, Radamel Falcao García, James Rodríguez, Juan F. Quintero, Santiago Arias, Luis Amaranto Perea, Carlos Sánchez, Éder Álvarez Balanta, David Ospina, Carlos Bacca, Jackson Martínez, hicieron parte del Pony Fútbol, el patrocinador y padre del Festival, la primera actividad deportiva para niños en organizarse hace 32 años y que impulsó la creación sucesiva de las demás disciplinas que participan en el Festival: el Ponybaloncesto, Ponyvoleibol, Ponypatinaje, Babyciclismo y Babybéisbol, entre otras.Deportes (3)

Y es que una de las grandes diferencias que tienen los torneos infantiles o juveniles de cualquier disciplina deportiva con los juegos profesionales, es que en el primero prima la diversión, la participación y el entusiasmo de compartir, mientras que en el segundo competir y ganar es trascendental, es trabajo. Incluso, la remuneración que se desprende de los torneos de mayores eleva el estrés y la presión del jugador mientras disminuye la sensación de diversión.

Deportes (6)

Camilo José Triana es un joven deportista que fue jugador de la sub 20 del Once Caldas, su infancia siempre giró en torno al deporte. Desde los 3 años juega fútbol, y además hizo parte de la Liga del Valle del Cauca y la Liga Antioqueña.

Camilo afirma que “el deporte es su vida, sin él no sería nada, no logra imaginar una vida sin el deporte”, es lo que lo hace feliz, después de Dios y su familia es lo más importante.

Él no recuerda cuál fue su primer torneo, pero tiene muy presente que ha conocido muchas personas, todas tan diferentes que aprendió a ser más respetuoso y tolerante. Participar en torneos le enseñó a ser más responsable y disciplinado, lo que significa, en sus palabras “un compromiso no solo consigo mismo, sino con el resto de la gente que cree en sus capacidades”.

Cuenta que hasta ahora dos mujeres han sido determinantes en su desarrollo profesional, su madre que lo ha apoyado siempre y siendo muy chico descubrió su potencial y lo inscribió en la escuela de fútbol de Cortuluá, y Rubiela, su profesora, quien le enseñó cómo jugar y con su acompañamiento lo ayudó a mejorar poco a poco, día tras día.

Deportes (5)Un hecho anecdótico de su vida fue “en un partido clasificatorio para la Pony Fútbol, estábamos jugando el zonal del Valle y ese día hice 4 goles ganándole al equipo favorito, la escuela Carlos Sarmiento Lora; el entrenador de la emoción me cargó, casi que por todo el campo diciendo que este niño tiene que ser jugador profesional” expresa Triana.

Deportes (2)Camilo creció amando el fútbol, y aunque le gustan otras actividades deportivas como el baloncesto y el voleibol, no es tan bueno; vivió su infancia y adolescencia en las canchas, y con el apoyo de su familia ha hecho del fútbol su proyecto de vida.

Sin lugar a dudas, en la actualidad la historia de Camilo José Triana se repite en otros muchos niños y adolescentes, que gracias al apoyo de sus familias hacen de las distintas competencias en las que participan, los juegos del barrio o los pasatiempo de la escuela, su sueño de vida, en medio de las canchas, con saltos, bloqueos, golpes, palmas, pelotas, arquerías, cestas, mallas y raquetas, ellos van transformando su futuro.

Las futuras promesas del deporte de la próxima década, son parte de una generación que forjará su carrera deportiva bajo los lineamientos humanísticos, éticos y sociales del juego limpio, el desarrollo social y las oportunidades.

EL DEPORTE COMO FUENTE BIENESTAR

El deporte en general, desde la infancia, ya sea por hobby o por competencia, aporta al desarrollo integral de los niños, de su mano pueden aprender y practicar valores como la disciplina, el respeto, la paciencia, la tolerancia, el autocontrol, la responsabilidad, la perseverancia y el trabajo en equipo; aspectos que fomentan la construcción de sanas relaciones interpersonales, habilidades sociales, individuales y profesionales.

Sin importar la disciplina deportiva que se practique, genera beneficios tanto físicos como mentales en los infantes o adolescentes, pues estas promueven el autoconocimiento; aunque no todos los niños gustan del deporte, cada vez tienden a ser más sedentarios y es entendible, porque ahora los videojuegos o actividades virtuales captan más su atención, por no producir fatiga física y estar a la moda.

Si bien todos los deportes califican como actividad, no toda actividad puede considerarse deportiva, hay que tener claridad en que se pueden practicar deportes de equipo, como el fútbol, el voleibol y el baloncesto, entre otros; individuales como la natación o el ciclismo y hasta mentales como el ajedrez.

Deportes (8)

En este sentido, a la hora de hacer ejercicio no importa la edad, no todos tienen la misma exigencia física, por tanto el deporte es sano y beneficioso a cualquier edad, reduce el riesgo cardiovascular siempre que se realice con las precauciones y las medidas de seguridad necesarias, teniendo en cuenta los gustos, habilidades, limitaciones y objetivos que el deportista desee.

Deportes (7)

Por ejemplo, ¿quién no ha jugado pingpong? ¿O lo que profesionalmente se conoce como tenis de mesa? Es simple y divertido, mientras se golpea la pelota con una paleta o una raqueta pequeña varias veces, se mejoran los reflejos, se entrenan la coordinación visual y motriz porque en el ejercicio intervienen la mano y los ojos, al mismo tiempo que la capacidad mental queda en un estado de alerta.

Deportes (4)El deporte es placentero si cumplen las expectativas de quien lo realiza, sea un niño, un adolescente o un adulto, nos produce una sensación de bienestar y alegría al hacernos liberar endorfinas, la hormona de la felicidad, disfrutarlo revitaliza, reduce el estrés y nos ayuda a obtener descanso, por eso, no hay deportes malos solo mal practicados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *