Facebook Twitter Instagram Youtube

EJERCICIOS PARA EL ALMA Y EL CUERPO DISCIPLINAS DEPORTIVAS PARA LA RELAJACIÓN, UNA LUCHA SANA CONTRA EL ESTRÉS

Escribe: Danisol Arrieta Bonilla

Una de los grandes deficiencias del hombre en el siglo XXI es la relajación, un estado de paz y armonía al parecer inalcanzable, y casi esquivo frente a la realidad socio-cultural y económica que vive el individuo moderno.

Frecuentemente escuchamos frases como “tómalo con calma”, “relax”, “respira”, “cuenta hasta diez”, “relájate”, en momentos donde domina la ansiedad y la angustia de una tarea mal hecha, la falta de tiempo o el excesivo trabajo. Situaciones estresantes, que suelen ocasionar más cansancio y malestar que satisfacción.

Es por ello que al final de la jornada, y en pro de mantener un buen estado de salud, se busca hacer actividades que de alguna manera generen un “alivio” proporcional al desgaste del mal rato que se ha vivido, es decir, en compensación se hace necesario realizar algo divertido o “relajante” que oxigene o llene de energía para revitalizar el cuerpo y la mente, devolviéndoles estabilidad y tranquilidad.

He aquí la importancia del deporte, pues resulta ser una medicina casi natural para recuperar la calma perdida y restaurar los daños causados por la excesiva tensión. En este sentido, se explica científicamente que un cuerpo en estado de ejercicio libera sustancias, entre ellas la endorfina y la dopamina, la primera es conocida como la hormona de la felicidad y la segunda como un neurotransmisor relacionado con las sensaciones del placer y la recompensa.

Por tanto, no caben dudas de que el deporte es una excelente opción a la hora de manejar el estrés, brinda múltiples posibilidades para alcanzar un estado de bienestar que definitivamente contrarresta los malestares provocados por las tensiones.

Todo deporte exige trabajo físico y disposición mental pero no todos son activos y requieren destreza. Hay quienes prefieren correr, ir al gimnasio y jugar para evitar pensar en lo que les agobia y así poder eliminar la ansiedad. Sin embargo, otros se inclinan hacia prácticas deportivas menos activas, disciplinas más pasivas e integrales como el yoga, el thai-chi, los pilates, el core first, el kalari, el ciclismo zen y la natación, entre otras disciplinas, que no sólo requieren esfuerzo físico sino que además precisan concentración mental.

Fotografía: Laura Bonilla

Fotografía: Laura Bonilla

El yoga consiste en ejercitar el cuerpo y la mente a través de la respiración y la ejecución de movimientos pausados, hasta ahora no se ha precisado con exactitud cuando surgió, pero se cree que su práctica es antiquísima y originaria de la India.  Más allá de una disciplina deportiva, el yoga tiende a ser un estilo de vida que demanda mucha perseverancia a la hora de practicarse debido a que toda su atención se centra en la meditación, la lentitud de los movimientos, la flexibilidad y las posturas en principio difíciles de mantener. Según la filosofía yúguica el conocimiento nos une en armonía cuerpo, mente y espíritu, evolucionando hacia la anhelada felicidad y próximos a la realidad del mundo.

El tai-chi pertenece al grupo de las artes marciales internas de la china tradicional, es una disciplina que se asienta en la realización de movimientos lentos, relajados, continuos y circulares que contribuyen a aumentar la vitalidad y obtener un mejor estado de salud. Su valor terapéutico radica en el autoconocimiento para la defensa y el equilibrio. A diferencia de otras actividades deportivas, este no es excluyente, no exige condiciones físicas más allá de la movilidad mínima o habitual, ni edad para su práctica,su desarrollo se fundamenta en la búsqueda del equilibrio cuerpo – mente, aprendiendo a caminar y a respirar, fortaleciendo el sistema nervioso, fomentando la concentración y la flexibilidad.

Los pilates son una metodología deportiva anaeróbica, es decir, hacen parte del grupo de ejercicios de alta intensidad que requieren fuerza y se realizan en cortos periodos de tiempo y en ambiente relajado. Se fundamenta esencialmente en el desarrollo de 6 aspectos: el control, la concentración, la fluidez, la precisión, respiración y centro de fuerza que es conformado por los músculos abdominales, la base de la espalda y los glúteos. Dicha técnica se ha implementado en procesos de rehabilitación, se ha enfocado en el fortalecimiento muscular, control, fuerza y flexibilidad del cuerpo y aunque no quema calorías, si demanda el gasto de mucha energía, que finalmente ayuda al mantenimiento de un peso equilibrado.

Core first es una técnica que posee beneficios muy similares a los producidos por los pilates pero sus ejercicios son mucho más intensos, se orientan al fortalecimiento del sistema cardio-respiratorio, mejoramiento de la postura corporal y el desarrollo muscular sobre todo en aspectos de tonificación, además de estimular la relajación con prácticas de estiramiento, respiración y movimientos suaves. Es una disciplina que se apoya en el uso de elementos como balones, barras de espuma, sogas elásticas y música zen.

El kalari o kalaripayattu es una disciplina deportiva ancestral que pertenece a las artes marciales del sur de la India, practicarlo exige desarrollar fuerza y precisión aunque sus movimientos sean suaves y al mismo tiempo potentes, afianzan y equilibran el cuerpo. Dicha actividad milenaria tiene dos vertientes, la del norte que se caracteriza por sus movimientos suaves y concretos, mientras que la del sur se define por sus movimientos cortos y fuertes; ambas han integrado diferentes prácticas entre estiramientos, trabajo de piernas, posturas del yoga, poses animales y técnicas de respiración para el desarrollo del bienestar físico y mental.

Ciclismo zen como su nombre lo indica es montar en bicicleta bajo otro tipo de condiciones mentales y a veces ambientales si estás en la casa. A decir verdad, se realiza todo el trabajo físico de pedalear pero con la mente dispuesta a hacer meditación, al ritmo de una música suave y relajante, velas aromatizadoras y una luz apropiada, ni muy brillante ni muy tenue. Sin embargo, el ser consciente de las posturas en la bicicleta, pedalear a buen ritmo aumentando progresivamente, direccionarla, respirar adecuadamente y disfrutar del espacio, si estás al aire libre, es parte de la concentración y relajación que se necesita para meditar, de esta manera puede sentirse cómo el cuerpo y la mente interactúan en armonía con el ambiente que los rodea.  Esta actividad deportiva antiestresante puede requerir mucho gasto de energía, pero favorece el sistema cardio-vascular, la capacidad pulmonar y fortalece los músculos de las piernas.

Natación es uno de los deportes más completos que puedan practicarse, ya que todos los músculos del cuerpo y la respiración trabajan en simultánea.  El contacto con el agua tiende a relajar, libera las tensiones y combate los estados de ansiedad, ayudando definitivamente a descansar física y mentalmente. Por tanto, nadar se ha convertido en una actividad revitalizante, capaz de generar sensaciones de bienestar, libertad y armonía entre el cuerpo y la mente, claro está, siempre y cuando no se esté compitiendo. Sin duda, este deporte acuático beneficia el sistema respiratorio, la circulación, los músculos y posee gran valor terapéutico.

Aunque la mayoría de estos ejercicios son de origen oriental y se fundamentan en la sincronización y armonía del cuerpo, la mente y el espíritu, también son conocidos como actividades deportivas anti-estrés que tienen como finalidad alcanzar “el equilibrio”, “la armonía existencial” o “la paz interior” que pone al hombre sin importar su edad o condición física en un estado de tranquilidad y sabiduría con respecto a sí mismo y el ambiente donde se desarrolla profesional, social y culturalmente.

Respira, se disciplinado, constante, práctica un deporte y libérate.

beneficios

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *