Facebook Twitter Instagram Youtube

Juegos de la calle, una tradición hecha deporte

Escribe: @Marceblur

Las carreras de encostalados, el trompo y el famoso “el puente está quebrado”, son juegos que quedaron en la memoria de quienes durante su infancia disfrutaban de estas actividades. Sin embargo, el impacto de la tecnología ha llevado a las nuevas generaciones a matar su tiempo con los juegos de video y el internet.

No obstante, desde hace más de 20 años el municipio de Caldas, Antioquia, se viste de tradición con su certamen Juegos Tradicionales de la Calle, un evento que agrupa una variedad de dinámicas, rondas y juegos que se resisten a desaparecer, a pesar de estar saturados de adelantos tecnológicos y conexiones wifi.

Y fue hace 34 años que Humberto Gómez, sociólogo y licenciado en Educación Física, quien se puso en la tarea de buscar la manera de que esas actividades no murieran con el paso de los años. “Estos juegos se crearon ante la falta de políticas de recreación por parte del estado. Las comunidades estaban desamparadas en materia de recreación”, recuerda Gómez, quien durante más de dos décadas ha estudiado cuidadosamente el origen de estas disciplinas. En la primera versión, los participantes demostraron su talento para el trompo, los carros de rodillos y la patineta, con el paso de los años estos juegos fueron adoptando nuevas disciplinas para abrirles campo a los nuevos competidores.

El impacto de estos juegos ha llevado a sus organizadores a buscar nuevos espacios de integración, es por eso que anualmente participan delegaciones internacionales, quienes tienen la posibilidad de compartir experiencias relacionadas con sus juegos tradicionales. Argentina, Brasil, Chile, España, México, Bélgica y Japón, son algunos de los países participantes, “estos países nos acompañan con sus exhibiciones, pero no entran a competencia”, asegura Gómez.

Sin título-3Todos los años, finalizando mayo, se realizan estos juegos que además de contar con una nutrida asistencia local y regional, le apuestan a convocar competidores de otras zonas del país, una de las más activas es la delegación de Nariño, ellos año tras año han sorprendido a los asistentes con sus rondas y juegos autóctonos. Con todo, para Humberto es vital que otros departamentos trabajen en pro de la recreación tomando como base sus juegos tradicionales, incluso ha llevado su modelo de competencia para crear sinergias entre las regiones, sin lograr resultados. “En las universidades y colegios se adelantan estos juegos, pero no ha habido una constancia para darle continuidad al evento en otras zonas del país”, menciona Humberto, quien todavía recuerda con emoción la primera vez que decidió lanzarse al ruedo con este torneo local. “Estos juegos los monté con dos profesoras y un curso en el que yo era director de grupo, fueron unos juegos que rompieron con visiones como que las niñas solo pueden jugar con muñecas”.

Actualmente, los juegos tradicionales tienen 4 categorías en competencia, niños, jóvenes, adultos y senior máster, pues la filosofía de estas justas es precisamente generar interacción generacional entre los participantes.

Y es que estos juegos cuentan con una organización que emula a los Juegos olímpicos de verano, es por eso que hay deportes que requieren una clasificación previa para poner en competencia a los mejores. Durante el evento, que dura cerca de 3 días, se hace un recorrido por las calles del municipio, que culmina con el encendido de la llama olímpica, posteriormente inician las competencias de las diferentes disciplinas – yoyo, trompo, golosa, vara de premios, etc. -en las categorías por edades y sexo. El último día de competencias el evento se centra en la premiación de los ganadores.

No obstante y a pesar de que el evento ha tenido una amplia acogida, ha habido una baja en la práctica de algunas disciplinas, como el trompo, ya que las nuevas generaciones no cuentan con tutores que los formen en este juego, que es reconocido por su agilidad y concentración y que para Humberto es el deporte tradicional por excelencia.

La cultura y la recreación son dos aspectos relevantes en estos juegos, sus competidores dan en el campo lo mejor que tienen para alzarse con el trofeo, que los avala como campeones de cuerda, zancos, catapiz, yo-yo, canicas, o esos que con un grito dicen con fuerza: 1, 2, 3 por mí.

Sin título-3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *