Facebook Twitter Instagram Youtube

Las industrias creativas y las ciudades colombianas

Escribe: Octavio Arbeláez Tobón

Aunque el término industrias creativas tiene múltiples significados y usos alrededor del mundo, en general se entienden como aquellas que tienen su origen en la creatividad, las habilidades y el talento, que generan derechos de copia, patentes y marcas comerciales. Así mismo, la mayoría de experiencias reconocen el potencial de estas industrias para generar riqueza y empleo a través de la creación y la explotación de la propiedad intelectual.

Industrias-Creativas (3)

En la última década se ha generado un creciente reconocimiento en los países desarrollados sobre la importancia que tienen las industrias creativas como sector potenciador del desarrollo económico de las regiones o países; así, las artes visuales incluyen realidades con las que nos encontramos en buena parte de las ciudades colombianas, como las galerías de arte, arquitectura, diseño y artesanías; el sector audiovisual con el que convivimos todos los días, a través del cine, televisión, radio y música; cuando presenciamos una obra de teatro o danza o asistimos a un concierto, estamos viviendo una experiencia ligada a las artes escénicas; además, los libros y la imprenta forman parte de las industrias culturales que todos disfrutamos.

Debido a esto, se ha elaborado una considerable cantidad de estudios de medición del impacto de esas industrias en las economías regionales o nacionales, generando resultados sorprendentes de impacto en el Producto Interno Bruto de nuestros países y, en el caso colombiano, destacando la importancia del consumo cultural y su participación de un 3.8 % en el PIB nacional.

Desde esta perspectiva se ha desarrollado el concepto de Ciudad Creativa entendido como ciudad que pone en relación el patrimonio, los productos y servicios culturales tradicionales con las industrias creativas, combinado con un estilo de vida atractivo, es decir abierto y tolerante con la diversidad; de aquí que ciudades como Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Manizales, estén abordando seriamente este asunto con un enfoque de apoyo al emprendimiento cultural, construyendo perspectivas de inclusión de las nuevas tecnologías y las posibilidades de generación de empleo para los jóvenes emprendedores.

Es el momento ineludible para que las ciudades incorporen el sector cultural a su horizonte de crecimiento y los gobiernos locales promuevan políticas creativas dirigidas a favorecer las industrias creativas y la competitividad de las ciudades. Industrias culturales, industrias creativas y economía de la creación son aproximaciones conceptuales diferentes a un mismo fenómeno: el desarrollo de la actividad creativa es un elemento básico para la solidez y desarrollo de una ciudad, por esto el que la UNESCO tenga a Bogotá como ciudad creativa de la música, y que esté en estudio la inclusión de Medellín en la misma categoría, son hechos dignos de mención y disfrute por parte de los habitantes de esas ciudades, y de interés por los colombianos que hemos hecho del turismo cultural una de nuestras principales actividades cuando visitamos las ciudades mencionadas.

Industrias-Creativas (4)

Independientemente de la juiciosa reflexión que se hace el doctor Octavio Arbeláez, es cierto así mismo que el tema de las industrias creativas, asociadas al tema del significado de los emprendimientos culturales ha sido objeto de múltiples debates. Así, el sociólogo francés Pierre Bourdieu quien desarrolló la teoría del “capital simbólico”, plantea que hay en “el economicismo” mucha confusión y que este no ha sido capaz de explicar el hecho, para él incontrovertible, de que tanto la economía de la beneficencia, como la de la generosidad, la economía del legado, aunada a la economía de las grandes colecciones de pintura por ejemplo, o la de las grandes fundaciones culturales, descansan sobre objetivas propiedades del capital cultural.

Explica que “por su naturaleza, al economicismo se le escapa la alquimia propiamente social por la que el capital económico se transforma en capital simbólico, capital “denegado” o más bien “desconocido”. Paradójicamente, también ignora la lógica propiamente simbólica de la distinción que asegura provechos materiales y simbólicos a los poseedores de un fuerte capital cultural…”

Industrias-Creativas (1)

Ciertamente, se trata de una reflexión que aporta a la valorización del capital cultural.

De otro lado, se ha convertido en un auténtico paradigma de industria creativa, el formidable proceso vivido por el Cirque du Soleil. En 2014, esta institución tomó la determinación de realizar una alianza con el Grupo mexicano Vidanta para establecer permanentemente un teatro con este espectáculo en ese país, específicamente en la Riviera Maya. Será su primera producción por fuera de Las Vegas y de Orlando, en donde ya funciona. Se trata de una estrategia de expansión que reafirma la visión innovadora del Cirque Du Soleil, que evidentemente ha dado un nuevo sentido al espectáculo circense.

Las grandes universidades del mundo han dedicado estudios y textos al análisis de este fenómeno empresarial que es además un paradigma de gestión humana y de desarrollo de negocio para la alta gerencia. Hay, ciertamente, un mundo por descubrir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *