Facebook Twitter Instagram Youtube

Batallar de dieta en dieta (hasta la derrota final)

Escribe: Pedro Luis Rojas

Fotografías: Freepik.com

Tengo un amigo que tiene sesenta años de edad y luce evidentemente obeso, a quien le gusta afirmar – muy seriamente – que está a dieta hace 55 años.

Y es cierto. Siempre lo vemos intentando la última de las dietas, la decididamente efectiva, la que todo lo remedia, pero el resultado es el mismo, nuestro amigo transita por el mundo todos los días cargando con su obesidad.

Es un problema típico de quienes asumen su dieta con expectativas mágicas, quieren encontrar una pócima excepcional y prodigiosa que les permita seguir su estilo de vida y de comida como siempre ha sido, pero alcanzando el milagro de la delgadez.

Es una especie de locura, pues se ha dicho que la locura es hacer siempre lo mismo, pero esperar resultados diferentes.

 ¿QUÉ PASA CON LAS DIETAS MÁGICAS?

Buscan dar una respuesta a una aspiración más o menos irracional: solución exprés. Quien hace esa dieta sonada, encuentra la solución INMEDIATA para rebajar de peso. Se refleja así esa idea ingenua muy propia de la cultura estadounidense, de tener fórmulas para cada ocasión: cómo dejar de fumar en tres días, cómo hacer una fortuna en tres semanas, cómo aprender inglés en cinco pasos…

Salud (7)
EL ESTILO DE VIDA

La decisión de rebajar de peso exige un abordaje serio, con ayuda científica e implica adoptar unas costumbres diferentes a las que ocasionan el sobrepeso.

LA FÓRMULA ES SENCILLA:

Todo organismo humano consume o gasta calorías a lo largo del día y, cuando se ingieren alimentos, ingresan calorías. Se trata de que haya siempre una diferencia entre las calorías que salen y las calorías que ingresan. Si hay un excedente de calorías, es decir, entran más que las que se consumen, la persona gana peso. Por  el contrario, si gasta más calorías que las que ingresan, pierde peso.

De allí que se trata de adoptar unas prácticas de vida que regularicen esta fórmula de ingreso- gasto de calorías, para llevar una vida sana.

Así, el ejercicio cotidiano (que gasta calorías) y una alimentación perfectamente balanceada (ingreso de calorías) terminan siendo una fórmula imbatible. El resto es un autoengaño.


LAS DISTORSIONES:
 MITOS A LA HORA DE HACER DIETA

Salud (2)

1. Creer que el tema de la dieta es NO COMER

Salud (3)

Se trata ciertamente de un gran error. La comida es la energía que necesita el cuerpo para poder funcionar. La comida es un combustible necesario y vital. Cuando una persona ingiere el alimento se activa nuestro metabolismo.

El tema de la alimentación hay que asumirlo con inteligencia y en una perspectiva de estilo de vida, no en una perspectiva de negación.

2. El error de las dietas como solución exprés

Es frecuente leer en revistas de farándula y en otro tipo de publicaciones, los elogios a los resultados de las denominadas dietas de choque: la dieta de la manzana, la de la  alcachofa, la de la pina. Se trata de ofrecer soluciones extremas que, en efecto, muestran la reducción de kilos de peso en tiempos récord y que de paso, tienen un impacto nefasto en el organismo, debilitan el sistema inmunológico y degeneran siempre en que quien las acomete, terminan pesando el doble de lo que pesaban unos días después.

Salud (1)3. ¿El agua es bendita?

Otro escenario extremo es el del consumo desaforado de agua a lo largo del día. Aferradas y aferrados a su botellita, se les ve bebiendo compulsivamente cantidades alarmantes de este líquido vital y haciendo estragos en sus riñones, que no fueron diseñados para procesar agua en esos volúmenes y proporciones.

Claro que el consumo de agua tiene efectos positivos cuando se bebe de manera racional, pero el agua por sí sola no está en capacidad de generar efectos mágicos en el sobrepeso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *