Facebook Twitter Instagram Youtube

Gripe, todo lo que debes saber para prevenirla

Escribe Diana Uribe Cadavid

Las enfermedades respiratorias son las afecciones más frecuentes alrededor del mundo. Causadas por diferentes microorganismos como bacterias y virus, éstas comienzan de manera repentina y duran cerca de dos semanas, pero si no se tienen los cuidados adecuados pueden complicarse e incluso, amenazar la vida.

La influenza, conocida comúnmente como gripe, hace parte de estas afecciones y se constituye como una infección viral que afecta el sistema respiratorio y se contagia fácilmente.Gripa (4)

¿CÓMO SE CONTRAE?

Según los expertos, este tipo de virus se contagia cuando las gotas de saliva que expulsan las personas cuando hablan, estornudan o tosen, son inhaladas por otros individuos a través de la boca o la nariz. Es posible también contraer la gripe al tocar algún objeto que tenga el virus y después tocarse la nariz o la boca, por lo cual es importante lavarse frecuentemente las manos.

La propagación de este virus comienza un día antes del inicio de los síntomas o incluso entre 5 y 7 días después de resolverse la sintomatología.

Es importante señalar que no todos los que entran en contacto con el virus se infectarán, pero pueden servir de transmisores de la infección. Así, la gripe se extiende rápidamente.

Las personas más sensibles a la infección y sus respectivas complicaciones son los bebés, los ancianos, las mujeres embarazadas, los enfermos de asma, EPOC o fibrosis, y aquellos con enfermedades que reducen la capacidad inmunitaria (tumores, inmunodeficiencias).

Gripa (2)

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

  • Dolor abdominal
  • Dolor corporal
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Goteo o congestión nasal
  • Irritación de garganta
  • Tos (seca o con flema)
  • Pérdida del apetito
  • Vómitos y diarrea (más frecuentes en niños)

Sin embargo, la enfermedad suele evolucionar sin problemas hacia la recuperación total, la cual se produce entre tres y siete días después del inicio de la misma. En algunos casos, la tos y el malestar general se pueden prolongar durante una o dos semanas más.

SUS COMPLICACIONES

Generalmente, la gripe no requiere asistencia médica, sin embargo, si llegaran a presentarse síntomas como fiebre elevada persistente, dificultad para respirar, dolor en el pecho, piel de color azulado, mareos, confusión o hipotensión arterial, es recomendable visitar un médico para prevenir el desarrollo de enfermedades como la neumonía, bronquitis, miocarditis, pericarditis, encefalitis y síndrome de Guillain Barré.

TRATAMIENTO

Dentro de las recomendaciones médicas más frecuentes, se encuentran:

  • Gripa (5)Guardar reposo
  • Beber abundantes líquidos.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco
  • Tomar medicación que mejore los síntomas de la gripe (como medicamentos para bajar la fiebre, antiinflamatorios y analgésicos).
  • Por ser un virus, los antibióticos no mejoran los síntomas ni aceleran la curación. Estos sólo deben utilizarse en caso de que evolucione la enfermedad hacia neumonía o bronquitis, pero siempre bajo supervisión médica.
  • No dar aspirina a niños ni adolescentes, pues podría provocar un grave síndrome, conocido como Síndrome de Reye.

Además, hay algunos alimentos que pueden ayudar a combatir la gripe de manera natural. Entre ellos se encuentran:

  • Avena: contiene propiedades antibacterianas y ayuda a que los antibióticos (en caso de requerirlos) actúen con mayor eficacia.
  • Pescado: especialmente aquellos que contienen omega 3, como el salmón, ayudan a los glóbulos blancos a combatir contra la gripe.
  • Nueces: por su contenido de selenio y zinc, ayudan al sistema inmunológico.
  • Huevos: gracias a su contenido de vitaminas y minerales, al igual que las nueces, contribuyen a mejorar nuestro sistema inmunológico.
  • Miel: ayuda a incrementar las defensas.
  • Yogurt: la gripe destruye la flora intestinal, por lo tanto, el consumo de yogurt ayuda a mantenerla en buenas condiciones.
  • Agua: es necesaria para mantener nuestras mucosas hidratadas y evitar la deshidratación.
  • Jengibre: posee propiedades expectorantes, antitusivas, antiinflamatorias y antibióticas. Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.
  • Limón: ayuda a reducir los síntomas por su alto contenido de vitamina C.

PREVENCIÓN

Para evitar la propagación del virus, se pueden tomar una serie de precauciones generales. Entre estas se destacan:

  • Lavarse las manos frecuentemente, despacio y a conciencia, sin que quede ninguna zona sin limpiar.
  • Utilizar un antibacterial para cuando no se disponga de agua y jabón.
  • Mantener la casa limpia y desinfectada, especialmente los lugares donde se cocina o come, limpiar también más a menudo los pomos de las puertas, el baño, las superficies de los muebles, el teléfono, etc.
  • Abrir las ventanas y ventilar la casa durante diez minutos aproximadamente para renovar el aire.
  • Taparse la boca al estornudar o toser, preferiblemente con un pañuelo de papel desechable.
  • Mantener unos hábitos saludables y una dieta equilibrada para evitar que se bajen las defensas y mantener fuerte el sistema inmune.
  • Protegerse bien de los contrastes de temperatura.
  • Vacunarse.

LA GRIPE Y EL RESFRIADO

Comúnmente se piensa que la gripe y un resfriado son lo mismo por tener síntomas semejantes; sin embargo, la gripe puede conllevar problemas de salud mucho más graves, como los mencionados anteriormente.

Cuando se padece un resfriado, en la mayoría de los casos, no hay fiebre ni fatiga y los únicos problemas derivados de este son la congestión nasal y el dolor de oídos.

Gripa (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *