Facebook Twitter Instagram Youtube

Préstele atención a los síntomas del asma

Escribe: Federico Cano Montoya

Si a usted es de los que le falta el aliento, se levanta de la cama a las 2:00 a.m. y siente que no puede respirar bien, es importante que visite con prontitud a su médico, pues puede estar sufriendo de asma. En el mundo hay 230 millones de personas que sufren de esta dolencia, una enfermedad que puede atentar paulatinamente en contra de la calidad de vida de los pacientes, quienes en muchos casos no saben identificar los síntomas o qué hacer en momentos de crisis.

El asma, según la OMS, es un trastorno respiratorio crónico que se caracteriza por ataques recurrentes de disnea, sibilancias y/o tos. Durante un episodio de asma los músculos que cubren las vías respiratorias se tensionan y su revestimiento se inflama, lo que impide el paso del aire por estas. Las causas no están definidas, ya que hay muchos factores, tanto del mentorno como de la persona, que generan la enfermedad. Algunos identificados son:

  • Alérgenos en espacios cerrados, como polvo, caspa de mascotas, contaminación en la vivienda.
  • Alérgenos en espacios exteriores, como el polen, moho, humo, contaminación, polvo.
  • Productos asociados a la labor que se desempeña.
  • Emociones fuertes, ejercicio y aire frío.
  • Enfermedades previas identificadas como dermatitis atópica y/o rinitis alérgica.

Algunos pacientes no presentan mayores dificultades con esta enfermedad, otros en cambio ven cómo sus labores diarias se ven interrumpidas por constantes ataques que pueden poner en riesgo su vida.

Si bien esta enfermedad no tiene cura, sí puede ser controlada, por eso es importante que los pacientes lleven un seguimiento de sus síntomas y sigan las recomendaciones del equipo médico, que puede sugerir tratamientos de acuerdo a la etapa en que se encuentre.

¿Qué hacer si tengo un ataque de asma?

Según los expertos, en un momento de crisis de asma lo más importante es mantener la calma, suena fácil decirlo, pero esto es vital para evitar que el pulso aumente, lo que exige mucho más oxígeno a la sangre, además el cuerpo comienza a respirar con más frecuencia producto de la angustia y eso en un caso crónico de asma, pone en riesgo al paciente.

En muchos casos los pacientes al sentir los primeros síntomas de un episodio de asma recurren a cualquier tipo de inhaladores para calmar el malestar, sin embargo es importante tener claridad de cuáles son los medicamentos que se pueden usar y cuál es su contraindicación. Esa, puntualmente es una de las fallas de los pacientes quienes en algunos casos sin conocer su diagnóstico, utilizan inhaladores que les son recetados por una enfermedad respiratoria en el pasado, tratamiento que puede poner en riesgo su salud al automedicarse.

Es importante precisar que al sentir los primeros síntomas se tomen las medidas necesarias para evitar una crisis mayor, no obstante si el paciente presenta un empeoramiento de la falta de aire o un silbido al respirar y los inhaladores y medicamentos no brindan un alivio rápido, o si falta el aire con una actividad física mínima, es fundamental que los médicos atiendan el caso con premura.Salud (2)

Niños y el asma

Esta es una de las enfermedades más comunes entre los niños, que llegan a interferir en el desarrollo normal de su infancia, ya que el sueño, los juegos y otras actividades se ven afectados por esta afección. Los síntomas más comunes que presentan los pequeños que sufren esta enfermedad son: tos, especialmente en horas de la noche o al acostarse, sibilancia y dificultad para respirar, opresión o molestias en el pecho, incluso pueden mostrar pérdida de interés por algunas actividades físicas o por salir a espacios abiertos con otros niños.

Una vez el médico ha determinado que el niño sufre de asma, mantenga siempre a la mano la medicación recetada por el pediatra. Al igual que en el caso de los adultos, intente mantener la calma con el pequeño y cuide de él en un ambiente relajado. En caso de no responder al tratamiento inicial acuda a un servicio de urgencias para un tratamiento más acertado.

La mayoría de pacientes trata de continuar juiciosamente su tratamiento una vez le es diagnosticada la enfermedad, muchos buscan mecanismos para evitar crisis severas o un agravamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *