Facebook Twitter Instagram Youtube

Qué guayabo tener guayabo

Escribe: Federico Cano Montoya

Para muchos, el domingo es un día de descanso, salir a hacer deporte, pasar tiempo con la familia, ir a piscina, realizar compras. Para otros, es el día del señor… “el señor guayabo”. A todos les ha pasado -o al menos a muchos- que en una celebración o una salida de fin de semana una de las bebidas que nunca falta es el alcohol. De gran variedad y sabor con una característica particular: embriaga y en exceso, da guayabo.

Cuando se ingieren bebidas alcohólicas, el cuerpo atraviesa los siguientes síntomas:

Euforia y excitación: la persona presenta estados de desinhibición, euforia y una sensación de valentía que hace que actuemos de manera más impulsiva.

Intoxicación: como una bebida que no se consume con regularidad, cuando se ingiere, el cuerpo reacciona resistiéndose al líquido. Esto afecta el sistema nervioso, perturbando la capacidad de coordinar los movimientos generando desequilibrio. En algunos casos, también puede llegar a producir depresión.

Fase hipnótica o de confusión: en general, para eliminar el agente intoxicante, el cuerpo (hígado y riñón) genera síntomas de náuseas y posterior vómito para eliminar del estómago lo que queda del líquido. Está acompañado de irritabilidad, dolores de cabeza, somnolencia, agitación y pérdida de memoria.

Puede haber más fases, como entrar en coma o la muerte, en casos extremos. No obstante, para este artículo, solo se explicará lo general donde, después de experimentar lo anterior y llegar a la casa -algunos sin saber cómo- golpea el síntoma que nos hace decir “no vuelvo a beber”: El guayabo.

Dolor de cabeza, náuseas, vómito, diarrea (en algunos casos), amnesia, sensibilidad al ruido y a la luz, letargo, somnolencia y mucha, pero mucha sed, son algunos de los síntomas más comunes de la resaca. ¿Por qué sucede? Como se explicó anteriormente, se ha intoxicado el cuerpo, por eso, el hígado se sobre esfuerza para procesar el alcohol, lo que causa deshidratación. A su vez, el riñón elimina más agua de la que se ingiere, tomando el líquido de otros órganos y generando dolores localizados.

Que-Guayabo-2 (1)

ANTES
Prepare su cuerpo. Si ya sabe que la actividad que realizará incluye ingerir alcohol y es imposible negarse a beberlo, estas pueden ser algunas recomendaciones para que no le dé  tan duro. Consuma alimentos ricos en proteína, grasa y carbohidratos para no tener el estómago vacío. Beber mucha agua que ayudará a disminuir los efectos de la deshidratación.

Que-Guayabo-2 (2)

DURANTE

Modérese. El cuerpo tiene cierta tole­rancia o aguante, pero si bebe más de lo que el cuerpo tolera, ingiera igual cantidad de agua que licor para ayudar a la hidratación. Coma alimentos que contengan grasa para ayudar al estómago en el proceso de asimilación. Es la cantidad de alcohol que se consume la que causa el guayabo, no la combinación del mismo (¿La combinación de del mismo con qué?). Trate de no tomar una hora antes de ir a dormir para que se le baje la embriaguez.

Que-Guayabo-2 (3)DESPUÉS
Asuma las consecuencias. Báñese con agua tibia para recuperar fuerzas. Aliméntese bien, empiece con una sopa suave como caldos de pollo, pescado o res; posteriormente, comida neutra como granos, papa o pan para ir estabilizando el estómago. Ingiera mucha agua, aunque también se aconseja beber suero, para recuperar las sales y rehidratar el organismo. Asumiendo que al otro día no tiene compromisos y le dedicará el día al “señor guayabo”, descanse y siga las recomendaciones del párrafo actual.

EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD. LEY 30 DE 1986. PROHIBASE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD. LEY 124 DE 1994

QUÉ NO HACER 

Fuego con fuego no se apaga. Si usted sigue consumiendo licor, el cuerpo seguirá en proceso de intoxicación que, puede que no se vean los síntomas al inicio, pero irán apareciendo gradualmente y serán de mayor duración. Es casi irrelevante tomar cualquier medicina para pasar el guayabo, ya que no existe ninguna que alivie milagrosamente el malestar, aunque hay en el mercado algunas que pueden ayudar a sobrellevarlo.

Cualquiera puede atravesar una situación como esta, más si previamente consumió bastante cantidad licor, es necesario que sepa a qué se enfrenta para ser consciente de lo que puede sucederle.

¿LICOR Y MEDICAMENTOS?
En la vida se pueden combinar muchas cosas, sabores, olores, bebidas, colores, pero sea consciente de que los fármacos tienen reacciones adversas con otros agentes. Cuando el cuerpo se intoxica con licor, los órganos encargados de defenderse realizan un trabajo arduo para sacarlo del sistema; no obstante, si se han ingerido medicamentos que tiene interacción negativa con el licor, puede pasar un rato muy amargo.

Hay combinaciones letales en este tema, sea consciente de su estado de salud y tratamientos médicos por los cuales está atravesando para que no cometa un error que le pueda causar la muerte. Algunas medicinas sean químicas o naturistas tienden a maximizar los efectos del alcohol causando molestias. En general, adormecimientos, arritmias, exaltación, problemas vasculares, renales o inmunológicos. Sea sabio y pregúntele a su médico si puede tomar licor al ingerir sus medicamentos o en qué tiempo debe hacerlo para que no interactúe de manera directa. Es posible que ese buen rato se convierta en otro para pasarlo en el hospital.

OTRAS RECOMENDACIONES QUE NO SE DEBEN OLVIDAR
Si va a tomar, entregue las llaves, prepárese, sea responsable y consciente de lo que va a hacer; evítese malos ratos, vergüenzas o daños en su cuerpo. Al final, sobrevivir al guayabo es posible si se toman las precauciones necesarias para aminorarlas.

Siguiendo estas recomendaciones, puede brindar tranquilo en las fiestas que se siguen en este final de año. ¡Salud!

EL EXCESO DE ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD. LEY 30 DE 1986. PROHIBASE EL EXPENDIO DE BEBIDAS EMBRIAGANTES A MENORES DE EDAD. LEY 124 DE 1994

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *