Facebook Twitter Instagram Youtube

Vacunas para viajar seguro por Colombia

Escribe: Natalia Quitián

Los días previos a un viaje son para muchos de preparación, tiquetes comprados, maleta empacada, hotel reservado e incluso los recorridos programados, pero en ocasiones se suele olvidar un punto que dependiendo el destino al que se dirigen resulta determinante, se trata de las vacunas.

En Colombia quienes deseen ingresar a cualquiera de los parques naturales con los que cuenta el país deberán tener la vacuna contra la fiebre amari­lla. Esta, según lo señala Diego García, Coordinador Nacional del Programa de Vacunación del Ministerio de Salud y Protección Social, es la única que hasta el momento es obligatoria, “desde los parques naturales por ley les pueden y les deben negar la entrada a las personas que no porten el carné de vacunación donde se certifique que han recibido la vacuna”.

LAS ZONAS DE MAYOR RIESGO SON: 

  • Antioquia (12): los municipios de Dabeiba, Mutatá, Turbo y Yondó.
  • Chocó (13): Riosucio, Carmen del Darién, Juradó, Nuquí y Unguía.
  • Magdalena (14): el distrito de Santa Marta y los municipios de Ciénaga y Aracataca.
  • Norte de Santander (15), zona del Catatumbo: municipios de Convención, El Carmen, El Tarra, Teorama, Sardinata, Tibú, El Zulia, Hacarí y San Calixto.

GENERALIDADES DE LA FIEBRE AMARILLA

La fiebre amarilla es una enfermedad que se presenta en las áreas selváticas, se produce a partir de las picaduras de los mosquitos denominados Aedes aegypti y Haemagogus; dependiendo del manejo puede llegar a ser mortal. Los síntomas de la fiebre amarilla son: fiebre, dolores recurrentes de cabeza, dolores musculares, náuseas, vómi­tos, cansancio y también ictericia, que es la coloración amarillenta de la piel y las mucosas.

Se recomienda que su aplicación sea 10 o 15 días antes de viajar a la zona de riesgo, para que una vez en el sector considerado de riesgo la vacuna haya cumplido su objetivo de protección.

¿DÓNDE RECIBIR LA VACUNA CONTRA LA FIEBRE AMARILLA?

La vacuna no tiene ningún costo, los niños a los 15 meses de edad, o en las algunas zonas de mayor riesgo a los 12 meses, deben recibir esta vacuna. En el caso de menores de otras edades y adultos que deseen vacunarse para evitar contraer la enfermedad en un viaje, también lo podrán hacer de forma gratuita, la recomendación es consultar en la secretaría de salud ya sea departamental o distrital que esté a su alcance para así conocer puntos y fe­chas de vacunación.

La vacuna contra la fiebre amarilla se maneja bajo la política de frascos abiertos, esto quiere decir que una vez se abre el frasco hay un tiem­po estipulado para gastar las dosis, y según lo afirma el Coordinador Nacional del Programa de Vacunación, existe un desabastecimiento a nivel mundial, esto a partir de la alta deman­da, por lo que en el momento en que se abre un frasco las autoridades sanitarias locales deberán garantizar su completo uso. “La úni­ca excepción es que se trate de menores en­tre los 12 y 15 meses, ya que sin importar si se pierdan dosis la vacuna deberá ser aplicada”, señala Diego García.

Por lo anterior será necesario que consulte con varias semanas de anticipación a su viaje el lugar y fecha en que podrá recibir la dosis de esta vacuna, esto no le tomará más de 20 mi­nutos y sí ayudará a que su viaje esté libre por lo menos de este padecimiento que, aunque en Colombia no se presenta con frecuencia, en varias zonas del país el riesgo es alto.

Otro dato con relación a esta vacuna es que una vez aplicada confiere inmunidad y protec­ción de por vida. Importante tener en cuenta que la vacuna no deberá ser aplicada a perso­nas con VIH positivo, mujeres embarazadas, menores de seis meses, personas con pro­blemas de inmunidad como defensas bajas y pacientes en tratamientos de quimioterapia.

OTRAS VACUNAS QUE AUNQUE NO SON OBLIGATORIAS SE RECOMIENDA TENER

Si planea visitar regiones selváticas o parques naturales, o lugares donde no se garantice el respectivo tratamiento del agua, por dar algu­nos ejemplos, se recomienda además de la va­cuna contra la fiebre amarilla, tener:

  • Vacuna triple vírica, que integra el saram­pión, rubeola y parotiditis, esto pese a que el país fue declarado en 2014 libre de la cir­culación autóctona de sarampión y rubeola.
  • Vacuna contra la varicela, en caso de co­nocer de antemano si el lugar de destino presenta brotes.
  • Vacuna contra la hepatitis A y hepatitis B, analizar si las condiciones del agua son las adecuadas y en general tener en cuenta las condiciones de salubridad de la zona.

Más allá de que sean o no obligatorias y depen­diendo del lugar hacia donde deseen viajar, an­tes de viajar es recomendable tomarse el tiem­po para consultar con las autoridades sanitarias cuáles son las vacunas que les permitirán pre­venir el contagio y concentrarse en disfrutar el destino, así estarán seguros de que este no con­llevará inconvenientes para su salud.

Aunque las vacunas señaladas normalmente son aplicadas durante la niñez, los viajeros que no cuenten con ellas y deseen evitar verse afectados por estas enfermedades, pueden acercarse a los puntos de vacunación y despejar las dudas que les pueda suscitar el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *