Facebook Twitter Instagram Youtube

Apps al servicio de la naturaleza

Escribe: Marcela Beltrán.

Caminatas ecológicas, buceo en las profundidades del océano y hasta regar el jardín de la abuela, se han convertido en escenarios propios para el desarrollo de nuevos aplicativos móviles destinados al conocimiento del entorno natural. Estas apps, muchas de ellas gratuitas a través de Play Store, hacen que los amantes de la vida natural y silvestre tengan al alcance de sus manos una herramienta que les permita conocer su hábitat, ese que durante años tuvo que ser visto y estudiado por muchos en bibliotecas y laboratorios.

Investigadores, biólogos, ingenieros y diseñadores cada día le están apostando más al desarrollo de aplicativos con un único objetivo, compartir el conocimiento para incentivar la protección de las especies; esa, por lo menos fue la luz inicial de Seak (www.seak.it), un aplicativo, de descarga gratuita, pensado por un grupo de biólogos marinos y diseñadores colombianos con el que buscan brindar información de interés sobre la biodiversidad en los mares. “Nos dimos cuenta de que había un conocimiento muy bajo de la biodiversidad marina, entonces pensamos en cómo recolectar información de esta para poder proteger lo que es nuestro”, afirma Diego Ávila cofundador de Seak, un aplicativo móvil que hoy tiene cerca de 2500 usuarios activos en todo el mundo y que ya ha alcanzado las 6000 descargas.

“Decidimos crear una plataforma para que los buzos que hay en el mundo – cerca de 25 millones inscritos -, pudieran compartir con personas del común y con la comunidad científica lo que ven en los mares minuto a minuto”. Y esa iniciativa comenzó a gestarse 7 años atrás, cuando Diego ganó un concurso de emprendimiento juvenil, cuyos recursos destinó a la creación de un centro de buceo que buscaba mostrarles a las personas las maravillas que habitan en las profundidades del océano; sin embargo, el temor de algunos por sumergirse, hizo pensar a Diego que ese conocimiento debía llegar por otro lado: “Le comenté a mi hermano y él me dijo que había una forma y era ‘metiéndoles el mar al bolsillo’ y de ahí viene la película del desarrollo de la aplicación”, comentó Ávila, quien junto a su equipo de trabajo fueron ganadores en Apps.co, una iniciativa del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC) que impulsa la creación de negocios a partir del uso de las TIC.

Seak es una app que se nutre con información de personas aficionadas a las actividades marinas (buzos, pescadores, marineros, ingenieros navales, biólogos marinos, etc.) quienes por medio de sus teléfonos celulares o tabletas toman fotografías de la vida marina, al subirlas al aplicativo este les solicita su ubicación y brindan datos de interés sobre la misma, que de esta manera van enriqueciendo su biblioteca.

Es un aplicativo alimentado por gente con una afición por el mar, cuya información es recibida por personas del común que desean saber más sobre este ecosistema.

Si bien la aplicación hasta el momento solo está disponible en inglés, el interés que ha despertado entre el público es muy grande, por eso Diego y su equipo están trabajando para desarrollar Selva, un proyecto con las mismas características pero dedicado a la vida terrestre en Colombia.

Al igual que Seak, en el mercado de las aplicaciones gratuitas, se encuentra Arbolapps (www.arbolapp.es), un proyecto desarrollado en España y que tiene como fin dar a conocer las especies nativas y silvestres en España, Portugal, Andorra y las Islas Baleares.
Si bien la aplicación hasta el momento está disponible para la península ibérica, sus creadores sueñan con poderla extender al resto del mundo. “La idea de esta aplicación se basa en una herramienta que le pudiera servir a la gente en la naturaleza, además de enseñarle la importancia de las especies autóctonas”, aseguró Eduardo Actis, coordinador del proyecto.

Esta iniciativa, avalada por el Área de Cultura Científica (CSIC) y el Real Jardín Botánico, cuenta con más de 280.000 usuarios, quienes tienen la posibilidad de utilizar la aplicación bajo dos modalidades: una consiste en una visita guiada, es decir, el aplicativo genera una serie de preguntas para orientar la búsqueda; y en la segunda opción es el usuario quien introduce datos relevantes (fruto, forma de hoja, color, altura) para que el sistema seleccione las especies más cercanas a la descripción. A diferencia de Seak, Arbolapps se nutre a partir de la información que el Real Jardín Botánico tiene disponible para el público.

Como parte de esa extensa oferta de aplicativos para la vida silvestre se encuentra ¿Qué flor es? (What’s that flower?), un proyecto desarrollado por el eslovaco Adrian Benko y quién pensó que su afición por la naturaleza tendría cabida en el mundo digital, y así fue. En marzo de 2015, durante un viaje a Viena, decidió poner en marcha ¿Qué flor es?, cuyo catálogo inicial no superaba las 130 especies florales, además de estar disponible solo en inglés y eslovaco. El tiempo pasó y hoy la aplicación cuenta con 639 flores y puede ser traducida a cualquier idioma por medio de Google Traslate. “Mis habilidades lingüísticas con otros idiomas son limitadas, pero aliento a los usuarios a que me compartan las descripciones de las flores en su lengua para yo actualizar la aplicación”, comenta Benko.

A diferencia de Seak y Arbolapps, ¿Qué flor es? fue creada en su totalidad por Benko, quien diseñó la arquitectura de la base de datos, las líneas de entrada y salida, el desarrollo de Android y el diseño de la interfaz: “Actualmente mis hijos me están ayudando a añadir nombres de flores en diferentes idiomas.
Me tomó un tiempo aprender a trabajar con el editor gráfico y crear iconos y componentes visuales, pero transferirla al diseño fue un gran desafío”, asegura este ingeniero que hoy lidera un grupo de investigación en Kosice, Eslovaquia.

No importa el lugar, bien sea en España, Eslovaquia o Colombia, hay personas que trabajan en el desarrollo de aplicaciones para móviles con un único fin: compartir con los usuarios toda la información que se tenga a la mano para disfrutar de la naturaleza. Estas herramientas no solo invitan a conocerla, sino que generan conciencia para su preservación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *