Facebook Twitter Instagram Youtube

Colombia le apuesta a la biotecnología

Escribe: Marcela Beltrán Gómez

Desde hace más de 5 décadas, la biotecnología ha dado luces para el desarrollo de áreas como la medicina y la industria de alimentos. Esta rama de la ciencia se basa en la aplicación tecnológica de sistemas biológicos u organismos vivos para la creación o mejoramiento de procesos importantes para el ser humano o el medio ambiente.

Básicamente, la biotecnología toma algunos componentes genéticos de los organismos vivos, que después de una análisis detallado pueden ser útiles en sistemas de producción de alimentos más saludables, en el desarrollo de materiales menos contaminantes, cultivos productivos, e incluso, pueden convertirse en fuentes de energía renovables y amigables con el medio ambiente, entre otros.

BioTecnología (1)

Fotografía: Depositphotos-Colciencias

Quizá uno de los ejemplos más relevantes del uso de la biotecnología en pro de la salud del hombre es el desarrollo de la insulina, un medicamento vital para pacientes con diabetes.

Inicialmente la insulina para tratamiento de diabetes era obtenida del páncreas del cerdo, con características similares al del hombre, no obstante se presentaron casos en que los pacientes rechazaban este tratamiento debido a las impurezas que el medicamento traía desde su origen. Gracias al avance de la ciencia, las impurezas fueron reduciéndose hasta en un 99%. Además, los expertos se dieron a la tarea de buscar otras alternativas de producción biológica más eficientes a través de la biotecnología, ya que el páncreas de un cerdo saludable puede ofrecer insulina para tres días, lo que en términos ambientales y económicos significa un alto costo.

A finales de la década del 70 del siglo pasado, los científicos obtuvieron la primera insulina humana, gracias a un trabajo genético sobre la bacteria Escherichia Coli, conocida comúnmente como E Coli, que después de un proceso en el laboratorio produce la insulina, la cual es purificada y vendida como medicamento con un grado de compatibilidad del 100%.

Actualmente la biotecnología está clasificada por colores, de acuerdo con su aplicación:

BioTecnología (3)

Biotecnología roja: esta biotecnología, también conocida como biomedicina, se aplica en el estudio y búsqueda de tratamientos para enfermedades, además sirve para la invención de nuevos fármacos y adelantos en la industria cosmética.

Biotecnología blanca: está destinada al área industrial y todos los procesos que están vinculados con la bioenergía, es decir, está encaminada a buscar nuevos productos y procesos que consuman menos recursos.

Plásticos, textiles y materiales para la industria se originan gracias a la utilización de microorganismos en sus cadenas de producción.

Biotecnología verde: tiene como punto focal la agricultura. Con ella se pueden desarrollar plantas más productivas; con interés agropecuario, le apunta a la producción de biofertilizantes y biopesticidas, además al cultivo in vitro y la clonación de vegetales.

Biotecnología azul: tiene como fuente de exploración el océano y el aprovechamiento de la biodiversidad marina. Esta categoría se encuentra en una etapa exploratoria, pero se espera que pueda ser útil en la acuicultura, la producción de fármacos y la creación de materiales amigables con el medio ambiente.

Biotecnología gris: su objetivo principal es la aplicación de la biotecnología para dos grandes tareas: mantenimiento de la biodiversidad y eliminación de contaminantes.

Para la primera se utiliza, por ejemplo, para la protección de especies en vía de extinción por medio de la clonación.

En su segunda aplicación, se buscan microorganismos capaces de eliminar sustancias contaminantes en el ambiente, como metales pesados e hidrocarburos.

Hoy en día se está trabajando en otras categorías de biotecnología como la dorada, que está enfocada a la tecnología; la púrpura, que está encaminada a estudiar los asuntos legales; la marrón, que tiene como foco de interés los desiertos; la naranja, que se centra en la formación y divulgación a la opinión pública; la negra, que trabaja sobre el  bioterrorismo; y finalmente, la amarilla, que trabaja en el campo de la nutrición y los alimentos.

BIOTECNOLOGÍA EN COLOMBIA:

A pesar de contar con una experiencia de 30 años, la biotecnología en nuestro país se ha convertido en un área de trabajo vital para institutos de investigación y universidades, que son conscientes de los potenciales tecnológicos de la biodiversidad en Colombia. Muestra de esto es que en Colombia existen más de 114 grupos de investigación en esta temática en varias universidades del país, y cuenta con instituciones focales de investigación como el Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional de Colombia, CorpoGen, Corporación Biotec, Corpoica, CIAT, BioIntropic, el Centro de Bioinformática y Biología Computacional, entre otros que se encuentran dentro del sector agropecuario, junto con iniciativas privadas y productivas en el país.

BioTecnología (4)

Fotografía: Depositphotos-Colciencias

Por lo anterior, entidades como Colciencias le aportan a esta área de trabajo proyectos como Colombia BIO, un espacio destinado a propiciar condiciones para conocer, valorar, conservar y aprovechar sosteniblemente la biodiversidad de nuestro país, buscando disminuir las brechas en ciencia, tecnología e innovación, y generar sinergias entre todos los actores que trabajan en estos frentes en el país. Esto es de relevancia debido a que, por ejemplo, “el 53% del territorio continental colombiano se encuentra aún cubierto por bosques naturales, incluyendo 311 tipos de ecosistemas continentales y marinos diferentes. Así mismo, es el primer país a nivel mundial en diversidad de aves y orquídeas y el segundo en diversidad de plantas, anfibios, peces dulce-acuícolas y mariposas”, comenta Felipe García, gerente del proyecto nacional Colombia BIO.

Dentro de este proyecto macro se impulsan y fomentan componentes como Expedición Bio, Investigación & Desarrollo Bio, Productos Bio, Mentalidad Cultura y Comunicaciones y Articulación Institucional. Los tres primeros buscan articular una gran cadena de valor de la biodiversidad del país; y los dos últimos, habilitar las condiciones para que Colombia alcance la competitividad  que requiere, producto de un uso y aprovechamiento sostenible de su biodiversidad.

Dado lo anterior, se están promoviendo expediciones de biodiversidad en departamentos como el Chocó, donde encontramos procesos de preservación y protección comunitarias de importancia, como el de la conservación de la tortuga caguama.

Igualmente, en Putumayo se está trabajando otra expedición que complemente información, impulse procesos de investigación y desarrollo que potencialicen la generación de productos derivados de la biodiversidad con capacidad de dinamizar economías verdes en la región, como es el caso de procesos que ya se vienen dando en investigaciones y desarrollos con el chontaduro y sus aplicaciones alimenticias y en la agroindustria, en la región amazónica.

BioTecnología (2)

Cultivo de cacao en biorreactor. Fotografía: Grupo de Biotecnología UDEA

Gracias a esta variedad, Colombia se encuentra entre los 17 países considerados megadiversos por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, sin embargo el camino por recorrer es todavía largo, pues solo por medio del desarrollo de una política que permita armonizar ambos aspectos se podrán lograr avances importantes en la competitividad de ciertas cadenas industriales y en la obtención de nuevos productos de alto valor agregado que signifiquen ingresos para la economía nacional, tal como lo vienen haciendo países como Brasil y Costa Rica, con condiciones tropicales similares a las de Colombia. “Tenemos buenas oportunidades para desarrollar nuestra propia industria biotecnológica, teniendo en cuenta su riqueza de recursos biológicos y genéticos, la existencia de una política clara de fomento a la innovación en el país, el compromiso político al más alto nivel con la biotecnología como sector de futuro y la disponibilidad de grupos de investigación en el campo, con una producción científica en aumento en número y calidad”, asegura Claudia Tinjacá, gestora del Programa Nacional de CTeI en Biotecnología, de Colciencias.

Actualmente nuestro país cuenta con personal altamente calificado en esta área, universidades y centros de investigación, privados y públicos que trabajan en investigación biotecnológica, además de tener las plataformas necesarias para avanzar en la materia. “Debemos cambiar la mentalidad, y tener un trabajo articulado entre los grupos de investigación para fortalecer la biotecnología en nuestro país”, apunta la bióloga Martha Lucía Cepeda, jefe de laboratorio de la Corporación Corpogen, una entidad sin ánimo de lucro que centra sus esfuerzos en la investigación científica y en adelantos  tecnológicos.

“Es necesario que el Estado y la empresa privada entiendan que la biotecnología es un área de trabajo que puede mejorar la economía del país a largo plazo, y que para lograrlo es fundamental contar con unas políticas coherentes y un presupuesto que dirija ese desarrollo”, concluyó.

Por lo pronto, se espera que Colombia avance en esta materia para posicionarse como un país líder en la región en temáticas relacionadas con la biotecnología, un reto que el Estado junto con la empresa privada deberán abordar en un futuro próximo.

“Tenemos buenas oportunidades para desarrollar nuestra propia industria biotecnológica, teniendo en cuenta su riqueza de recursos biológicos y genéticos”

Comments (1)

  1. […] Con información de Revista Colombia […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *