Facebook Twitter Instagram Youtube

La tecnología: del hábito a la adicción

El mundo cambia de tal manera que la revolución de las ciencias y la tecnología no se detiene; en la actualidad con el auge de la innovación y el desarrollo de la creatividad se ha inventado de todo y lo que aún no funciona está en proceso de existir.

La tecnología poco a poco se ha hecho parte de nuestras vidas, se ha vuelto una extensión de nosotros mismos, de una forma mecánica y automatizada, a través de múltiples dispositivos o sistemas como los celulares, la domótica, el internet, los drones, entre otros.

TecnologíaSi bien las nuevas tecnologías han brindado, en algunos casos, “soluciones” para la vida, ahorrándonos tiempo, distancia y trabajo, también es cierto que nos está generando perjuicios; no es un secreto que todos los excesos tienen consecuencias negativas y si nos descuidamos hasta funestas, nos volvemos tan dependientes de la tecnología que se nos dificulta hacer una suma mental o simplemente conocer a alguien o hablarle cara a cara.

Son tantas las facilidades que hemos obtenido con el desarrollo de la tecnología que llegamos a lo impensable, como pagar las cuentas desde la casa sin hacer fila o tener que desplazarnos, hechos tan simples como trabajar desde cualquier lugar con una buena conexión a internet y un equipo de cómputo portátil sin tener que estar en la oficina, aprender a cocinar con clases virtuales, hacer compras, en fin, lo que ayer imaginamos ya es posible.

Tecnología (1)Sin embargo, el uso excesivo y desmedido de la tecnología hace su mella en la sociedad y por ende en el hombre; por ejemplo, las personas tienden a ser más sedentarias, las relaciones interpersonales son más virtuales y un poco menos reales por la ausencia de contacto físico; incluso los niños hacen menos actividades al aire libre, por lo que su desarrollo motriz se ha visto afectado.

Tecnología (2)La adicción u obsesión con la tecnología puede determinarse a partir de tres actividades: los videojuegos, el internet y el celular. Ser tecno-dependiente al igual que cualquier otro vicio u obsesión no es fácil de reconocer, ya que sus condiciones son más de hábito que desequilibrio físico químico, no es una cuestión de enzimas o toxinas como sucede con los farmacodependientes, esta resulta ser una situación extrema, un trastorno que no se cura con remedios o pastillas.

Cuando el uso de la tecnología está convirtiéndose en una dependencia las personas tienden a escapar de la realidad, la evaden, les cuesta realizar otras actividades, se les dificulta comunicarse con otras personas, entre ellas sus familiares o amigos, evitan relacionarse y presentan ansiedad e irritabilidad, se ponen irascibles al no poder conectarse o usar el dispositivo o aparato tecnológico.

Quizás estas señales no sean muy evidentes pero sumadas a otros patrones de comportamiento pueden ser conductas muy reveladoras, tales como dedicar demasiada atención a la “actividad tecnológica”, al punto de olvidar asearse o comer, perder la noción del tiempo e incluso sacrificar horas de sueño o dejar de lado sus responsabilidades académicas o laborales.

Por lo general los pasatiempos como enlazarse a internet, estar en redes sociales, hacer compras virtuales, juegos en línea, dejan de ser actividades ocasionales y se vuelven eventos constantes y diarios, cualquier situación es una excusa para conectarse, prefieren estar en línea que salir o convivir con las personas que están a su alrededor.

La tecno-dependencia puede darse a cualquier edad, aunque los más vulnerables son los niños y los adolescentes por encontrarse en su etapa de aprendizaje y formación, fase de crecimiento en la que se sientan las bases de su personalidad y absorben todo lo que el entorno les ofrece.

Los expertos consideran que uno de los aspectos que más seducen a los adolescentes es el hecho de tener la oportunidad de ser otros, ya sea para aparentar lo que no son, superar la timidez o mitigar la soledad; dichos factores además de evidenciar falencias en la autoestima también son el principio de trastornos en el comportamiento.Tecnología (3)

Evite ser un cautivo de la tecnologíaTecnología (4)

  • Si es padre de familia, no lleve el computador al cuarto de los hijos, si lo instala en un área común de la casa, no les dará opciones a ellos de aislarse y podrá tener conocimiento de todas sus acciones en línea.
  • Si nota que su hijo presenta dificultades para relacionarse, controle sus actividades y distribuya mejor su tiempo, genere espacios para compartir en familia, estimule sus relaciones interpersonales con pasatiempos grupales, acompañe constantemente en el buen uso y manejo del internet, recuerde que la falta de comunicación afecta su salud emocional.
  • Si su hijo tiene bajo rendimiento académico, observe cuáles son sus hábitos de estudio, ya que si pasa muchas horas en internet consultando o estudiando, algo está fallando; por ello motive otros medios de consulta o estudio, como los libros, visitar la biblioteca, hacer tareas con los amigos o un tutor por horas.

La televisión, los videojuegos, el internet, el celular y la computadora son desarrollos tecnológicos que impactan la vida de una forma positiva si se usan correctamente, brindan entretenimiento, comodidad y conocimiento.

Ahora, si usted es un adulto responsable y consciente de sí mismo, autoevalúese, pregúntese: ¿cuánto tiempo dedica al uso de las nuevas tecnologías? Comparado con otras actividades que realiza, ¿cuál es su tiempo en familia y actividades al aire libre? Cómo habla con sus amigos: ¿se ven o siempre están en línea? Cuestiónese: ¿es de las personas que enloquece si olvida el celular en casa o está constantemente revisando sus mensajes?

Si sus respuestas son afirmativas, usted se está dejando seducir por las nuevas tecnologías y está a tiempo de tomar medidas, no pierda el control de su vida, limite el tiempo de uso y hágalo productivo, disfrute de la naturaleza, los amigos y la familia; si requiere más información no dude en consultar a un psicólogo, médico o buscar un centro de ayuda, tenga en cuenta que la información es conocimiento y enseñanza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *