Descubrir Santiago de Tolú vale la pena

0
500

Escribe: Diana Gómez

Las cálidas aguas del mar Caribe hacen de Santiago de Tolú uno de los destinos más apetecidos por los turistas, que muchas veces vienen desde el interior del país para conectarse con la playa y el sol. Desde Medellín, un vuelo conecta este municipio sucreño, que abre sus puertas para el deleite de los foráneos.

Santiago de Tolú, bautizada por Alonso de Heredia en 1535 como Villa Coronada Tres Veces de Santiago de Tolú, es un poblado ubicado a una hora de Sincelejo, capital del departamento de Sucre. El turismo y las actividades agrícolas son su principal fuente de ingresos, lo que permite que tanto viajeros como empresarios estén mirando esta villa centenaria con otros ojos.

 “Venir a Tolú es un espectáculo”, cuenta con desparpajo una turista mientras le preparan en la playa un suculento coctel de camarones, muy tradicional por estas tierras. Ella, al igual que otros viajeros que la acompañan, viene recorriendo las playas del Golfo del Morrosquillo, famosas no solo por la tranquilidad de sus aguas sino también porque en su interior se encuentra uno de los más bellos paraísos de Colombia: el Archipiélago San Bernardo, un conjunto de islas que ofrecen hospedaje, actividades acuáticas y, por supuesto, una desconexión del caos citadino. Una de las rutas más rápidas para acceder a este archipiélago es a través del puerto de Tolú, donde las embarcaciones zarpan muy temprano en la mañana y regresan antes de las cuatro de la tarde, ya que, por reglamentación de las autoridades, después de ese horario se prohíbe la navegación con turistas en la zona.

En este municipio el mar se contonea con el sonido del vallenato, que inunda algunos locales comerciales ubicados en la playa. Además, los viajeros tienen la posibilidad de disfrutar de un bello atardecer, una postal que pocos olvidan.

Uno de los sectores más turísticos para descansar es el sector del Francés, un conjunto de playas óptimas para vivir un par de días sin ruido, contaminación ni tráfico. Este punto ha tenido un crecimiento importante en materia de hospedaje y restaurantes, por lo que quienes llegan a este lugar viven una experiencia única. Otras playas que vale la pena visitar se encuentran en el sector de Palo Blanco y Puerto Viejo, donde la arena blanca ofrece un verdadero espectáculo.

Gracias a su ubicación y su riqueza natural, Tolú cuenta con espacios interesantes para hacer turismo ecológico. Algunos hoteles y planes turísticos ofrecen recorridos guiados por manglares, que acogen en la parte baja cangrejos y peces que zigzaguean entre las raíces para finalmente depositar sus crías entre las enramadas; mientras que en las partes altas se posan aves que sobrevuelan el paisaje.

Uno de los eventos más atractivos que se viven en las playas de Tolú es el Festival de Regatas Artesanales, una jornada que reúne a toda clase de navegantes aficionados. Las embarcaciones, que antes eran utilizadas para la pesca en mar abierto y el transporte de personas, y construidas de troncos huecos y velas de algodón, fueron reemplazadas por embarcaciones a motor. Sin embargo, la tradición se conserva, y algunos pescadores mantienen los veleros artesanales para sus actividades en el mar y, por supuesto, para el concurso, que en cada edición se roba las miradas de los nativos y visitantes, quienes tienen la oportunidad de disfrutar del mar, las competiciones y la música, que prende la fiesta en la primera tonada.

Planes y más planes

Además del sol y la playa, en las noches Tolú se viste de fiesta gracias a los bicipaseos que inundan la ciudad con colores y música. Estas bicicletas son un plan obligado para los viajeros que deseen recorrer el centro del municipio a punta de pedal. “Es muy divertido ver cómo familias enteras pedalean y se divierten”, cuenta un comerciante, mientras ofrece sus artesanías al público.

Pero en Tolú no todo es fiesta y playa, la Semana Santa es, por tradición, una de las más concurridas del país, pues todos los Jueves Santos los viajeros recorren con fervor las calles del municipio con la imagen de Jesús con la cruz a cuestas. Esta procesión es organizada por la Hermandad de Nazarenos, quienes tienen la misión de gestionar la celebración y trayecto que tendrán las imágenes religiosas que acompañan la Semana Mayor.

Muy cerca a Tolú se encuentra Coveñas, otro complejo turístico con playas de arena blanca y mar azul turquesa que se extiende por el golfo. Muchos viajeros que se hospedan allí aprovechan la cercanía con Tolú para realizar el bicipaseo o para adquirir artesanías a orillas de la playa.

Cuando hablamos de gastronomía en el Golfo de Morrosquillo, el pescado siempre será la primera opción, pues gracias a la riqueza de sus aguas Tolú cuenta con una variada oferta de pescados y mariscos, además de la tradicional arepa de huevo, que acompaña los desayunos de los turistas y locales. Ahora, qué sería de las playas sin los tradicionales coco loco y coco fresa, dos bebidas que son imperdibles durante los días de sol. En cuanto a los dulces, las cocadas son el mejor postre para deleitarse mientras se recorre la playa.

En Santiago de Tolú la vida se disfruta con el vaivén de las olas, con la dulzura del coco y, sobre todo, con el sol, que al finalizar su día se oculta tras las aguas del mar Caribe.

Por esta temporada, SATENA conecta a Tolú con la capital antioqueña los días lunes, jueves y sábado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here