Boyacá. Óleos a la tradición

0
978

C.S. Juan Carlos Pérez Pérez.

Su geografía verde y fría se compone de 123 municipios organizados en 13 provincias que marcan la belleza e historia de esta linda región. A dos horas de la Capital por buenas vías comerciales y rurales nos acercamos a Tunja para desde allí como un pulpo buscar entradas y salidas a diferentes sitios de interés y de disfrute a los ojos y sentidos de cada uno de los que recorremos sus rutas y pueblos pintorescos.

Tunja su capital aún no sabe si mantenerse como pueblo grande o referente de ciudad que apenas vislumbra comercio y algunas marcas de moda. Por el mapa político de Colombia es de las primeras ciudades y sitios de historia y libertad. Su Puente de Boyacá así lo establece y se mantiene firme como testigo de esa Independencia que aún se celebra. Municipios grandes como Sogamoso y Duitama van convirtiendo esta zona en una linda Región que sobresale por sus carreteras, su trabajo, el agro y el turismo. Industrias, Siderúrgicas, Cementeras y Textiles son la base de una economía prospera y de buena proyección nacional e internacional. Sin embargo, la belleza está por llegar cuando nos adentramos en esos pequeños rincones con plazas grandes y dignas de recorrer a pie.

Sin lugar dudas Villa de Leyva engalana como la reina de este Departamento. Ocupa y ocupará el primer lugar por su orden y tradición. Sus calles empedradas, sus cafés, hoteles y posadas dan ese ambiente europeo que cada vez se engalana con la presencia de turistas de todas partes del mundo. El Universo, el cielo inmenso, sus estrellas y luces fugaces hacen de este lugar el sitio predilecto para las noches de luna. A su lado Santa Sofia, pueblito de 3000 habitantes que recibe científicos y gomosos de todos los temas de la astronomía. A su alrededor el convento del Ecce Homo y su convento de los dominicos. Todo por disfrutar. SONY DSC

Mongúi es el espectáculo de la tradición, el frio y los balones. El cuero y las artesanías se dejan lucir en diferentes sitios del pueblo. Allí hay Iglesia, convento y puentes por recorrer y caminar. Los franciscanos dejaron su huella.

Ráquira el pesebre de las artesanías y el folclor musical. Todo el pueblo es un solo almacén de artesanías. Quien en Colombia y en muchas partes del mundo no tienen una matera de allí. Sutamarchan a su lado le hace homenaje a las longanizas y embutidos. Todo enmarcado en la tradición boyacense y colombiana. Sumerce…. es el termino para reconocer en el turismo la voz señorial y amable.

La región de la Tota con sus pueblos como Iza, Aquitania, Tota y Pesca huelen a cebolla y olor a trucha. Son 60 Kilómetros de laguna y tiene playa blanca para el baño y el disfrute del escaso sol que a ratos aparece.

Combita, Chivata, Cucaita, Sachica y Tuta, no son nombres indígenas solamente. Son los registros de pueblos boyacenses que se ven a lo largo de la vía y que permiten soñar y vivir la paz interior. Grandes plazas, Iglesias tradicionales y pocas personas que miran con agrado cuando alguien llega a degustar sus postres y lácteos.

SONY DSC

Chiquinquirá, la gran capital de los cristianos católicos, Apostólicos y Romanos. Allí está la patrona de los colombianos. Ciudad señorial llena de imágenes religiosas como un pequeño vaticano en el frio boyacense.

Tinajacá, Tenza, Tibasosa y Tibaga, se deben recorrer por el simple placer de tomar sus fotos en cada plaza y calle de Boyacá. Hay muros con referentes de Bolivar, Santander y patriotas de diferentes batallas y momentos históricas. El Rey de todos, el gran monumento del Maestro Rodrigo Arenas Betancur al Pantano de Vargas y los Caballos de Rondón. En 1969 fue instalada y parece nueva. Imponente y majestuosa. Un canto a la libertad y la independencia.

SONY DSC

Son 123 punticos de geografía y de historia. El placer no es solo recorrerlos sino vivirlos. Allá nos espera el gran pueblito boyacense en la ciudad de Duitama. Hoteles, hostales, restaurantes y referentes de los municipios más bellos de este departamento engalana un gran sitio turístico donde se debe pasar la noche para sentir la alegría y el sueño por un rato de ser boyacenses de verdad.

En los mapas turísticos muchas opciones de reposo, valores para pagar en dólares y en pesos. Gastronomía para todos los gustos. No muy apta para diabéticos y colesterol, pero igual, la vida es una sola y hay que vivirla y disfrutarla dando a nuestros ojos el placer de decir que se estuvo por la Región boyaca de Colombia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here