Carnaval de Venecia. Entre lentejuelas, terciopelos y máscaras

0
2780

Escribe: Diana Uribe C.

Poetas, artistas, directores de cine y viajeros de todos los tiempos concuerdan con expresar que Venecia es “la ciudad más bella del mundo”, pues impresiona y fascina con su belleza romántica y melancólica. Sin embargo, no solo los paseos en góndola son los que atraen a los turistas anualmente.

Venecia es también famosa por su Carnaval, una festividad única en el mundo que cuenta con más de 8 siglos de tradición; sin embargo no se declaró una celebración pública hasta dos siglos después de su origen, cuando aparece el primer documento oficial en el que el Senado de la República Serenísima declara festivo el día precedente a la Cuaresma, otorgando a la comunidad algunos días dedicados a la diversión. Se deja en claro que su característica principal es el disfraz, un hecho intencional con el que se pretendía abolir la pertenencia a cualquier tipo de clase, sexo o religión.

Para ese entonces, personas de todas las clases sociales se disfrazaban con un “tabarro”, una especie de capa negra; además, cubrían sus rostros con una “bauta”, una máscara blanca que ocultaba por completo su identidad, lo que convertía a Venecia en un legítimo escenario teatral en el que los protagonistas eran los bailes, las canciones y el amor desenfrenado.

Carnaval-de-Venecia-3Pero no es sino en el siglo XVIII que el Carnaval de Venecia alcanza su máximo apogeo, cuando príncipes y nobles de las principales familias europeas se escapan para hacer parte de los des-files y las comparsas, lo que le otorga al carnaval un carácter exclusivo en sus inicios. Ese desborde de lujos y excesos continuó hasta 1797, cuando Napoleón prohibió su realización tras invadir la ciudad, pues los disfraces y las máscaras podrían ser una excusa para conspiraciones futuras.

Pasaron cerca de 180 años antes de volver a retomar la tradicional festividad, que aunque ya lleva 36 años celebrándose, y a pesar de ser considerado uno de los más importantes de Italia, todavía no recobra el esplendor con el que brilló 5 siglos atrás. Hoy, las compañías de turismo buscan recuperar la majestuosidad del carnaval, y para eso ofrecen recorridos y fiestas VIP en las que los asistentes pueden llegar a pagar cientos de euros por una entrada, un escenario que para los puristas del evento desdibuja su verdadera esencia.

Sin embargo, quienes asisten al carnaval concuerdan en que no hay mayor espectáculo de glamur, gala y color que los bailes al compás de la música barroca, donde las calles evocan las dinámicas sociales propias de la edad media en la época actual.

A lo largo de los 10 días que dura el festejo, la programación cuenta con diversas actividades que vinculan a todos los habitantes de Venecia, no obstante el evento inaugural, que se realiza el primer domingo del carnaval, tiene como principal atractivo “el Vuelo del Ángel”, que durante la época de mayor esplendor consistía en lanzar una paloma metálica desde el campanario de San Marcos hasta el Palacio Ducal; sin embargo, en la actualidad y gracias a un moderno juego de luces e iluminación, ese recorrido lo hacen unas personas sujeta por cables metálicos.

Los asistentes pueden disfrutar de otras actividades como la Fiesta de las Marías, en las que las venecianas más bellas desfilan por las calles luciendo los trajes tradicionales; o la Regata del Silencio, “Vogata del Silenzio”, que se realiza el segundo martes a medianoche y en la que las góndolas van por el canal en silencio con velas encendidas, saliendo del Puente de Rialto hasta la Plaza de San Marcos.

Carnaval-de-Venecia-4Durante siglos, el Carnaval de Venecia fue el escenario perfecto para que los ricos y poderosos del viejo continente disfrutarán anónimamente del jolgorio popular. Hoy, el festejo en el afamado puerto italiano continúa siendo, para los asistentes, la mejor puesta en escena del pasado en pleno siglo XXI.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here