COSTA RICA, EL VIAJE IDEAL

0
1441
Fotografías: Cámara Lúcida
Fotografías: Cámara Lúcida

Escribe: Alberto Morales

Bueno, que un país ofrezca costas sobre los dos mares a cuatro horas de distancia una de la otra, y que apenas supere los cuatro millones de habitantes, además de que no tiene ejército porque no le interesa, ya resulta por lo menos exótico. Hay que ir.

Resulta de rigor indagar primero en internet: “…Es un gran destino para los turistas que buscan aventura o un lugar para relajarse. No sólo por sus hermosas playas, con sus costas y su cadena de volcanes. La provincia de Guanacaste con su variedad de actividades al aire libre es un destino popular.

Los turistas también se sienten atraídos no solo por su fascinante vida silvestre y plantas exóticas que pueden ser descubiertas en los Parques Nacionales, sino también por el sol, el clima empapado en la estación seca…”

El vuelo Medellín-Panamá es relativamente corto. Hicimos escala para tomar luego el avión que nos llevaría hasta Liberia, el “Cantón primero” (la capital) de la provincia de Guanacaste.

Ya no es necesario llegar a San José, la capital del país, que queda más a o menos a tres horas y media. El vuelo dura apenas hora y media y llegamos al aeropuerto internacional Daniel Oduber. Se trata de una construcción moderna y cómoda, pequeña pero funcional, en donde usted se encuentra con toda la amabilidad y buena disposición de sus gentes.

Aprendimos luego que este aeropuerto, recientemente construido, ha sido determinante para el crecimiento del flujo turístico hacia la zona. Miles y miles de turistas provenientes de Canadá, de Rusia, de Yugoslavia, de diferentes países de Europa y, más recientemente, de Suramérica, han sido decisivos para el desarrollo de la zona. Liberia es llamada “la ciudad blanca” y cuenta apenas con 80 mil habitantes.

Nos espera una buseta que, a lo largo de una hora, recorrerá la distancia que nos separa de la Playa Matapalo, transitando por una carretera impecable que deja ver pequeñas poblaciones limpias y solitarias (se ve poca gente siempre) y un paisaje verde y seco, salpicado por el rosado y el amarillo fulgurantes de árboles muy parecidos a nuestros guayacanes.

costa1
Fotografías: Cámara Lúcida

La zona de Matapalo y Sardinal ofrece una infraestructura turística notable y de calidad mundial. Una oferta impresionante con edificaciones gigantescas y, sobre todo, con unas gentes que entienden a cabalidad lo que significa el turista para el desarrollo y prosperidad de su región.

A toda esta zona se la llama la “costa dorada” porque ofrece playas exquisitas, un cielo siempre azul, un clima fresco y cálido y múltiples alternativas de turismo ecológico: recorridos a caballo, visitas a ver flores exóticas, excursiones adentro de esta flora exuberante.

“Pura vida” es la frase recurrente de todas las personas con las que te contactas. “Pura vida” es su manera de decir gracias, con mucho gusto, para servirle. Esa frase es la impronta de Costa Rica y trasciende el territorio del eslogan: de verdad la sienten.

« “Pura vida” es la frase recurrente de todas las personas con las que te contactas. “Pura vida” es su manera de decir gracias, con mucho gusto, para servirle. »

De Matapalos nos fuimos para el Cabo Velas en la Playa Conchal, a una hora de distancia en carro. El conductor nos ofreció dos alternativas: podíamos irnos por la carretera central pavimentada, o tomar la ruta de una carretera destapada que nos permitiría conocer nuevos paisajes. Optamos por la segunda opción. Fue fascinante. De verdad que ese mar se veía como el Mediterráneo. Nos deteníamos en algún recoveco de la vía y nos invitaba a subir a una colina para que, ya arriba, nos deslumbráramos con el paisaje.

A playa Conchal se la llama así porque millones y millones de pequeñas conchas se confunden con la arena y brindan un espectáculo majestuoso de playas blancas. Una rareza para nosotros que estamos acostumbrados a las arenas oscuras de nuestro mar Pacífico.

También allí la infraestructura turística es notable, con resorts que ofrecen canchas de golf y una amplia variedad de hoteles de lujo. De hecho, algunos de esos campos están catalogados como los mejores del mundo.

La vista del mar desde allí es la que remite al paisaje del Mediterráneo… grandes rocas como cíclopes que sobresalen en medio del mar, montañas lejanas…

Como las aguas son tan claras es común la práctica del snorkel, pues es amplia la variedad de especies marinas.

Usted será rápidamente seducido por la amabilidad de los pescadores que no dudan en acompañarlo para ofrecerle los mejores lugares en los que usted podrá sumergirse.

Los más variados deportes acuáticos están integrados a la oferta, desde las zambullidas inocentes hasta la pesca a mar abierto. El mar en esta parte permite también la práctica del surf.

costa2

costa3

LA GENTE ES EL SECRETO
Desde luego que usted puede vivir experiencias turísticas de toda índole y conocer las más sofisticadas instalaciones en cualquier parte del mundo. Contar incluso con un servicio excepcional, pero hay en Guanacaste un valor agregado a destacar: su gente.

Difícilmente encuentra usted otro lugar en el mundo en donde exista tanta disposición a hacerle sentir bien, tanto deseo genuino de que usted regrese, tanta alegría por el hecho de que usted ha llegado a su territorio, tanta comprensión sobre el poder y la incidencia que tiene el turista en su propia calidad de vida.

Sorprende entonces ver esos rostros latinos, alegres, campesinos, desprevenidos; dialogando con los turistas en diversos idiomas y plenamente capacitados para enfrentar todas las exigencias del más sofisticado de los huéspedes.

No tengo duda, llegar a Costa Rica se transformó en el viaje ideal.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here