Cartagena, ciudad de ensueño a orillas del Caribe

0
321

Escribe: Beatriz E Betancur

“Viajera del tiempo”

Cartagena es mágica y encantadora. Esta famosa ciudad caribeña y amurallada de la época colonial es considerada Patrimonio de la Humanidad dada la belleza de sus construcciones antiguas. Además, Cartagena posee exuberantes playas de aguas cristalinas, todo esto en un ambiente siempre festivo y cálido, lo que la hace un destino único para disfrutar.

Para gozar de esta ciudad basta con recorrerla a pie y perderse por las estrechas callejuelas de elegantes mansiones con balcones y portales inmensos, iluminados solo por faroles, que nos transportan a la antigua Cartagena colonial, donde en cada rincón hay una historia por contar.

 

Iniciamos el recorrido en la Torre del Reloj, puerta principal de ingreso a la Ciudad Amurallada. Detrás de ella se encuentra el Portal de los Dulces, donde los viajeros podrán degustar gran variedad de dulces hechos con fruta y de forma artesanal. Eso sí, no podemos olvidar las famosas cocadas. Seguimos el recorrido y caminando sin rumbo nos encontramos pintorescas plazas como Santo Domingo y San Diego, donde la vida nocturna es una verdadera fiesta de tambores y bailarines callejeros que demuestran por qué el Corralito de Piedra es una de las ciudades más festivas del continente.

En esta parte de la ciudad también encontramos exquisitos restaurantes de comida de mar, coctelerías y bares. Muy cerca a estos santuarios del jolgorio se asientan múltiples iglesias, como la Catedral de Santa Catalina, famosa por celebrar bodas y bautizos, y por su cúpula, que resalta entre la arquitectura colonial de la ciudad. Las iglesias San Pedro Claver, Santo Domingo y Santo Toribio son algunos de los templos más antiguos del sur del continente.

 

Entre los museos más destacados está el Museo Naval del Caribe, el Museo del Oro Zenú, el Museo de Arte Moderno y el Museo Histórico de Cartagena de Indias, un lugar que atesora parte de la historia y cultura de la capital de Bolívar.

En Cartagena, cada monumento y cada estatua son símbolos de la unión entre el viejo y el nuevo mundo, como puede verse con la estatua de la India Catalina, quien durante la época de la conquista fue traductora de Pedro de Heredia, fundador de la ciudad de Cartagena. También están los monumentos a Cristóbal Colón, a Simón Bolívar y a San Pedro Claver, este último gran defensor de los esclavos.

Esta ciudad conserva bellísimas joyas arquitectónicas como el Teatro Adolfo Mejía, famoso por sus escaleras, palcos de mármol italiano y adornos forrados en laminilla de oro. También se encuentran Las Bóvedas, veintitrés construcciones en forma de arco, que otrora sirvieron como prisión y en las que hoy funcionan tiendas de artesanías, donde los turistas pueden llevarse algunos recuerdos como hamacas, sombreros vueltiaos, tambores, vestidos, mochilas, bisutería en nácar y coco, y algunas joyas con exclusivas esmeraldas.

Pero qué sería de Cartagena sin sus tradicionales palenqueras, vendedoras de frutas vestidas con trajes multicolores, que al son del vaivén de las olas recorren los puntos turísticos de la ciudad ofreciendo sus tradicionales cocadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here