Los colores de Salento

0
322

Escribe: Beatriz Betancur A.

“Viajera del tiempo” 

Salento es un pueblo que se ubica en el corazón del Eje Cafetero. Sus casas coloridas pintan de alegría el municipio con tonalidades limón, mandarina, rosa, magenta, turquesa y esmeralda, que contrastan con su tradicional transporte: los willys, pequeños camperos aptos para el trabajo del campo.

La gracia y la calidez de su gente hacen que Salento sea considerado como uno de los pueblos más lindos de la región.

Antes de la conquista esta tierra fue utilizada por los indígenas como ruta para el intercambio de sal por oro, y era una vía de enlace entre Popayán, Bogotá y Cali. Sus calles son un fiel exponente de la cultura paisa: gente amable, historias, fincas cafeteras, ponchos y sombreros se conjugan con los balcones florecidos.

Gracias a la infraestructura y a su importancia en el sector turístico, Salento cuenta con muy buenas vías de acceso, que conectan de forma rápida al municipio con ciudades como Armenia y Pereira, y cuyos recorridos duran en promedio una hora desde las terminales terrestres. 

A veinte kilómetros de Salento se encuentra el Valle de Cocora, hogar de las gigantescas palmas de cera que alcanzan hasta los sesenta metros de altura. Es un paisaje que entre la bruma mañanera evoca mundos inimaginables donde las imponentes palmeras buscan acariciar el cielo. Para llegar aquí los turistas viajan en jeeps willys que toman en el parque de Salento y que los deja a la entrada del valle. Una vez allí se pueden hacer recorridos a caballo o a pie. Los visitantes pueden recorrer el parque de dos maneras: siguiendo una ruta corta, de aproximadamente dos horas, en la que se camina por el territorio de la palma de cera, y otra ruta más larga, de seis horas, en la que se recorren pastizales, zonas boscosas, pequeños ríos y cascadas, donde a su paso se avistan tucanes, loros, mariposas y orquídeas.

En Salento los turistas pueden visitar la Plaza de Bolívar, el alma del pueblo, que concentra los famosos jeeps que movilizan a los foráneos por esta zona. En esta plaza se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, el monumento a Simón Bolívar y la Oficina de Turismo, además de una amplia oferta de restaurantes, bares y cafés donde se puede degustar un riquísimo café tipo exportación, que se sirve artísticamente.

En uno de los costados de la plaza se llega a la Calle Real, también conocida como sexta o principal, una colorida calle colonial cuyas casas fueron convertidas en restaurantes y tiendas de artesanías en las que se consiguen souvenires como sombreros, cajas decoradas, palos de lluvia, esculturas, pulseras, ponchos, hamacas, joyas, pinturas, mochilas, entre otros. Es un lugar donde los turistas, especialmente extranjeros, se deleitan con el trabajo hecho a mano en la región.

Al finalizar esta calle se encuentran las escaleras de ascenso al Mirador Alto de la Cruz, un mirador que ofrece una panorámica de Salento y de gran parte de las tierras cafeteras del Quindío.

Desde allí se puede divisar el Valle del Cocora y Armenia, es un lugar estratégico si se quiere vivir un atardecer en el corazón del Eje Cafetero. Otro punto que vale la pena visitar es la Aldea del artista, también conocida como Villa Flor, un espacio en el que los artesanos muestran sus trabajos a los visitantes.

En materia gastronómica Salento cuenta con una excelente oferta para los viajeros. Uno de los platos predilectos es la trucha al ajillo o gratinada, que se acompaña con patacones. Para los amantes de la comida tradicional paisa, la bandeja paisa y la cazuela de fríjol siguen siendo muy apetecidas.

Salento cuenta con bellísimas fincas cafeteras acondicionadas para alojar a los turistas que deseen vivir una experiencia más  tranquila a las afueras del municipio. En estas, además de tener un contacto con la naturaleza, se puede aprender sobre el proceso de producción y comercialización del café. Para quienes deseen recorrer la zona existen planes para explorar las montañas con recorridos a pie, a caballo, en bicicleta o jeep. La oferta hotelera es variada y permite que los viajeros puedan elegir entre hoteles, eco-hoteles, fincas de recreo, hostales e incluso sitios de camping. Los amantes del turismo de aventura y los deportes extremos tienen la posibilidad de realizar senderismo, parapentismo y vuelo en globo aerostático.

Los paisajes que nos ofrece Salento son un espectáculo que vale la pena visitar. Cada rincón de este apacible pueblo nos habla de la esencia cafetera que Colombia tiene para ofrecerle a locales y foráneos.

RECOMENDACIONES

Salento tiene una temperatura promedio de 18 grados, sin embargo es importante que use siempre bloqueador solar.

Si va a realizar caminatas o paseos a caballo o bicicleta, lleve sombrero para protegerse del sol y el viento. Por su geografía es propenso a las lluvias, no olvide llevar impermeable o paraguas. Durante las caminatas se recomienda usar zapatos cómodos y suéter, así como llevar suficiente agua.

La basura y desechos deposítelos en los puntos recomendados para tal fin. No intente llevarse a casa especies nativas de flora y fauna, pues pone en riesgo el ecosistema en la zona.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here