Santa Fe de Antioquia, un tesoro del occidente

0
528

Las raíces de Antioquia están atadas a Santa Fe, un poblado colonial de fachadas de bahareque y ventanales florecientes, que hablan por sí solas de la belleza de este municipio ubicado al occidente del Departamento, y que, en época de verano, alcanza hasta los 35 grados de temperatura. Esta tierra ha sido epicentro de importantes personajes de la vida nacional, de las artes y de la religiosidad, ya que, hasta hace 200 años, era la capital de Antioquia, un título que el municipio conserva con orgullo.

Santa Fe de Antioquia se encuentra a 54 kilómetros de Medellín, tomando la vía al mar por el occidente de la ciudad.

Durante el recorrido, los viajeros se encuentran con una de las obras de ingeniería más importante de la región, el Túnel de Occidente, que, desde 2006, facilitó el tránsito de turistas a esta zona del país. “Antes, para llegar a Santa Fe, nos demorábamos casi 3 horas; hoy estamos a hora y media”, comenta un viajero, que aprovecha los fines de semana para “venir a visitar el terruño”, cómo le dice cariñosamente a su casa.

Poco a poco, Santa Fe comenzó a tener problemas por el alto flujo de viajeros que llegaba al casco urbano en busca de hospedajes, alimentación y planes de recreación, lo que llevó a las autoridades locales a diseñar una política pública que transformara la imagen de este municipio, que hace parte de los 17 destinos incluidos en la Red Turística de Pueblos de Colombia.

Actualmente, y gracias a la labor de un equipo interdisciplinario, Santa Fe de Antioquia se encuentra en proceso de certificación como destino en turismo sostenible, un logro que dejará grandes frutos a futuro. Y es que Santa Fe de Antioquia se ha convertido en un referente en materia turística, gracias a su amplia oferta y planes que conjugan el descanso, la recreación, el arte, la cultura y la religiosidad.

Por eso no es de extrañar que cada vez más extranjeros decidan venir a conocer este paraíso colonial incrustado en la cordillera occidental, a orillas del río Cauca.

Puente de Occidente

Unos de los puntos más atractivos para los visitantes se encuentra a 3 kilómetros del casco urbano de Santa Fe: el Puente de Occidente, una obra diseñada y construida en 1895 por José María Villa, un ingeniero que aprovechó el conocimiento y la experiencia adquirida en Estados Unidos, para conectar las montañas que separa el caudal del Cauca. Gracias a su talento logró una beca para estudiar en Nueva York, en donde participó en la construcción del puente de Brooklyn. En 1978, el puente fue declarado Monumento Nacional por elCongreso de la República.

Actualmente la obra se encuentra en mantenimiento, por lo que solo se permite el tránsito a pie, o en mototaxis, dependiendo del día y de la hora. El puente, que además comparte territorio con el corregimiento de Sucre, del municipio de Olaya, tiene una longitud de 291 metros y una resistencia de 255 toneladas. Cientos de extranjeros y nacionales visitan a diario este lugar, que además de ser un referente en materia turística, ha sido una pieza importante para el desarrollo de la región, pues conectó con el centro del país a una parte del occidente antioqueño. Para llegar a este punto, basta con preguntar en la terminal de buses por el servicio de mototaxi que transporta turistas hasta el lugar.

Fiestas para todos los gustos

Santa Fe de Antioquia cuenta hoy con una oferta cultural importante. Sus museos, calles, plazas y hoteles son escenarios propicios para la realización de eventos de talla internacional. Uno de ellos es el Festival de Cine de Santa Fe de Antioquia, cuya programación va desde proyecciones al aire libre hasta conferencias con personalidades del medio.

El Hotel Mariscal Robledo, ubicado en el centro histórico del municipio, abre sus puertas durante el Festival para que los amantes del séptimo arte asistan a los seminarios que ofrece el evento.

El Hotel Mariscal Robledo, reconocido entre los santafereños, lleva un poco más de 70 años brindando lo mejor a los huéspedes. Su fachada, decorada con placas que aluden a personajes importantes del municipio, conserva alguna parte de la construcción original, que perteneció a la familia del médico José María Martínez Pardo, y en cuya arquitectura se destacan los balcones y ventanales que decoran la calle.

Pero, quizá, uno de los eventos más significativos para los santafereños es la Fiesta de los Diablitos, una tradición lugareña con más de 300 años de existencia. Del 28 al 30 de diciembre, el municipio celebra unas de las festividades más antiguas de Antioquia, por medio de comparsas, desfiles y presentaciones de música y danza. Estas fiestas tienen su origen en la época colonial, cuando los patrones permitían que los esclavos se disfrazaran y bailaran los ritmos tradicionales, como la chirimía y el bunde, amenizados por cantos en los que se van diciendo verdades de manera jocosa.

Uno de los objetivos de la administración local con relación a las fiestas es rescatar lo propio a partir del conocimiento de estas festividades: “Soñamos, incluso, con ser declarados como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO”, cuenta Gonzalo Hernández, gestor turístico de Santa Fe de Antioquia.Destinos (4)

Museos para ver y disfrutar

 

En el centro histórico se encuentra el Museo de Arte Religioso Francisco Cristóbal Toro, una antigua casona que, en el pasado, funcionó como colegio, hospital y seminario. La edificación data de 1726, y fue construida con piedra volcánica de la zona, ladrillo, piedra y una mezcla especial, hecha a base de savia del árbol noro, boñiga y cáscara de huevo, entre otros materiales que se usaban para las construcciones de la época. Gran parte de las obras que allí se exhiben fueron realizadas entre los siglos XVII y XIX, y fueron adquiridas por la Diócesis del municipio o recibidas en comodato.

Gracias a la tradición católica de Santa Fe de Antioquia, la muestra incluye algunas de las imágenes más representativas para la celebración de la Semana Santa, la tercera más importante del país. Se destacan la Virgen de La Amargura, un símbolo para los santafereños, y el Santo Sepulcro, que fue hecho en Francia, con incrustaciones de concha de nácar. Esta obra tiene una réplica de manufactura local, hecha en madera. La entrada al museo tiene un costo de 3.000 pesos por persona.

A pocos metros del Museo de Arte Religioso se encuentra la Casa de los Descendientes de Juan del Corral, un personaje insignia para la sociedad antioqueña. Este museo, cuyo acceso no tiene ningún costo, hace un recorrido histórico por el Departamento, con elementos tan valiosos como el Acta de Independencia de la Provincia de Antioquia, y el mobiliario, los artículos decorativos y los utensilios de la familia Del Corral y sus herederos. Visitar el museo es sumergirse en las costumbres y la forma de vida de los habitantes de Santa Fe en el siglo XIX.

Otra característica que distingue a Santa Fe es la belleza de sus parques y plazas, rodeadas de diversos restaurantes y hoteles para el disfrute de los viajeros. El parque Santa Bárbara, la plazuela Nuestra Señora del Carmen, la plaza Jesús Nazareno, el parque Juan Esteban Samara y el parque de La Chinca, como se le conoce a la Virgen de Chiquinquirá, son algunos de los puntos que vale la pena recorrer durante la estadía.Destinos (5)

Gruta

A 20 minutos de la plaza central, exactamente en la vereda El Tunal, se encuentra una gruta construida por la Santa Madre Laura durante su paso por Santa Fe de Antioquia. Según cuentan los lugareños, una de las religiosas que acompañó a la Santa en su travesía cayó accidentalmente al río Cauca, lo que motivó a la Madre Laura a construir una gruta en medio del bosque, para rogar por la vida de la mujer. Años más tarde, la comunidad construyó allí una escuela para los niños de la zona, que todavía funciona.

Destinos (6)Los turistas, además de visitar la gruta, tienen la oportunidad de realizar allí caminatas ecológicas, para disfrutar de una bella panorámica del bosque seco tropical, y entrar en contacto con la naturaleza y con las especies que lo habitan.

Filigrana

Parte de la herencia cultural de Santa Fe de Antioquia proviene de los pueblos indígenas que habitaron la zona. Con el barequeo en las fuentes hídricas, estas comunidades obtenían el oro para la elaboración de sus piezas ceremoniales, una tradición que aún permanece entre los santafereños.

Hoy en día, un grupo de joyeros y orfebres trabajan la filigrana, técnica con la que se fabrican finísimos hilos de oro o plata. Uno de los diseños más emblemáticos de Santa Fe es la bola tejida, elaborada pieza que se arma entrelazando pequeños hilos de oro o plata para darle la forma deseada.

José Hildebrando Rivera, uno de los orfebres más reconocidos del municipio, con más de 25 años de experiencia en la elaboración de la bola tejida, recuerda su historia: “Se dice que la bola surgió después de que un campesino le pidiera a un orfebre unos nudos similares a los que llevan los caballos, pero hechos en oro”. Por años, los joyeros en Santa Fe perfeccionaron esta técnica, hasta el punto de ser los únicos en el país con la destreza para elaborarla. Pero no solo se fabrican piezas de filigrana en oro, sino también en plata, un metal que ha ido ganando un espacio significativo entre los joyeros del municipio. Carolina Vélez, por ejemplo, utilizando la técnica de la bola tejida, crea hermosos diseños en los que reproduce elementos propios de la naturaleza.

A qué sabe Santa Fe de Antioquia

A un costado de la Catedral Basílica Metropolitana de la Inmaculada Concepción, en el parque principal, se encuentra un pequeño mercado en el que las frutas y los sabores típicos de la región endulzan a los turistas.

Destinos (7)Rosalba, con una enorme sonrisa, ofrece los productos de su chaza a los curiosos extranjeros que ven con asombro la variedad de frutas que existe en la zona. Chirimoyas, nísperos, zapotes y tamarindos llenan de sabor el viaje. Sin embargo, el tamarindo se roba la atención de los comensales, pues con su sabor, entre ácido y dulce, hace la mezcla perfecta para la elaboración de pulpas, mermeladas y todo tipo de dulces.

Junto al tamarindo, el banano paso y las conchas de toronja agregan un poco de color y sabor a la variedad que ofrece Santa Fe en materia gastronómica. Rosalba, por su parte, es hermética cuando se le pregunta por la receta de estas delicias santafereñas: “Ah no, yo la receta no se la doy a nadie”, cuenta, entre risas.

Así es Santa Fe de Antioquia, un territorio rico en cultura e historia que se encarga de recordarles a los paisas de dónde vienen y para dónde van.

Agradecimientos

Alcaldía de Santa Fe de Antioquia

Dayana Giraldo López

Secretaría de Desarrollo Económico, Turismo y Medio Ambiente

Juan Guillermo Hurtado Franco

Coordinador del Punto de Información Turístico

Gonzalo Hernández

Gestor turístico

Carolina Vélez

Carolina Vélez Filigrana

José Hildebrando Rivera

Joyería Colonial

Hotel Mariscal Robledo

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here