Colombia, destino fiestero

0
1227

Escribe: Dannisol Arrieta Bonilla

Colombia despide el año viejo y recibe el nuevo con múl­tiples fiestas, y si quieres disfrutarlas debes empezar por saber de qué se tratan y qué puedes hacer en ellas; ten en cuenta que esta tierra latinoamericana, además de su riqueza natural, posee una gran diversidad cultural, una excelente variedad gastronómica, ritmos y sonidos para todos los gustos.

Y es que para los colombianos una fiesta es mucho más que música y comida, es baile, por eso la mejor rumba se vive y se siente en la Feria de Cali, la capital mundial de la salsa. Allí los apasionados de los ritmos caribeños y el son cubano se dan cita para pasar las festividades decembrinas, y disfrutar de sus grandes espectáculos con bailarines profesionales y músicos nacionales e in­ternacionales, o simplemente visitar los salsódromos, las discotecas exclusivas para bailar salsa y las tascas, puestos de comida típica.

Colombia-Destino-Fiestero (4)

Ten presente que antes de visitar la capital vallecaucana debes vacunarte contra la fiebre amarilla, preferiblemen­te 15 días antes. Además se recomienda usar ropa ligera y de algodón, lo más cómoda posible, porque el clima caleño es cálido y húmedo.

Sin embargo, si las altas temperaturas no te hacen gracia, y el frío te agrada más, comienza a vivir las fiestas en la capital cafetera de Colombia, Manizales.

Una de las festividades más destacadas al iniciar el año y con una trayectoria de más de 5 décadas, es la Feria de Manizales, una mezcla de tradiciones latinas y europeas, donde se aprecia el mestizaje del campo con su cultura cafetera y las prácticas taurinas muy propias de España.

Por lo tanto, si te interesa participar de las festividades manizaleñas, y eres parte del género femenino, no está demás empacarse un par de botas de caña alta, sombre­ros -si son aguadeños mucho mejor-, camisas entalladas de manga tres cuartos, jeans a la medida y gafas oscuras. En cuanto al atuendo masculino, no se puede dejar de lado el poncho, el carriel, la camisa leñadora, el sombrero y las botas de montaña, además de una bota para el licor o la bebida hidratante de tu elección. De esta manera, celebrarás con estilo, estarás a tono con el ambiente y más que dispuesto a las actividades al aire libre.

A decir verdad, en Colombia enero es el mes de las fiestas; a 637 kilómetros de distancia de Manizales hacia el sur del país, se encuentra San Juan de Pasto, la capital de Nariño, epicentro de uno de los carnavales más emble­máticos de la historia colombiana: el Carnaval de Negros y Blancos, que se realiza casi en simultánea con la Feria de Manizales.

El Carnaval de Negros y Blancos conmemora el día libre que otorgó el rey de España a los esclavos; por ello el 5 de enero es “el Día de los Negros” y la gente sale a las calles a jugar, bailar y pintarse de negro con cremas cosméticas, betún o pintura; también hay un “Día de los Blancos”, donde se emplean talcos perfumados y harina para divertirse en las calles y las verbenas de la ciudad.

Colombia-Destino-Fiestero (3)

Esta es de las festividades culturales y artísticas de más arraigo popular, porque se pueden vivir en familia, ya que gozan de actividades para los niños como el Carnavalito con sus comparsas y bailes típicos; o el desfile de la familia Castañeda, donde se representa de forma caricaturesca y poco convencional, pero al mismo tiempo común, el conjunto celular de toda sociedad: la familia.

Colombia-Destino-Fiestero (5)
COLOMBIA ES un destino fiestero: el Carnaval de Negros y Blancos y la Feria de Manizales, se pueden disfrutar en enero. El Carnaval de Barranquilla, en febrero. En abril, el Festival Internacional de la Leyenda Vallenata, en Valledupar…

Este carnaval es una experiencia irre­petible e inolvidable, para vivirlo con todo su esplendor se requiere buena energía, alegría y mucha disposición para ensuciarse la ropa, por lo que se aconseja que esta sea muy cómoda, e incluso fácil de desechar, también se recomienda usar una ruana para el frío, jeans y zapatos descansados.

 Otra de las festividades más reconocidas se da a principios de febrero y es la que se lleva a cabo en la Puerta de Oro de Colombia, Barranquilla, la capital del Atlántico, con maracas, tambores, flautas de millo, letanías y comparsas que marcan el ritmo de un carnaval lle­no de goce, color, sabor, buen humor y creatividad.

El Carnaval de Barranquilla sobresale por su folclor, sus costumbres, la es­pontaneidad y el júbilo de su gente y, como reza una de sus populares frases, “quien lo vive es quien lo goza”. Incluso, es el segundo carnaval más grande del mundo, por lo tanto si quieres asistir a los jolgorios debes recordar que en dicha ciudad hace calor, su clima es seco y tropical, por ello es fundamental mantenerse hidratado y protegerse del sol con sombreros vueltiaos, cremas antisolares, gafas oscuras, sombrillas o gorras.

Y para continuar con la parranda, al compás de una caja, un acordeón o guacharaca, qué mejor plan que vi­sitar la capital mundial del vallenato, Valledupar, para disfrutar del Festival Internacional de la Leyenda Vallenata que se realiza a finales de abril. Un espacio en donde se dan cita músicos profesionales, aficionados y fanáticos de este género musical muy colombiano, para mostrar sus habilidades en los distintos subgéneros como paseo, me­rengue, puya y son. Lo ideal para asistir es vestir con ropa de lino o usar la típica guayabera, para no desentonar con la fiesta.

Asimismo, otra de las celebraciones más interesantes que se disfrutan en el país del Sagrado Corazón, son las Fiestas de San Francisco de Asís, mejor conocidas como las fiestas de “San Pacho”, en Quibdó, capital del Chocó. Allí las fiestas patronales evolucionaron hasta asemejar un carnaval, místico, religioso, cultural y artístico, para el disfrute de propios y extraños con comparsas, danzas y desfiles.

Es una de las festividades más largas, inicia a finales de septiembre con procesio­nes conocidas como las Marchas de la Fe y culmina el 4 de octubre con la arriada de banderas, día en el que se conmemora que siglos atrás un monje franciscano inaugurara un templo que consagró a San Francisco de Asís.

 En agosto está la Feria de las Flores. En los primeros días de octubre se celebran las fiestas de San Pacho, en Chocó.
Diciembre es un despliegue de múltiples celebraciones navideñas.

Colombia-Destino-Fiestero (6)

Sin duda, las Fiestas de San Pacho son el destino perfecto para los amantes de la historia y las experiencias religio­sas, por el despliegue de tradiciones ancestrales y étnicas que a ritmo de chirimía, danza y mucho fervor practica la población chocoana.

Definitivamente en Colombia, cada mes hay una feria o una fiesta para celebrar la vida, gozar y reflexionar sobre todo lo que en ella ocurre, entre tradiciones y costumbres. El dilema que enfrenta cualquier viajero o turista es decidir a cuál de todas aventurarse para gozar lo mejor de nuestra tierra.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here